Todas las circunstancias que rodearon la aparición del COVID-19

INFOBAE.- El conjunto de pruebas que apoyan un origen de laboratorio del virus es abrumador, analiza un investigador de ecología cuantitativa y epidemiología con un doctorado de Princeton

La totalidad de las pruebas es más que la suma de sus partes.

Supongamos que eres un detective y descubres una carta en la que se propone cometer un asesinato con una bala de plata en una habitación muy concreta de un edificio muy específico. Vas a esa habitación y encuentras un cuerpo con una bala de plata dentro. Al lado del cuerpo hay una pistola con huellas dactilares. No es difícil deducir que se ha producido un asesinato y que el principal sospechoso puede ser quien escribió la carta. No es necesario que la pistola eche humo para tener una causa probable de que se ha cometido un crimen.

Tenemos un caso con pruebas similar ante nosotros sobre el origen del SARS-CoV-2.

Yo empecé con una fuerte tendencia a la zoonosis. Estudié la propagación de patógenos de la fauna silvestre a las personas durante años antes del COVID, la propagación de patógenos es común, por lo que durante gran parte de la pandemia mantuve una mente abierta sobre un origen de laboratorio, pero seguí firmemente aferrado a mi creencia anterior de un origen zoonótico. Sin embargo, a medida que examinaba la totalidad de las pruebas, especialmente a medida que surgían nuevas pruebas, empecé a ver que el conjunto de pruebas que apoyan un origen de laboratorio del SARS-CoV-2 es abrumador, mucho más de lo que la mayoría cree. La totalidad de las pruebas me ha hecho cambiar completamente de opinión.

Mientras discutía este tema con amigos muy inteligentes, me di cuenta de que la mayoría de la gente no es plenamente consciente de la totalidad de las circunstancias ni de la fuerza con que este conjunto de pruebas sugiere que el SARS-CoV-2 surgió de un laboratorio. Este artículo tratará sobre las pruebas que me hicieron cambiar de opinión. Soy un biólogo cuantitativo con facilidad para las apuestas, y hay métodos deductivos y trucos probabilísticos que utilizo para afinar mis propias estimaciones y refinar mi propia comprensión. Pensé en escribir un artículo formal sobre estos trucos probabilísticos (redes de Bayes, aplicación aguda de probabilidades condicionales en lugar de incondicionales, todo para obtener factores de Bayes abrumadores en apoyo de un origen de laboratorio), pero me di cuenta de que cualquiera que pudiera entender esa jerga matemática probablemente ya compartiría mis creencias, siempre que conociera la totalidad de las pruebas disponibles. Estas pruebas necesitan ser popularizadas porque proporcionan la causa probable de un origen de laboratorio de un virus que mató a un millón de estadounidenses, y establecer la causa probable puede permitirnos obtener las últimas piezas de evidencia que necesitamos para entender completamente lo que sucedió. Esta versión popularizada de mi razonamiento bayesiano está escrita como si estuviera explicando las pruebas a un juez o a un jurado.

En los rápidos ciclos de noticias de nuestra sociedad y la capacidad de atención de 240 caracteres, a menudo limitamos nuestra atención a una sola prueba a la vez. Discutimos intensamente sobre esa prueba escandalosa del día, llegamos a una opinión firme y luego seguimos adelante. Al hacerlo, a menudo nos movemos con demasiada rapidez, tratamos cada argumento como si fuera independiente y, en nuestra corta capacidad de atención y nuestras arraigadas creencias, no vemos el panorama general de cómo se combinan múltiples pruebas para producir un conjunto de pruebas más fuerte que la suma de las partes, un conjunto de pruebas que en su totalidad debería cambiar nuestras creencias.

La mejor analogía que se me ocurre para ver el panorama general es mirar el fotomosaico de abajo. Si se observa con atención cualquier foto, se verán edificios, personas, señales, incendios y otras fotos aparentemente no relacionadas. Cualquier foto de un fotomosaico carece relativamente de sentido por sí sola. Una teoría podría mirar el fotomosaico y decir que todas las fotos son independientes y aleatorias y poner en duda que estas fotos estén conectadas. Otra teoría dirá que tenemos que ver la totalidad de las pruebas para llegar a la conclusión correcta sobre las fotos y su significado. Cuando ampliamos la imagen para ver el panorama general, está claro que estas fotos se ensamblaron de forma clara y coherente para dar la imagen de Vladimir Putin. La primera teoría anima a no ver el parecido de Vladimir Putin en la figura de abajo, mientras que la otra teoría deduce que estas fotos están conectadas, que la totalidad de las pruebas es mayor que la suma de sus partes.

¿Qué teoría crees?Fotomosaico de Vladimir PutinFotomosaico de Vladimir Putin

Las pruebas

Aquí están las fotos más importantes de nuestro fotomosaico de los orígenes del SARS-CoV-2, las piezas de evidencia más importantes que creo que deben ser vistas juntas ya que las conexiones entre estas piezas de evidencia son piezas de evidencia en sí mismas.

