Viruela del mono, ¿qué se recomienda por alerta máxima?

Ginebra.— El brote de viruela del mono que se expande en 74 países, con 16 mil 836 casos, es una situación “extraordinaria” que califica como una emergencia internacional, dijo ayer Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La designación no significa necesariamente que una enfermedad sea particularmente transmisible o letal. Hasta la fecha, sólo se han informado muertes por viruela del mono en África, donde se propaga una versión más peligrosa del virus, principalmente en Nigeria y el Congo. Con ésta son tres las emergencias sanitarias internacionales vigentes en el mundo: se suma a la declarada desde finales de enero de 2020 por Covid y a la activada desde 2017 por graves brotes de polio en países como Paquistán, Afganistán o Nigeria.

¿Qué dice la emergencia?

La declaratoria incluye recomendaciones de distintos tipos a los países según hayan detectado o no casos, o si ya hay focos de transmisión local. Para las naciones con casos recientes y transmisión local entre humanos (España entre ellos), la emergencia internacional les conmina a “una respuesta coordinada para detener la transmisión entre grupos vulnerables”, destacó Tedros.

De acuerdo con la declaratoria, “cualquier individuo: con signos y síntomas compatibles con la infección por el virus de la viruela del simio; o ser considerado un caso sospechoso, probable o confirmado de viruela símica por las autoridades sanitarias jurisdiccionales; o quien haya sido identificado como contacto de un caso de viruela del simio y, por lo tanto, esté sujeto a control de salud, debe evitar realizar cualquier viaje, incluso internacional, hasta que se determine que ya no constituye un riesgo para la salud pública. Las exenciones incluyen a cualquier persona que necesite viajar para buscar atención médica urgente o huir de situaciones que amenazan la vida, como conflictos o desastres naturales; y contactos para quienes las autoridades sanitarias subnacionales correspondientes acuerden arreglos previos a la salida para garantizar la continuidad del control de la salud o, en el caso de viajes internacionales, las autoridades sanitarias nacionales.

“Los trabajadores transfronterizos, que sean identificados como contactos de un caso de viruela del simio y, por lo tanto, bajo vigilancia sanitaria, pueden continuar con sus actividades diarias habituales siempre que la vigilancia sanitaria esté debidamente coordinada por las autoridades sanitarias jurisdiccionales de ambos/todos los lados de la frontera”.

En la declaratoria también se les pidió aumentar el rastreo, las medidas públicas de prevención sanitaria, fortalecer la gestión del brote en clínicas y hospitales y “acelerar la investigación de vacunas, terapias y otras herramientas”.

Con las recomendaciones, se llamó a “valorar” el uso de vacunas tanto para aquellas personas que ya han estado expuestas al virus por contacto con algún caso positivo, como de forma preventiva para quienes puedan estarlo. Además, se mencionó la consideración “del uso específico de vacunas contra la viruela o la viruela del mono de segunda o tercera generación”.

También “los Estados miembros que tengan capacidad de fabricación de diagnósticos, vacunas o productos terapéuticos contra la viruela y la viruela del mono deberían aumentar la producción y la disponibilidad de contramedidas médicas.

“Los Estados miembros y los fabricantes deben trabajar con la OMS para garantizar que los diagnósticos, vacunas, terapias y otros suministros necesarios estén disponibles en función de las necesidades de salud pública, la solidaridad y a un costo razonable para los países donde más se necesitan para apoyar los esfuerzos para detener la propagación de la enfermedad”.

El máximo responsable de la OMS indicó que se ha elevado el riesgo de contagio de viruela del mono a un nivel “alto” en Europa, que concentra 80% de los casos, mientras se mantiene el nivel “moderado” en el resto de regiones, incluida África, donde la enfermedad es endémica desde hace décadas.

En África, la viruela del mono se transmite principalmente a las personas a través de animales salvajes infectados, como roedores, en brotes limitados que, por lo general, no han cruzado fronteras. Sin embargo, en Europa, América del Norte y otros lugares, la viruela del mono se está propagando entre personas que no tienen vínculos con animales ni han viajado recientemente a África.

Tedros explicó que el comité de expertos quedó dividido, con nueve miembros en contra de activar la USPPI y seis a favor. Al final, fue él quien decidió.

¿Dónde se enfoca el brote?

Tedros subrayó que pese a la alerta global, el brote “se concentra sobre todo en hombres que mantienen sexo con otros hombres y con múltiples parejas”, un colectivo para el que pidió asistencia e información sobre la enfermedad. Ello, aseguró, debe hacerse con medidas que protejan la dignidad y los derechos humanos de las comunidades afectadas, porque, afirmó, “el estigma y la discriminación pueden ser tan peligrosos como cualquier virus”.

La experta en viruela de la OMS, Rosamund Lewis, añadió: “Nos da la oportunidad de trabajar con ese grupo, que pueda aportar sus ideas y mostrar el liderazgo que ya han demostrado durante años en la pandemia de VIH”. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) dijeron que “apoyaban” la declaración de emergencia de la OMS y esperaban que impulsaría la acción internacional para acabar con los brotes.

“Una respuesta coordinada e internacional es esencial para frenar la expansión de la viruela del mono, proteger a las comunidades de mayor riesgo de contraer la enfermedad y combatir el actual brote”, dijo en un comunicado el coordinador de la oficina de la Casa Blanca contra la pandemia, Raj Panjabi.

Tedros llamó al mundo a “actuar juntos en solidaridad” con respecto a la distribución de tratamientos, pruebas y vacunas para la viruela del mono. La agencia de la ONU dijo anteriormente que está trabajando para crear un mecanismo de intercambio de dosis para los países más afectados, pero ofreció pocos detalles sobre cómo podría funcionar. Sólo hay un fabricante de la vacuna utilizada contra la viruela del mono, Bavarian Nordic de Dinamarca.

La vacuna se comercializa bajo el nombre de Jynneos en el país norteamericano e Imvanex en Europa. Esta vacuna de dos dosis se aplica con un intervalo de 28 días y produce efecto completo dos semanas después de la segunda dosis.

El viernes, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) dijo que había aprobado el uso de una vacuna contra la viruela humana para usarla contra la viruela del mono. La OMS recomienda inocular a las personas de mayor riesgo y a los trabajadores sanitarios que puedan estar expuestos a la enfermedad.

La administración de Joe Biden ha distribuido más de 300 mil dosis de Jynneos a estados y ciudades desde mayo y otras 786 mil dosis se están entregando a EU.

Aún no hay datos sobre la efectividad de las vacunas contra la viruela del simio en el brote actual, según los CDC. “A diferencia de Covid, las vacunas contra la viruela y la viruela del mono se pueden administrar después de la exposición debido al largo periodo de incubación de los virus. Pero las vacunas deben administrarse dentro de los cuatro días posteriores a la exposición para tener la mejor oportunidad de prevenir la aparición de la enfermedad”, indican los CDC. 

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


nine + 11 =