Urgen los médicos mayor contención

Cd. de México (Reforma).- Aunque cada día se brindan 18 sesiones de apoyo emocional a miembros del personal de salud que atiende a pacientes de Covid, la oferta todavía resulta insuficiente, consideraron médicos y especialistas.

La Secretaría de Salud (Sedesa) cuenta con un protocolo permanente para atender este tipo de casos.

En total, se han impartido 12 mil 567 atenciones, con las que se han identificado cuadros de estrés, depresión y ansiedad que, en su mayoría, derivan del miedo al contagio y el desgaste emocional por el trato con los pacientes.

Luis Carlos Faudoa, experto en Psiquiatría y Salud Mental de la UNAM, apuntó que, a dos años de la emergencia sanitaria, se ha visibilizado la necesidad de contar con este tipo de servicios, sin embargo, aseguró que urge ampliar su disponibilidad.

“Desde antes de la pandemia, el personal médico siempre ha sido el que tiene mayor prevalencia, la pandemia lo que hizo fue agudizar y hacer más evidente el problema de falta de recursos, falta de comunicación con jefes, trabajar con la presión de no tener el tratamiento indicado o material necesario”, explicó Faudoa.

Una decena de enfermeras y médicos consultados dijeron que, tras haber recibido la información sobre la atención emocional, el tiempo de espera para la cita podía extenderse por días o, incluso, meses; además de que consideraron insuficientes las sesiones de 15 minutos. Otros, aseguraron haber sentido un trato de reproche por parte de quienes los atendieron.

La respuesta del personal médico ha sido el autocuidado basado en darse ánimos unos a otros y en el intercambio de recomendaciones de alimentación y de actividad física.

Nancy María Aquino Xahuontitla, jefa de piso del Hospital General de Zona 24 del IMSS, contó que, a lo largo de la pandemia, ha recibido duros golpes emocionales, por lo que cada día busca estrategias de cuidado de sí que le ayuden a ella y a sus colegas.

“Yo les digo: ‘tenemos que tener nuestra mente clara y nuestras emociones bien equilibradas porque si no estamos bien nosotros, ¿qué vamos a hacer allá adentro?'”, explicó.

“Luego los veo fatigados, decían: ‘jefa, es que ya no aguanto el equipo’ y les decía: ‘tranquila, respira, ahorita ya te vas y empezamos a hacer estrategias, a buscar formas para que se pueda estar mejor, pero estos años han sido muy difíciles”.

Ingrid Vargas Huicochea, coordinadora de investigación de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM, destacó que al personal sanitario se le nota cansado, a veces, “en modo automático”.

“Mucho de esto es parte del ‘bornout’, fruto de largas jornadas de trabajo y la convivencia con casos interminables de esta enfermedad”, explicó.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


8 + ten =