Tras curarse, hasta 55 secuelas del Covid-19 a largo plazo: estudio

(El Universal).- Entre los cinco síntomas que perduraron después de la recuperación del Covid-19 se identificaron la fatiga, el dolor de cabeza, déficit de atención e hiperactividad, caída del cabello y dificultad para respirar.

A más de un año de la detección del Covid-19, un grupo de investigadores independientes rastreó información de miles de publicaciones relacionadas con los síntomas producidos por el SARS-CoV-2, identificando que, hasta la fecha, son 55 las diferentes manifestaciones que pueden experimentarse durante la enfermedad y prolongarse a largo plazo

Desde diciembre del 2019, cuando autoridades sanitarias de Wuhan en China declararon la aparición de un nuevo coronavirus que se propagaba con visible facilidad, los síntomas producidos por esta enfermedad han variado entre los pacientes, experimentando molestias leves, como tos y dolor de garganta, así como efectos graves que los han orillado a la asistencia respiratoria u hospitalizaciones. 

En este contexto, son muchos los enfermos que han reportado que aun cuando se habían recuperaron del Covid-19, sufrieron secuelas y otras complicaciones médicas que perduraron desde semanas hasta meses después de haber sido dados de alta. 

paciente_covid_19_coronavirus_2_0.jpg
Foto: PATRICIA DE MELO MOREIRA / AFP

A los pacientes que han padecido de este fenómeno se les da a conocer como “long-Covid” o “Covid Long-Haulers”, portadores que cargan con los síntomas del SARS-CoV-2 por un tiempo prolongado, luego de la recuperación de la enfermedad.

Fue así que los investigadores se interesaron en reunir evidencia científica, mediante un estudio de meta análisis, para conocer cuáles eran los síntomas que persistieron a través del tiempo. Este método consiste, principalmente, en obtener un resultado único basado en diferentes estudios de la misma índole. 

Los expertos reunieron información de “LitCOVID”, un portal abierto de investigación en torno al nuevo coronavirus de la National Library of Medicine (NLM), y de Embase, una base de datos biomédica y de publicaciones relacionadas con farmacovigilancia.

paciente_covid_19_coronavirus_1_1.jpg
Foto: PATRICIA DE MELO MOREIRA / AFP

De este modo, compilaron datos de 18 mil 251 publicaciones con el objetivo de estimar la prevalencia de cada síntoma, signo o parámetro de laboratorio de los pacientes en una etapa posterior al Covid-19. 

Los resultados, publicados en “medRxiv”, demostraron la prevalencia de 55 síntomas a largo plazo. Los efectos más comunes fueron la fatiga (58%), el dolor de cabeza (44%), déficit de atención e hiperactividad (27%), caída del cabello (25%) y dificultad para respirar -disnea- (24%). 

Estas estadísticas pertenecen a las experiencias de 47 mil 910 pacientes, de los que se tuvo un seguimiento de entre 14 y 110 días después de la infección viral. La edad de los participantes osciló entre los 17 a 87 años. De acuerdo con los autores del estudio, el 80% de los personas estudiadas desarrollaron uno o más síntomas a largo plazo.

Los investigadores expresaron que para el desarrollo de próximas investigaciones será indispensable una mejor compresión de los datos: “Los estudios futuros deben estratificar por sexo, edad, comorbilidades previas, gravedad de Covid-19, de asintomático a grave, y duración de cada síntoma”.

paciente_covid_19_coronavirus_3.jpg
Foto: ADEK BERRY / AFP

De esta forma, podrán establecerse medidas preventivas, técnicas de rehabilitación y estrategias de atención prolongada de la enfermedad, monitoreo que aseguraron que hasta la fecha no se ha aplicado. 

En consonancia, una investigación de “Journal of the American Medical Association”, que reveló que el 87.4% de los pacientes italianos presentaron síntomas de la enfermedad hasta dos meses después, estimó que ante la cantidad incuantificable de casos por Covid-19, “los médicos e investigadores se han centrado en la fase aguda de la pandemia. Pero es necesario un seguimiento continuo después del alta, para detectar los efectos duraderos”, aseguró el especialista Angelo Carfi, del Hospital Universitario Gemelli en Roma, Italia. 

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


1 × 4 =