Viene lo duro para la economía mexicana; vislumbran fuerte desaceleración en 2023

EL UNIVERSAL.- Luego del dato pesimista del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) en octubre, analistas resaltaron que México enfrentará un complicado escenario en 2023, principalmente por las presiones inflacionarias, lo cual detendrá la recuperación que se tuvo después del cierre productivo debido a la pandemia.

“El beneficio por el efecto reapertura será cada vez menor. Además, las presiones inflacionarias y el endurecimiento monetario a nivel local y mundial comenzarán a debilitar el dinamismo en la demanda (consumo, inversión, exportaciones), especialmente en 2023″, previó en un analisis el banco Ve por Más.

De acuerdo con la firma, ante el deterioro en la demanda interna y externa, el crecimiento del Producto Interno de México (PIB) se desacelerará fuertemente el próximo año a 0.8%.

Según el análisis de Ve por Más, los efectos de la reapertura sobre el sector servicios y del restablecimiento de las cadenas de proveeduría sobre la actividad industrial seguirán dando algo de soporte en el corto plazo, pero cada vez en menor magnitud. 

Bancos centrales mantendrán postura monetaria restrictiva

“Además, ante la latencia de las tensiones geopolíticas, pueden volver a surgir estragos en las cadenas de proveeduría. A nivel local y mundial, prevemos que la desaceleración en la inflación sea lenta y que, por ello, los bancos centrales mantengan una postura monetaria restrictiva por un periodo considerable”, agregó.

Ante dicho escenario, añadió que con la erosión del poder adquisitivo, altos costos financieros y la creciente incertidumbre económica, el consumo privado, la inversión fija bruta y las exportaciones exhibirán menor dinamismo económico en los próximos meses.

“Las inversiones asociadas al nearshoring y el T-MEC darán algo de resiliencia a la economía mexicana”, comentó.

Ve por más explico que, mes a mes y con cifras ajustadas, la actividad económica en México se estancó tras hilar tres lecturas al alza, quedándose apenas 0.1 y 0.4% debajo de niveles pre-Covid y de su máximo histórico.

“La desaceleración en la variación anual (4.4 vs. 5.1%) se debe en parte a la dilución de la baja base comparativa por los efectos de la implementación de la ley de subempleo y de las distorsiones por la variante delta, un año atrás”, agregó.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


5 × 4 =