Existen pruebas adicionales y podemos discutir durante días sobre cada pequeña pieza, del mismo modo que alguien podría señalar una foto de un fuego en la imagen de Putin de arriba y decir: “Putin no tiene un fuego en la mejilla, por lo que es conspiranoico ver el fotomosaico como Putin”. Me concentro en estas cuatro pruebas principales enumeradas arriba porque son las pruebas más críticas cuyo cuerpo es mayor que la suma de las partes. Hablando con amigos y familiares en las últimas dos semanas, me di cuenta de que estas cuatro pruebas, sus implicaciones y sus conexiones entre sí, no son comúnmente conocidas. El magistrado y los miembros del jurado deben familiarizarse con estas cuatro pruebas y la historia que se deduce de su conjunto.

Antes de continuar, hay que tratar algunas pruebas adicionales. Las teorías sobre el origen zoonótico del SARS-CoV-2 apuntan a la existencia de dos grandes linajes en la base del árbol evolutivo del SARS-CoV-2 y ven estos linajes como evidencia de dos eventos de propagación. Sin embargo, hay muchas maneras de generar grandes linajes en un árbol evolutivo, y los dos grandes linajes en la base del árbol del SARS-CoV-2 son una prueba mucho más probable de rastreo de contactos y de dos eventos de superdifusión, como uno en el mercado húmedo y otro en otro lugar. Otra prueba que suelen promover los teóricos del origen zoonótico es la agrupación de algunos de los primeros casos en torno al mercado de mariscos de Huanan (Wuhan), lo que les lleva a concluir que el mercado fue el epicentro de la pandemia de SARS-CoV-2. Sin embargo, esos casos del mercado no son los primeros. Los casos anteriores carecían de conexión con el mercado, y los casos del mercado se determinaron mediante el rastreo de contactos y ubicaciones, lo que sesga en gran medida nuestra determinación para producir un conjunto de pruebas en las zonas de Wuhan donde la gente buscaba casos de infectados. Si encuentro peces en un agujero y pesco un poco más en ese agujero y atrapo más peces, me equivoco al concluir que todos los peces se originaron en ese agujero. Si encuentro monedas debajo de una farola, no significa que no haya monedas en otros lugares.

Las cuatro pruebas más importantes que me hicieron cambiar de opinión sobre un origen zoonótico a un origen de laboratorio son estas cuatro enumeradas aquí: la subvención DEFUSE, la aparición de Wuhan, el sitio de escisión de Furin y el mapa de restricción del SARS-CoV-2.

He aquí la razón:

La subvención DEFUSE

Antes de la pandemia de COVID-19, trabajaba con un equipo financiado por DARPA PREEMPT. Estudiábamos los henipavirus, como el Nipah y el Hendra, con el objetivo de prevenir la propagación de patógenos para evitar pandemias. Uno de los principales objetivos de la investigación en este campo era comprender si algunas cepas de virus tenían más probabilidades de surgir que otras, estudiando las llamadas relaciones “genotipo-fenotipo”. ¿Qué genotipos virales tienen el fenotipo de mayor infectividad humana?

Los estudios de genotipo a fenotipo de menor riesgo que se pueden llevar a cabo consisten en encontrar un virus salvaje, secuenciar su genoma y probar su fenotipo en el laboratorio (unión a receptores, entrada a la célula, replicación, infectividad, letalidad, etc.). Sin embargo, cuesta mucho esfuerzo encontrar virus en la naturaleza y la diversidad de los virus capturados en la naturaleza es una gota en el océano de las posibilidades evolutivas. El análisis de los genotipos de los virus de tipo salvaje nos da una imagen muy limitada del espacio de los posibles virus y de los genotipos que podrían tener un mayor riesgo de causar una pandemia. En consecuencia, existe una clara tentación de crear nuevos virus, como los virus quiméricos o los virus pasados en células humanas. Si hiciéramos un virus más capaz de infectar a las personas, podría revelar la esencia de los virus infecciosos para el ser humano y ayudarnos a preparar vacunas antes de que se produzca una pandemia. Ese es el canto de sirena de la grandeza, de salvar vidas adelantándose a las pandemias, que puede atraer a los virólogos a abrir la caja de Pandora. Diseñar y evolucionar un nuevo virus con capacidad pandémica para crear una vacuna contra el virus antes de que provoque una pandemia, y podrías ganar un Premio Nobel… siempre que nada salga mal.

A finales de marzo de 2018, EcoHealth Alliance, el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) y otros colaboradores presentaron la propuesta DEFUSE al programa PREEMPT de DARPA. En su propuesta DEFUSE, esta colaboración internacional propuso tomar muestras de coronavirus de murciélagos, ensamblar virus en el laboratorio con tecnología de clones infecciosos, desarrollar proteínas de espiga quiméricas recombinantes, incluidas algunas con un sitio de escisión de Furin, y probar la infectividad de estos virus quiméricos en murciélagos en el Instituto de Virología de Wuhan. Encontrar, diseñar y evolucionar virus infecciosos para el ser humano capaces de causar una pandemia, desarrollar una vacuna contra ellos y evitar una pandemia… siempre que nada salga mal.

Para estudiar las relaciones genotipo-fenotipo en los coronavirus, EcoHealth propuso crear nuevos coronavirus quiméricos en el WIV. Propusieron intercambiar las proteínas Spike utilizando clones infecciosos de virus relacionados e insertar sitios de corte de Furin.

