U YOJÉELAL NUXIB

     Le nuxib  ku lo’opol u paach táan u máano’

ku bisik  yóok’ol u paach  u ja’abilo’ob u kuxtal,

ma’ beejil u xíimbal, mina’an alab óolalil ti’,

chéen táan u páa’tik u t’a’anal tumen Yuumtsil. 

Ba’ax ku ta’akbesik paachil ti’ u paakat

ku mank’ajal je’el bix nookoy ook’ine’.

U sak tso’otsel u poole’ bey jump’éel tsikbale’

u k’abo’obe’ óol u náajk’abtik  chúumuk  ka’an.

 

Ba’ax túun jach yaan tu tuukul,  ba’ax

ti’ buka’aj ba’alo’ob máanja’ano’ob tu pool,

sutmansut u paakat tumen ku k’a’ajsik wale’

le ba’alo’ob uuchul ti’ tu táankelemilo’.

 

      U kuxtale’ ya’abkach ba’alo’ob ku méek’tantik

u nu’ukan tuukule’ taam bey k’áa’nabe’.

Ya’ab u yojéelal; u kuxtale’ jump’éel ka’ansaj,

kuxa’an naajil xook tuláakal u yéelmal.

 

K’áatchi’it le nuxib máako’, bíin u sáasilkuns

a tuukul ti’ u ba’alubáa’ob le kuxtala’,

tumen leti’e’ seten t’óochpaja’an, ba’ale’ wa’alakbal yanil

u láaj k’aj óol u tuunichil le bejo’obo’.

 

Xak’al kaxant ichil u paakat uti’al ka  a na’ate’

leti’e’ ta’aytak u bin, táan u núup’ul u kuxtal,

paachil ti’ leti’e’ ya’abkach ba’alo’ob ku p’atik,

u’uy u tsolxikino’ob, táan óolt u t’aan.

 

Ma’ kunel le ja’abo’ob u kuchmaj tu  kuxtalo’

leti’ob yúultmail u piixan yéetel xupmuuk’.

Chíimpolt u sakil u pool, u’uy u tsolbe’ent’aano’ob

uti’al ka xi’ik ki’imak u yóol yéetel jéets’elil.

 

SABIDURÍA  SENIL

 

Aquel anciano que corvado avanza

lleva en su espalda el peso de los años,

camina sin destino ni esperanza,

tan solo en espera que el Señor lo llame.

 

¿Qué oculta detrás de esa mirada

que languidece como tarde gris?

Su pelo cano es una leyenda,

sus manos casi tocan el cenit.

 

Cuáles serán sus pensamientos, cuales,

de tantos que rondaron por su mente,

él mira en derredor indiferente,

añorando tal vez sus mocedades.

 

Sus vivencias abarcan horizontes,

su experiencia es profunda cual los mares.

cúmulos de saber su vida enseña,

y una escuela viviente es su espíritu.

 

Interroga al anciano y te dirá

las verdades más claras de la vida,

porque él ha tropezado y está de pie,

conoce ya, las piedras del camino.

 

Esculca su mirada y comprende

que está cerrando un ciclo de existencia,

atrás quedaron una vida plena,

sus consejos escucha y obedece.

 

No en vano las décadas vividas

que han forjado su espíritu tenaz.

Respeta sus canas, sus consejos obedece,

para que  él marche tranquilo y en paz.

 

Gaspar Magláh Canul
Cronista Maya

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


five × five =