¡Vive en tu ADN! ARN mensajero, base de la vacuna anticovid y candidato a luchar contra el cáncer

El ARN es un poco como el software biológico, es un código que se traduce en proteínas.

Desde el momento en que se dio a conocer que se estaban fabricando vacunas contra covid-19, se especuló sobre cuál sería la tecnología utilizada para la creación de estas, si era con virus atenuado, si ocupaba ADN o ARN, en fin, cientos de preguntas que nos pusieron a reflexionar cuál es la mejor o las más efectiva de todas las existentes hoy en día. Mucho se ha hablado de si las vacunas de Pfizer y Moderna, que ocupan ARN mensajero, son superiores en efectividad y respuesta. Al respecto el Dr. John Cooke, director médico del Centro Terapéutico de ARN del Hospital Houston Methodist explicó que, “el ARN es un poco como el software biológico, es un código que se traduce en proteínas. Entonces, todas las proteínas de nuestro cuerpo se traducen desde el código de ARN, el cual es básicamente una copia de una pequeña porción de nuestro ADN.” “El ADN es lo que compone nuestros cromosomas o material genético, es el modelo de quiénes somos y debe mantenerse muy seguro, por lo cual se mantiene bajo llave dentro del núcleo de la célula. Hay que pensar en el ADN como un libro muy importante, si necesitamos revisar una página, no copiamos todo el libro, sólo esa página. Entonces esa copia es el ARN”, detalló con precisión el Dr. Cooke. Respecto a las vacunas que utilizan ARN mensajero, el Dr. Cooke aseguró que “la vacuna de ARN de Moderna y Pfizer son muy similares y, nuevamente, para explicarlo de forma sencilla, se tomaron algunas páginas del gran libro de ADN del coronavirus y se sacó una copia a las proteínas de pico del virus usando el ARN mensajero.” “Este ARN mensajero se encuentra en la vacuna que es inyectada en el hombro y luego las células lo traducen en la proteína de pico del virus (también conocida como proteína spike), la cual es percibida por el cuerpo como un agente extraño e inicia una respuesta inmune. Los glóbulos blancos del cuerpo reaccionan ante esta proteína ‘extraña’ produciendo anticuerpos o atacando las células que producen la proteína de pico.” La importancia que realmente tiene las vacunas creadas a partir de ARN radica en que es la primera vez que se autoriza el uso de este código genético como terapia, ya que además de que el tiempo de fabricación se reduce notablemente, también se dieron cuenta que esta tecnología resulta perfecta para tratar una epidemia o abordar una pandemia de las proporciones de las que estamos viviendo ahora. “Las vacunas de ARN parecen ser extremadamente efectivas y, hasta ahora, todas las variantes del virus parecen responder de manera muy efectiva a la vacuna. Si se encuentra en un futuro una variante que no responda a la vacuna actual de ARN, se podría diseñar muy rápidamente usando una secuencia de dicha variante. Esto es una gran ventaja que nos puede poner un paso adelante del virus”, comentó el especialista del Hospital Houston Methodist. Para el Dr. John Cooke, el futuro de las vacunas a partir de ARN es prometedor, ya que estas “han demostrado que podemos obtenerlas más rápido con la tecnología de ARN. Incluso se podría desarrollar una vacuna multivalente, con lo cual, con una sola dosis podría protegernos contra múltiples virus de diversa índole.” PUBLICIDAD Una gran noticia es que las posibilidades terapéuticas del ARN mensajero van mucho más allá de la fabricación de vacunas. En un futuro próximo es muy posible que se pueda tratar el cáncer, prolbemas gástricos, enfermedades cardiovasculares y una gran variedad de infecciones también a través de la tecnología de ARN. Ante este horizonte prometedor, el Hospital Houston Methodist ha creado el primer Centro Terapéutico de ARN bajo la dirección del Dr. Cooke, quien puntualiza que, “este es el primer centro académico que puede producir ARN de grado clínico para vacunas en el tratamiento de otras enfermedades diferentes al covid-19. Estamos interesados en fabricar fármacos de ARN que mejoren la vida de las personas de una manera muy efectiva y muy segura. También podremos ayudar a las empresas farmacéuticas para purificar, validar y entregar ARN para ensayos clínicos diversos”, finaliza el especialista. Ubicado en el Centro Médico de Texas, el Hospital Houston Methodist es considerado desde hace 9 años consecutivos como el número uno en el estado de Texas y en la ciudad de Houston por la prestigiosa revista U.S. News & World Report (2012-2020). En 2021, la revista Newsweek incluyó al Houston Methodist dentro de la lista de los 100 mejores hospitales a nivel mundial. El Hospital Houston Methodist es reconocido en el mundo por su investigación médica de vanguardia, por la atención y cuidado a sus pacientes y por sus áreas de alta especialidad en: Oncología, Cardiología y Cirugía de Corazón; Diabetes y Endocrinología; Gastroenterología y Cirugía Gastrointestinal; Geriatría; Nefrología; Neurología y Neurocirugía; Ortopedia y Medicina Deportiva; Neumología y Trasplantes; Otorrinolaringología y Ginecología. Además, el Hospital Houston Methodist es reconocido mundialmente por su liderazgo en la investigación del covid-19. El Hospital Houston Methodist cuenta con una reconocida área de Wellness donde se realizan estudios y check-ups de primer nivel. De esta forma se obtiene un panorama completo e integral del estado físico y de salud de cada individuo y se puede construir, a través de un grupo multidisciplinario de expertos, un programa preciso y personalizado de salud a futuro. https://www.milenio.com/ciencia-y-salud/arn-mensajero-base-de-la-vacuna-anticovid

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


14 + 4 =