“… introduciremos sitios de clivaje específicos para humanos y evaluaremos el potencial de crecimiento en cultivos de células Vero y HAE (epiteliales de las vías respiratorias humanas)”.

La investigación propuesta tendría lugar en el Instituto de Virología de Wuhan.

La propuesta de DEFUSE no fue aceptada, ya que DARPA veía grandes riesgos de que los virus recombinantes propuestos pudieran adquirir funciones como una mayor infectividad o letalidad en humanos. Sin embargo, la subvención revela el claro deseo de este grupo de llevar a cabo dicha investigación y la intención de fabricar un conjunto muy inusual de coronavirus del SARS que no se encuentra en la naturaleza. Aunque sus intenciones no fueron financiadas por DARPA, la investigación propuesta es relativamente barata y EcoHealth y el Instituto de Virología de Wuhan contaban con fondos de otras fuentes que podrían financiar su trabajo propuesto. Sus fuentes de financiación alternativas incluyen una subvención de biodefensa del NIAID que propone quimeras de genes S extremadamente similares hechas con clones infecciosos. De hecho, la subvención del NIAID fue citada como fuente de financiación en la construcción de un nuevo clon infeccioso en el Instituto de Virología de Wuhan, rWIV1. La subvención DEFUSE propuso fabricar clones infecciosos con genes quiméricos de Spike, coronavirus del SARS con sitios de corte de furina, todo ello en el Instituto de Virología de Wuhan.

Los motivos y las intenciones de crear un virus de este tipo no murieron con el rechazo de DEFUSE. Aunque no fueron financiadas por DARPA, propuestas de investigación similares fueron financiadas por el NIAID y otros antes y durante la aparición del SARS-CoV-2, y pueden haber proporcionado fácilmente suficiente financiación discrecional para apoyar la investigación económica propuesta en DEFUSE. La subvención DEFUSE es la carta que propone el crimen: capturar coronavirus de murciélagos salvajes, enviarlos a Wuhan, ensamblar clones infecciosos in vitro con un método específico, intercambiar genes Spike y añadir sitios de escisión Furin, todo ello para encontrar un coronavirus extremadamente infeccioso para los humanos contra el que podríamos producir vacunas.

Wuhan

El SARS-CoV-2 surgió en Wuhan a finales de 2019.

Wuhan no es el lugar donde los investigadores que estudian la propagación de patógenos esperarían que surgieran los coronavirus. Un estudio reciente realizado por EcoHealth Alliance y miembros del Instituto de Virología de Wuhan estimó el riesgo de propagación del coronavirus del SARS utilizando datos sobre los reservorios de coronavirus de la vida silvestre, donde viven esos reservorios, donde viven los humanos y donde las personas tienen evidencia de exposición al coronavirus del SARS en su sangre. Obtienen el siguiente mapa de (a) la riqueza de especies de murciélagos y (b) la intensidad relativa del solapamiento murciélago-humano en todo el Sudeste Asiático.alexwasburnealexwasburne

A continuación se muestra el mapa de superposición de murciélagos y humanos, con Wuhan indicado.

infobae

El área de distribución estimada de los coronavirus de los murciélagos se extiende por el sudeste asiático desde la India hasta Indonesia, con puntos calientes de solapamiento entre murciélagos y humanos estimados en Laos, Vietnam y la provincia de Yunnan (China). La distancia entre Wuhan y el punto caliente de solapamiento entre murciélagos y humanos en Yunnan es de unos 1.000 kilómetros, o aproximadamente la distancia entre Nueva York y Miami. Aunque un ataque de caimán podría ocurrir en Nueva York, creo que lo más probable es que ocurra en Florida.

La ecología de los animales y la distribución de los seres humanos significa que las interacciones entre los seres humanos y los animales tienen patrones geográficos muy regulares, y éstos conducen a expectativas muy claras de dónde es probable que ocurran tales interacciones. Del mismo modo, nos ayudan a identificar acontecimientos muy inusuales. Si una persona fuera atacada por un hipopótamo en África, podría esperar que el hipopótamo fuera salvaje, mientras que si una persona fuera atacada por un hipopótamo en Nueva York, podría esperar que el hipopótamo estuviera en un zoológico. La misma lógica se aplica a las interacciones entre los humanos y los murciélagos que provocan la propagación del sarbecovirus.

Aunque el número real de casos de propagación del coronavirus es objeto de debate, el mapa anterior muestra una estimación aceptable de los lugares en los que es probable que los coronavirus se propaguen de los murciélagos a las personas. Wuhan es una pequeña mancha en un gran mapa de posibilidades para la ruta de propagación natural. Si tuviera que dibujar un evento aleatorio de propagación del coronavirus del SARS, hay una probabilidad casi nula de que ocurra en Wuhan.

