¿Te alcanza para menos alimentos? Así han subido sus precios

REFORMA.- La inflación general en México acumuló siete meses consecutivos por encima de 7 por ciento en mayo, mes en el que los alimentos y bebidas presionaron al alza al Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

De acuerdo con Inegi, los precios de los alimentos y bebidas subieron 11.27 por ciento anual durante el quinto mes del año y aportaron una tercera parte de la tasa de inflación general, que fue de 7.65 por ciento anual.

La inflación de mercancías alimenticias se incrementó por duodécimo mes consecutivo y fue su tercer mes al hilo con una cifra de doble dígito, algo que no ocurría desde finales de 1999 y principios de 2000, precisó Janneth Quiroz Zamora, subdirectora de Análisis Económico de Monex.

Los precios del pan, tortillas y cereales aumentaron 14.68 por ciento en mayo respecto al mismo mes de 2021, mientras que los costos de las carnes (que incluye a la res y al pollo) se elevaron 12.69 por ciento.

Los precios de la leche, derivados de la leche y el huevo se dispararon 12.88 por ciento anual, mientras que las frutas y hortalizas se encarecieron 12.6 por ciento y los pescados y mariscos 12.37 por ciento.

A pesar de su menor incidencia en la inflación, los precios de los aceites y las grasas comestibles anotaron un alza anual de 35.11 por ciento en mayo. La incidencia se refiere a la contribución en puntos porcentuales de cada componente del INPC a la inflación general.

A mayor costo, menor gramaje

Una medida que las compañías toman para hacer frente a los mayores costos de producción es reducir el tamaño de sus empaques en lugar de aumentar los precios al consumidor final.

Desde cereales, papel de baño, pasta dental, yogur, café, harinas, embutidos, los fabricantes optan por reducir el gramaje del contenido. Esta práctica ya ocurre en mercados de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá o la India, y no se descarta México.

Subyacente sigue imparable

El índice de inflación subyacente se aceleró a 7.28 por ciento anual durante mayo, con lo que alcanzó su mayor tasa en más de 21 años y acumuló 18 meses consecutivos al alza.

Este índice excluye de su medición a los productos con mayor volatilidad, como el combustible, por lo que es considerado un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios y para hacer proyecciones a futuro de la inflación.

“No podemos decir que ya va por abajo (la inflación), sobre todo porque el componente subyacente, que es lo que determina la inflación en el mediano y largo plazo, subió nuevamente, acumulando 18 meses consecutivos al alza y siendo evidencia de presiones inflacionarias”, comentó al respecto Gabriela Siller, directora de análisis económico de Grupo Financiero Base.

Banco de México (Banxico) estima que el índice subyacente alcance su pico durante el segundo trimestre del año para después desacelerar gradualmente hasta converger en 3 por ciento hacia 2024.

Inflación, fuera de objetivo

Con el dato de mayo, la inflación general lleva 15 meses fuera del rango objetivo de Banxico, que es una meta puntual de 3 por ciento con un intervalo de un punto porcentual alrededor de ella.

La última vez que la inflación se ubicó en ese rango fue en marzo de 2021, con una tasa de 3.76 por ciento anual.

A pesar de la dificultad para anclar la inflación hacia su meta, Banxico ha reiterado en sus minutas que las presiones provienen del exterior debido a los choques de oferta y demanda, problemas en las cadenas de suministro y las afectaciones derivadas del conflicto Rusia-Ucrania.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


fifteen + four =