PESCA FURTIVA DEPREDA A LA LAGUNA YALAHAU

Chiquilá, Lázaro Cárdenas.- Miembros de las cinco cooperativas pesqueras del puerto de Chiquilá (Chiquilá, Isla Blanca, Escameros, Punta Cheen y Tecaxeña), además de permisionarios libres, demandan a las autoridades Federales establecer una oficina o delegación de pesca para evitar la captura furtiva que se practica en la laguna Yalahau (en lengua maya significa: lugar donde nace el agua), que es un área natural de reproducción de la mayoría de las especies marinas.
Celso Cruz Lugo, uno de los pescadores nativos del puerto, explicó que la laguna es el refugio natural de más de 120 especies de escama, mariscos y crustáceos que acuden a reproducirse allí, para después regresar a mar abierto en donde continúan su desarrollo.

Apuntó que de acuerdo a su experiencia como pescador, la laguna también es hábitat de miles de especies de aves en peligro de extinción, como: flamenco, cormorán, garza blanca y morena, fragata, pelicano, entre otras; además de varias especies de lagartos que utilizan los ríos y manglares como refugio natural y para reproducirse.

El problema que enfrentamos, alertó, es que los pescadores furtivos realizan sus activo dades durante ciertas horas de la noche o madrugada, para lo cual utilizan redes de fondo que atrapa hasta los ejemplares que aún no tienen la talla adecuada para comercializarse poniendo en riesgo, con ello, el futuro de la especie.

Añadió que aunque no existen estadistas acerca del volumen de afectación en la producción, cada temporada resulta más difícil sobrevivir de la actividad a pesar de que los pescadores se aventuran aún más a mar abierto.

Cruz Lugo, quien también es permisionario para la captura de langosta, reveló otro aspecto negativo de la pesca furtiva: “Cuando los depredadores arrastran sus redes de fondo, accidentalmente voltean las trampas langosteras o `sombras ́, ocasionando la migración de las larvas de langosta que utilizan las cuevas artificiales como su refugio”.

Recordó que la laguna se encuentra dentro del área natural protegida de flora y fauna, Yum Ba- lam, pero a pesar de ello no existe ninguna oficina de pesca que vigile la región para evitar la acción de los depredadores, que lo único que van a lograr, con su actividad ilegal, es acabar con el futuro de Chiquilá. Considera que Yalahau “es un lugar que cuenta con un enorme potencial para la práctica de la pes- ca deportiva”.

Subrayó que durante los meses difíciles o de nortes, los pescadores acuden a la laguna en la que obtienen recursos para su sustento, sin embargo, puntualizó, si las dependencias federales encargadas de vigilar y preservar los recursos naturales no hacen algo por detener esta actividad al margen de la ley, se estará condenando el futuro de las próximas generaciones.

Para finalizar, el trabajador del mar señaló que cuando ocasionalmente las autoridades sorprenden a algún pescador furtivo, se limi- tan a inmovilizar su embarcación por espacio de algunos días y después se la devuelven; con esta medida tan blanda, sólo es cuestión de tiempo para que el infractor vuelva a transgredir la Ley.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


one × 1 =