Dado que Wuhan es un lugar tan improbable para el solapamiento entre murciélagos y humanos, la hipótesis del origen zoonótico se basa totalmente en el mercado de mariscos de Huanan y en el comercio de animales en general como fuente de animales de los que se produjo la zoonosis. De hecho, se cree que el comercio de animales es el responsable del brote de SARS de 2002. Un grupo de casos de COVID-19 de finales de diciembre de 2019 se centró en el mercado de Huanan, pero hubo informes creíbles de casos anteriores que se remontan a mediados de noviembre de 2019 sin conexión con el mercado húmedo y, a diferencia de todos los eventos naturales de SARS o MERS, no se ha encontrado el reservorio. Además, el ancestro común más reciente de las cepas de SARS-CoV-2 que circulan en Wuhan se remonta a octubre-noviembre de 2019, lo que sugiere que es poco probable que el grupo de casos alrededor del mercado húmedo a finales de diciembre de 2019 represente los primeros casos y es más probable que sea causado por un evento de superdifusión entre humanos.

Para ser claros, el comercio de animales puede causar brotes. Sin embargo, los brotes de comercio animal son muy diferentes a la aparición del SARS-CoV-2. El SARS-CoV-1 se cree más ampliamente (por mí también) que se originó en una civeta. El brote de SARS-CoV-1 en el comercio de animales dejó un rastro de casos en la provincia de Guangdong que se muestra en la siguiente figura de este artículo. Aunque el comercio de animales y el mercado de Huanan se proponen como orígenes próximos del SARS-CoV-2 según la teoría zoonótica, los primeros casos pueden no haber estado asociados al mercado de mariscos y el SARS-CoV-2 carece de una huella geográfica más amplia característica de nuestra experiencia anterior con brotes de SARS-CoV causados por redes de comercio de animales.alexwasburnealexwasburne

En resumen, Wuhan no es un punto caliente de solapamiento entre murciélagos y humanos, ni hay signos de un brote más amplio en las redes de comercio de animales. En conjunto, estas pruebas geográficas hacen de Wuhan un lugar muy poco probable para una zoonosis por coronavirus.

Sin embargo, Wuhan es un centro mundial de investigación de coronavirus y el principal investigador de coronavirus en el WIV, Shi Zheng-Li, fue un IP en la propuesta DEFUSE. Después del brote de SARS-CoV-1 en 2002, hubo otros 6 brotes documentados de SARS, dos de ellos en Beijing, y todos ellos causados por accidentes de laboratorio. Los accidentes de laboratorio son mucho más comunes de lo que muchos miembros del público creen. Incluso sin la propuesta DEFUSE, la aparición del SARS-CoV-2 en Wuhan con un patrón geográfico incompatible con la aparición en el comercio de animales debería inclinar la balanza hacia un origen de laboratorio. Con la propuesta de DEFUSE y la teoría del origen en el laboratorio, podríamos además plantear la hipótesis de que el virus que surgió en Wuhan tiene características genómicas inusuales propias de un origen en el laboratorio.

La investigación sobre coronavirus en el Instituto de Virología de Wuhan incluyó la fabricación de coronavirus recombinantes como el rWIV1, el intercambio de genes de espiga para evaluar la infectividad humana de los nuevos coronavirus de murciélago traídos de Laos, Vietnam y la provincia de Yunnan. Los principales investigadores de coronavirus del Instituto de Virología de Wuhan propusieron insertar un sitio de escisión de Furin en un coronavirus del SARS. Bajo una teoría de origen de laboratorio, podríamos esperar, entonces, que el SARS-CoV-2 aparezca como un coronavirus quimérico con un gen de espiga inusual, y posiblemente incluso un sitio de clivaje de furina como se propuso en DEFUSE.

El sitio de clivaje de la furina

El SARS-CoV-2 tiene un sitio de escisión de furina (FCS), y es el único coronavirus del SARS con uno. Los sitios de escisión de la furina no son comunes. Antes del SARS-CoV-2, habíamos descubierto tantos sitios de escisión de Furin en los coronavirus del SARS como primates alados o pingüinos voladores: cero. Otros mamíferos tienen alas (murciélagos) y otras aves vuelan, pero los linajes de interés no. Del mismo modo, a pesar de un amplio muestreo de la fauna salvaje, no se sabía que los coronavirus del SARS tuvieran sitios de escisión de la Furina. El FCS exacto del SARS-CoV-2 no se encuentra en ningún otro coronavirus y, de hecho, contiene secuencias de ARN específicas -CGG CGG- que son casi inexistentes en los murciélagos pero que están optimizadas para los humanos. No sólo son inexistentes en otros coronavirus del SARS, sino que este FCS específico es particularmente anómalo en su optimización para los humanos. Desde un punto de vista evolutivo, el FCS es una anomalía masiva en la naturaleza, sin embargo es exactamente lo que se propuso en la subvención DEFUSE.

Recordemos el lenguaje de la subvención DEFUSE:

“… introduciremos sitios de escisión específicos para humanos y evaluaremos el potencial de crecimiento en cultivos de células Vero y HAE (epiteliales de las vías respiratorias humanas)”.

La anomalía evolutiva del FCS debe quedar grabada en el lector, así que la repetiré aquí. El FCS del SARS-CoV-2 es el primer FCS de cualquier coronavirus del SARS. Se trata de un sitio de escisión poco común y específico para los humanos en lo que, por lo demás, es un linaje de coronavirus de murciélagos. El FCS del SARS-CoV-2 no tiene uno, sino dos codones CGG apropiados para los humanos e imita una proteína particular (ENaC) que se encuentra en los humanos.

