T-MEC: disputa energética pasaría a panel de controversias

Cd. de México (Reforma).- Si bien el reclamo de las empresas estadounidenses y canadienses acerca de que la política energética de México viola el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) está en su fase de solicitud de consultas, expertos prevén que no habrá acuerdo mutuo por lo que el proceso se encamina a la siguiente etapa: un panel de solución de controversias.

“Es poco probable que se resuelvan (los reclamos) a nivel de consultas”, afirmó Kenneth Smith, ex jefe de la Negociación Técnica para T-MEC.

A diferencia del argumento del Presidente López Obrador, el sector energético sí forma parte del pacto comercial.

“Está absolutamente incluido y eso lo determinaría un panel muy rápidamente. Entonces sí es una situación delicada que hay que resolver”, explicó durante su presentación en el panel “Dos años del T-MEC: oportunidades, retos e inversiones” del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi).

En casos pasados las consultas sólo han sido un paso formal para después poder avanzar al panel, indicó aparte Juan Carlos Baker, ex subsecretario de Comercio Exterior de México, en entrevista para Grupo REFORMA.

“Las consultas regularmente en otros casos simplemente son la primera parte o paso en un proceso legal mucho más decidido que se va a avanzar en el panel.

“No recuerdo ningún caso que se haya solucionado ahí (periodo de consultas)”, expuso Baker, actual académico de la Universidad Panamericana.

El pasado 20 de julio, el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Economía (SE) recibió la solicitud para el inicio de consultas por parte del Gobierno de Estados Unidos con relación a su política energética, de conformidad con lo establecido en el Artículo 31.4 (Consultas) del T-MEC, a lo cual se sumó Canadá.

Las consultas se utilizan para explicar de manera más profunda y desde el punto de vista de cada Gobierno si esas medidas son o no parte de los compromisos del T-MEC, agregó Baker.

De todos los sectores donde hay irritantes o posibles disputas comerciales, el energético es uno de los más difíciles porque ante la lista de reclamaciones de la oficina de la Representante Comercial de EU (USTR, por sus siglas en inglés), el camino que tendría México para no violar el T-MEC es que se disuelvan las reformas en política energética, lo cual es complicado.

“La única manera en que México ya no viole el T-MEC, como lo está señalando Estados Unidos, sería echar para atrás tanto la Ley de la Industria Eléctrica y la Ley de Hidrocarburos, descartarlas y evitar que entren en vigor y eso pues políticamente me parece prácticamente imposible que la Administración del Presidente López Obrador decida hacer eso”, expuso Smith en el evento.

En los últimos meses, el País dialogó con las empresas estadounidenses y el Embajador de los Estados Unidos en México, Ken Salazar, pero al final eso no dio resultados.

“(México buscó) atraer a las empresas en lo individual y tratar de darle soluciones hechas a la medida, con esas visitas de Ken Salazar a Palacio Nacional, junto con las empresas.

“Pues ya nos dimos cuenta que (con esas visitas) no alcanza, o sea básicamente Estados Unidos no considera que esa es una solución a largo plazo el tratar de que sus empresas en lo individual negocien con el Gobierno mexicano, si no que va a exigir sus derechos bajo el T-MEC, que son derechos generales”, destacó Smith.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


20 + two =