Hemos tomado muestras de muchos coronavirus en las últimas décadas. Ni un solo coronavirus del SARS tenía un SCA. El árbol evolutivo completo de los coronavirus del SARS abarca cientos o miles de años de evolución viral, el equivalente a millones de años de tiempo de evolución en los seres humanos, y en toda esa evolución natural no se encontró ni un solo SFC antes del SRAS-CoV-2. La rama que separa el SARS-CoV-2 de su pariente más cercano cubre unos breves ~19 años de evolución, o aproximadamente el 0,6% del árbol evolutivo del coronavirus del SARS. Cientos o miles de años de evolución no produjeron un FCS hasta que, de repente, menos de dos años después de que se propusiera la subvención DEFUSE, apareció en un coronavirus del SARS en Wuhan un sitio de escisión de Furin específico para humanos con codones optimizados para humanos, exactamente como se propuso en DEFUSE.

En el contexto de la subvención DEFUSE y de una aparición en Wuhan que carece de la huella geográfica de un brote de comercio animal, el FCS específico para humanos del SARS-CoV-2 no es una prueba independiente con una probabilidad incuantificable de que se produzca en la naturaleza. Llamar al primer SCA de un sarbecovirus una prueba independiente sería como llamar a una bala de plata independiente tanto de la pistola como de la carta que propone usar una bala de plata en esa misma pistola. Según la teoría del origen zoonótico, el FCS es un acontecimiento con una probabilidad asombrosamente baja que es independiente del origen de Wuhan e independiente de la subvención DEFUSE. Bajo la teoría del origen de laboratorio más convincente, estas piezas de evidencia son todas dependientes al estar tan claramente vinculadas a un programa de investigación bien definido.

¿Existen otras pruebas que puedan corroborar la teoría del origen en el laboratorio?

Hasta hace poco, todo lo que teníamos era la subvención DEFUSE, el origen en Wuhan, el altamente sospechoso FCS, y el comportamiento inusual de los investigadores en cuestión y de aquellos que los financiaron. Parecía que la cuestión del origen del SARS-CoV-2 estaba en un punto muerto.

A continuación, examinamos detenidamente los métodos de ensamblaje viral propuestos por la beca DEFUSE.

El mapa de restricción BsaI/BsmBI

La beca DEFUSE propuso hacer coronavirus quiméricos con sitios de corte de furina en su proteína Spike. La forma más fácil de insertar un sitio de corte de furina y hacer coronavirus quiméricos implicaría ensamblar un clon de ADN. Hay una forma extremadamente común de ensamblar un clon de ADN para un coronavirus, un método que se citó específicamente en DEFUSE y en otras subvenciones de este grupo de colaboradores que proponen hacer coronavirus quiméricos en Wuhan.

El método específico de ensamblaje fue publicado nada menos que por uno de los colaboradores de la subvención DEFUSE en su artículo seminal: “Efficient Reverse Genetic Systems for Rapid Genetic Manipulation of Emergent and Preemergent Infectious Coronaviruses”. El método consiste en observar el genoma viral, modificarlo ligeramente con mutaciones silenciosas para añadir/eliminar sitios especiales de corte/pegado (“sitios de restricción de tipo II”), y luego utilizar las enzimas de corte/pegado correspondientes (“enzimas de restricción”) para ensamblar el clon de ADN de longitud completa.

Valentin Bruttel, Tony VanDongen y yo examinamos todos los clones infecciosos de coronavirus realizados entre 2000 y 2019 mediante ensamblaje direccional de tipo II. Encontramos que 8 de cada 10 clones infecciosos, incluyendo el único clon infeccioso de CoV hecho en el Instituto de Virología de Wuhan, utilizaron el método específico de ensamblaje direccional de tipo II citado en la subvención DEFUSE. Hemos descubierto una huella digital de este método particular de ensamblaje viral in vitro: debido a las limitaciones de la bioingeniería, los sitios de corte/pegado que los investigadores eligen acaban siendo inusualmente espaciados de forma regular en comparación con el espaciado aleatorio de los sitios de corte/pegado en los virus no diseñados.

El SARS-CoV-2 tiene esa huella digital exacta. En nuestra huella previa, examinamos una amplia gama de otros coronavirus y el SARS-CoV-2 tiene el mapa de restricción de tipo II más extremo similar a un clon infeccioso de todos los coronavirus naturales que analizamos. El FCS del SARS-CoV-2 es anómalo entre los sarbecovirus, y el mapa de restricción de tipo II del SARS-CoV-2 es el más extremo de todos los coronavirus que hemos analizado.(A) Los mapas de restricción BsaI/BsmBI de CoV, con el espaciado uniforme inusual de los sitios BsaI/BsmBi del SARS-CoV-2 en líneas discontinuas verticales. (B) En el número de fragmentos y la longitud del fragmento más largo, el SARS-CoV-2 se encuentra dentro del rango ideal del sistema genético inverso eficiente propuesto. (C) El mapa BsaI/BsmBI de SARS-CoV-2 es una anomalía entre los coronavirus naturales y un punto medio de los coronavirus modificados(A) Los mapas de restricción BsaI/BsmBI de CoV, con el espaciado uniforme inusual de los sitios BsaI/BsmBi del SARS-CoV-2 en líneas discontinuas verticales. (B) En el número de fragmentos y la longitud del fragmento más largo, el SARS-CoV-2 se encuentra dentro del rango ideal del sistema genético inverso eficiente propuesto. (C) El mapa BsaI/BsmBI de SARS-CoV-2 es una anomalía entre los coronavirus naturales y un punto medio de los coronavirus modificados

Si alguna vez hubo un coronavirus diseñado en el laboratorio pero no declarado como tal, sería el SARS-CoV-2. Hemos calculado una probabilidad muy inferior al 0,07% de observar un sistema genético inverso idealizado de este tipo en un coronavirus salvaje, y además hemos demostrado que las mutaciones específicas que generan este mapa de restricción inusual parecen ser exactamente el tipo de mutaciones que utilizarían los bioingenieros. Todas las mutaciones que modifican este mapa de restricción son las mutaciones “silenciosas” que utilizan los bioingenieros, y hay una concentración significativamente mayor de mutaciones silenciosas dentro de estos sitios de restricción que en el resto del genoma viral. En todos los sentidos, el SARS-CoV-2 parecía un clon infeccioso de un sistema genético inverso ensamblado exactamente como se proponía en la subvención DEFUSE.

Según la teoría del origen zoonótico, el mapa de restricción del SARS-CoV-2 y las mutaciones exactas que los bioingenieros utilizan para fabricarlo es otra coincidencia independiente que se añade a nuestra ya muy larga lista de coincidencias extremadamente improbables. Según nuestras estimaciones, esta coincidencia tiene una probabilidad muy inferior al 0,07% de ocurrir en la naturaleza. Los defensores del origen zoonótico plantean la hipótesis de que el mapa de restricción del SARS-CoV-2 puede haber sido causado por recombinación y, de hecho, no podemos rechazar su hipótesis con los datos existentes. Sin embargo, al igual que con el SCA, su teoría requiere una combinación cada vez más improbable de eventos evolutivos en un tiempo tan corto. Con el mapa de restricción, ahora dicen que deben haber ocurrido entre 3 y 5 eventos de recombinación adicionales en la pequeña rama de tiempo evolutivo desde que el SARS-CoV-2 se desvió del ancestro común de su pariente más cercano. Estos eventos de recombinación produjeron el primer FCS de la historia en un sarbecovirus, produjeron el mapa de restricción de mayor aspecto de ingeniería de cualquier coronavirus, y este conjunto de eventos evolutivos altamente improbables se produjo en un coronavirus que surgió en Wuhan, lejos del punto caliente de la diversidad de coronavirus y sin rastro geográfico de infecciones por comercio animal.

Según la teoría del origen en el laboratorio, el mapa de restricción era exactamente lo que cabría esperar de un coronavirus creado con la subvención DEFUSE. El método subyacente para hacer un clon infeccioso era practicado por muy pocos laboratorios en el mundo, y 2 de los quizás 4-5 laboratorios en el mundo que utilizaban este método estaban en la subvención DEFUSE. Este método fue utilizado por el WIV para hacer un coronavirus de murciélago recombinante en 2016 y es el método propuesto para hacer virus quiméricos tanto en la subvención DEFUSE como en la subvención financiada por el NIAID. El mapa de restricción que encontramos haría muy fácil la inserción de un FCS.

La totalidad de las circunstancias

La subvención DEFUSE proponía fabricar coronavirus de murciélago quiméricos con proteínas de espiga recombinantes y un sitio de escisión Furin, todo ello utilizando un método peculiar para ensamblar clones infecciosos.

El SARS-CoV-2 surgió menos de dos años después en Wuhan, con la apariencia de un coronavirus quimérico de murciélago con una proteína de espiga recombinante y un sitio de escisión de Furin, y la evidencia más sorprendente de ese método exacto y peculiar para hacer clones infecciosos encontrado en cualquier coronavirus. Según la teoría del origen zoonótico, todas estas anomalías son coincidencias.

En general, los paradigmas científicos cambian debido a una pila cada vez más grande de anomalías. Las anomalías que se explican como coincidencias o que se explican con explicaciones cada vez más artificiosas bajo la antigua teoría, tienen todas ellas un perfecto sentido parsimonioso bajo la nueva teoría.

Uno podría encontrar un cuerpo en el suelo con una bala de plata y una pistola y una carta para usar la pistola y la bala de plata precisamente en esa habitación, y uno podría decir “eh, qué montón de coincidencias independientes”. La carta no fue financiada, por lo que las intenciones no continuaron. La pistola no echa humo. Puede que las balas de plata sean poco comunes, pero todo es posible con la evolución. Puede que la huella dactilar sea la más significativa de la historia de las huellas dactilares, pero las manchas de tinta y aceite también pueden dar lugar a este patrón por casualidad.

Seríamos unos pobres investigadores si descuidáramos las probables conexiones entre las pruebas de la escena. Es muy razonable -y, de hecho, es un excelente trabajo de investigación- deducir una teoría clara que explique todo el conjunto de pruebas sin depender de un montón de coincidencias improbables. Los accidentes de laboratorio son trágicamente comunes, al igual que los asesinatos, por lo que el detective sabio consideraría seriamente esta teoría desde el principio.

Mientras que la teoría del origen zoonótico se basa en explicar las pruebas más críticas como una serie de anomalías, la teoría alternativa es que el SARS-CoV-2 fue diseñado en un laboratorio. La teoría de origen en laboratorio más probable es que el SARS-CoV-2 fue creado exactamente como se indica en la subvención DEFUSE y se escapó de un laboratorio en Wuhan, muy probablemente el Instituto de Virología de Wuhan, y lo más probable es que fuera un accidente. Deduzco que lo más probable es que sea un accidente porque alguien deseoso de cometer un acto de bioterrorismo que tuviera la sofisticación de diseñar genéticamente CoVs también se esforzaría por cubrir sus huellas utilizando métodos alternativos de ensamblaje que no dejen huellas obvias en los mapas de restricción de los clones infecciosos. Además, el mapa de restricción que observamos en el SARS-CoV-2 parece que puede ser muy útil para ensamblar coronavirus de murciélago en el linaje que rodea al SARS-CoV-2, y ese era un objetivo de investigación común y relativamente inocente antes del COVID.

Esta teoría particular del origen del laboratorio se basa en las intenciones de investigación declaradas en la subvención DEFUSE. Desde ese punto de partida, uno no necesita explicar las características más notables del SARS-CoV-2 con anomalías, sino que puede predecirlas con la razón. Uno puede explicar fácilmente por qué el SARS-CoV-2 surgió en Wuhan sin que hubiera un brote más amplio en el comercio de animales. Se puede explicar por qué el SARS-CoV-2 tiene un FCS específico para humanos, completo con codones optimizados para humanos, y un mapa de restricción que es anómalo por naturaleza pero consistente con los clones infecciosos producidos por los colaboradores de la subvención DEFUSE, citados específicamente en las subvenciones DEFUSE y NIH. Fue este simple proceso deductivo con la totalidad de las pruebas lo que me llevó a cambiar de opinión, pasando de una creencia abrumadora en un origen zoonótico del SARS-CoV-2 a una creencia abrumadora en un origen relacionado con la investigación.Imagen de archivo de un laboratorio en China. EFE/EPA/SHEPHERD HOU
Imagen de archivo de un laboratorio en China. EFE/EPA/SHEPHERD HOU

Con esta teoría en mente, muchas pruebas circunstanciales adicionales empiezan a tener sentido. En primer lugar, un informe de la inteligencia estadounidense afirma que varios miembros del Instituto de Virología de Wuhan enfermaron en noviembre de 2019 – aunque no sabemos la base o la fiabilidad de esa información, noviembre de 2019 es exactamente el momento en que se estima que el SARS-CoV-2 apareció. En segundo lugar, el WIV y EcoHealth se han negado a compartir no sólo sus bases de datos de coronavirus que los exonerarían si un origen natural fuera cierto, sino que el presidente de EcoHealth y uno de sus principales financiadores organizaron una carta a The Lancet llamando a las hipótesis de origen de laboratorio “teorías de conspiración”. Los NIH y el NIAID, que utilizaron fondos de biodefensa de los EEUU para apoyar la investigación de EcoHealth similar a la de DEFUSE, han mostrado de manera similar una notable falta de transparencia, redactando comunicaciones en las que los directivos deliberaban sobre los primeros orígenes del SARS-CoV-2 y, aparentemente, Fauci y Collins lideran un esfuerzo para afirmar que un origen de laboratorio es inverosímil en el artículo sobre el Origen Próximo.

Bajo la teoría del origen zoonótico, esta inusual falta de transparencia, la no revelación de los COIs y las pruebas circunstanciales adicionales se añaden a la enorme pila de coincidencias. Bajo la teoría del origen de laboratorio, el comportamiento de los investigadores y de los financiadores que los financiaron puede ser visto como conciencia de culpa o incluso sólo el miedo a una posible culpa sin conocimiento explícito. Alguien podría disparar una bala de plata al aire y escuchar en las noticias que una bala de plata cayó del cielo y mató a alguien – sólo eso podría desencadenar los esfuerzos para evitar las investigaciones y cubrir las huellas. No hace falta que sepan a ciencia cierta que se trata de su bala para temer una posible responsabilidad.

La totalidad de las circunstancias en torno a la aparición del SARS-CoV-2 debería dar a las autoridades una causa probable para obtener información adicional. Aunque un accidente de laboratorio no es doloso, los accidentes que provocan la pérdida de vidas humanas pueden considerarse homicidio. El homicidio involuntario es un delito. Hay causa probable para sospechar que puede haber ocurrido un delito en un accidente de laboratorio que condujo a la aparición del SARS-CoV-2, un accidente que procedió a matar a un millón de estadounidenses y a más de 18 millones de personas en todo el mundo en la pandemia de COVID-19. Existen daños adicionales en los síntomas persistentes de la “larga COVID” y en los daños políticos, económicos, educativos y de otro tipo resultantes de la pandemia.

El criterio de la “totalidad de las circunstancias” para establecer la causa probable es un desarrollo legal más reciente que, según los críticos, relaja los requisitos de la causa probable. Sin embargo, las pruebas que sugieren un origen de laboratorio del SARS-CoV-2 cumplen incluso los criterios de las normas más antiguas y estrictas como la prueba de Aguilar-Spinelli para la causa probable que todavía existe en algunos estados como Nueva York. La información presentada aquí es fiable. La subvención de DEFUSE está registrada. La aparición de Wuhan es clara. No se discute que el genoma original del SARS-CoV-2 contenga el FCS, sólo que quizás eso ocurrió por casualidad. No se discute que el mapa de restricción del SARS-CoV-2 es característico de un clon infeccioso, sólo que quizás eso también ocurrió por casualidad. Las razones que apoyan la conclusión de un origen de laboratorio a partir de esta información están expuestas aquí por una fuente creíble: soy un investigador de ecología cuantitativa y epidemiología con un doctorado de Princeton que estudió la propagación de patógenos de los murciélagos a las personas durante años antes de la pandemia de COVID-19. Las circunstancias subyacentes también son evidentes y fáciles de corroborar – EcoHealth alliance propuso insertar un FCS en un clon infeccioso, estaban recogiendo coronavirus y enviándolos al Instituto de Virología de Wuhan, colaboraron en la producción de coronavirus quiméricos de murciélagos antes de COVID y continuaron colaborando después de COVID. Los investigadores en cuestión -y tal vez incluso algunos de los responsables de las agencias que los financiaron- han obstruido la investigación científica sobre sus investigaciones afirmando que el origen zoonótico era indiscutible, calificando de “teorías conspirativas” las hipótesis sobre el origen en el laboratorio y negándose a dar a conocer sus bases de datos al mundo. Incluso la subvención de DEFUSE no fue divulgada por EcoHealth, sino que se hizo pública tras su adquisición por parte de un equipo de investigadores independientes. Incluso bajo los requisitos legales más estrictos en algunos estados de EEUU, la evidencia de un origen de laboratorio del SARS-CoV-2 cumple con los estándares de causa probable.

Deducciones científicas y la totalidad de las pruebas

Cuando aislamos cada prueba por sí misma, no hay nada que deducir porque, por definición, la deducción implica conectar los hechos con una teoría más amplia. La carta, la habitación, la pistola, la huella dactilar y la bala son coincidencias independientes en la mente de alguien que carece de capacidad de deducción o teme los resultados obvios de la deducción. Sin embargo, un investigador hábil deduce a un asesino no por observar el asesinato en sí y ver un arma humeante en las manos de un asesino, sino a menudo por una huella digital, una bala, un arma y una carta relacionada con la escena del crimen. La subvención de DEFUSE es la carta, las puertas cerradas y los labios sellados del Instituto de Virología de Wuhan son un arma que se ha silenciado, el FCS es la bala de plata propuesta en la carta, y el mapa de restricciones que hemos encontrado recientemente la huella digital de un conjunto muy pequeño de bioingenieros en el mundo.

Sí, puede que todo esto sean sólo extrañas coincidencias. Una investigación más profunda puede no encontrar ninguna prueba adicional que demuestre un origen de laboratorio más allá de toda duda razonable. Una investigación más profunda puede incluso encontrar datos que rechacen la teoría del origen en el laboratorio aquí expuesta. Sin embargo, no resolvemos los misterios tratando cada prueba como una coincidencia independiente, ni hacemos avanzar la ciencia atomizando en serie cada hecho anómalo que entra en conflicto con nuestra apreciada teoría de la inocencia virológica.

Como científico, no puedo decir cuánto deseo que los científicos no hayan abierto la caja de Pandora. Me costó mucho autoexamen y autocrítica cuestionar mi propia y preciada creencia en la teoría de un origen zoonótico. Mientras que la gente dice que todas las pruebas sobre el origen de los laboratorios son débiles y que cada afirmación no es más que un reflejo de nuestras creencias previas, yo disiento rotundamente. La totalidad de las pruebas y el proceso de deducción descrito aquí me convencieron de cambiar de opinión. Como estadístico en el artículo que desarrolla una de estas pruebas, incluso diseñé nuestro análisis del mapa de restricción BsaI/BsmBI con la esperanza de que rechazara la hipótesis del origen sintético y calmara mi alma de científico, sólo para descubrir que la hipótesis superó una serie de pruebas fuertes y se graduó de hipótesis al nivel de teoría científica.

Ahora, el mundo es el jurado. Dejo estas deducciones con todos ustedes con la esperanza de que puedan proporcionar a los investigadores una causa probable para obtener información que nos ayude a entender la causa de más de 18 millones de muertes y la histórica agitación política y económica que resultó de la pandemia. Animo a que se obtenga más información, independientemente de que esa información corrobore o refute la teoría aquí presentada. Espero que estas deducciones puedan inspirar un mayor nivel de rigor científico en nuestro sistema de información y animar a otros detectives a examinar más de cerca las pruebas y las teorías existentes, a construir sus propias hipótesis, a conseguir nuevos datos, a poner a prueba sus teorías más apreciadas y a compartir sus resultados con el mundo.

La totalidad de las circunstancias que rodean la aparición del SRAS-CoV-2 dan pie a pensar en un origen de laboratorio.

No tengo nada más que decir.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


9 + two =