Reclaman mamás por militarización en Estela de Luz

Cd. de México (Reforma).- Después de casi 12 horas de maniobras en lo alto de la Estela de Luz, activistas del Colectivo Hasta Encontrarte, integrado por madres y familiares de desaparecidos, desplegaron una manta monumental con el mensaje: “16 años de impunidad militar, no al golpe militar”.

Fue su manera de protestar contra la estrategia de militarización y la guerra contra el narcotráfico, iniciada en 2006 durante el sexenio de Felipe Calderón y continuada por las siguientes administraciones federales.

“¡Viva México, vivan los 100 mil desaparecidos!”, fue el grito que dieron los activistas, mientras sus compañeras subieron 104 metros de altura para fijar la manta que pesa 70 kilos en el monumento.

La mayoría en el Colectivo son mujeres y se apostaron frente a los cimientos del monumento para desgarrarse la garganta por sus desaparecidos y en contra de la militarización.

Los escaladores iniciaron el ascenso a las 6:20 horas y casi seis horas después tocaron la punta. Pero las labores para colocar la manta en contra de la militarización, les llevó muchas horas más.

Seis meses de entrenamiento llevó a una mujer y un hombre, que forman el colectivo, y que no rebasan los 30 años, prepararse para su ascenso a la Estela, según algunos de sus compañeros.

Abajo, mientras gritaba consignas, doña Leti, madre de Aurora Arrollo, quien desapareció el 22 de agosto de 2019, se desvaneció.

Cuando los paramédicos le preguntaron si era necesario trasladarla a un hospital, se negó con un movimiento de cabeza. Sentada y ya reincorporada al acto, se secó las lágrimas y tomó el megáfono.

“Para nosotros sólo hay dolor, nada que festejar. Mi niña era una niña buena. Estudió en la Ciudad de México cuatro años para cumplir su sueño de ser una licenciada; mejor se hubiera quedado aquí, nomás llegó a Guanajuato para que se la llevaran.

“Donde quiera que esté mi niña la abrazo con el corazón, porque no puedo abrazarla físicamente. Señor Presidente, qué podemos festejar todas las madres que sufrimos por un hijo desaparecido”, lamentó doña Leti.

Del cuello de Verónica Durán cuelga un pequeño corazón con la foto se su hijo Iván Arturo Silva Durán, desaparecido desde 2019.

“Llegaron personas armadas y se lo llevaron; acababa de cumplir sus 18 años y tenía muchos planes”, contó Verónica, integrante del colectivo, lo mismo que Bibiana Mendoza, quien reiteró que la protesta contra la militarización del País es porque entre más elementos de seguridad han llegado a Guanajuato, más desapariciones ha habido.

“Están mandando centenas de militares a diario a Irapuato, a Salamanca, a León, a todo el estado de Guanajuato. Tan sólo el día de hoy (ayer) llegaron a Irapuato 200 elementos en una caravana impresionante de Guardia Nacional y Sedena, y esto lo vemos casi todos los días.

“Estos rondines sólo han derivado en violaciones graves a derechos humanos, ha sido la Marina quien desaparece a nuestros familiares”, acusó.

Además, dijo, en lugar de disminuir la violencia en la entidad ha aumentado.

“Quiere crear el Gobierno una percepción de seguridad; que veamos una camioneta de la Guardia Nacional y Sedena y creamos que estamos a salvo, cuando a la vuelta de la esquina nos siguen matando, descuartizando y desapareciendo”, dijo Bibiana, quien desde 2018 busca a su hermano Manuel Ojeda Negrete, desaparecido en enero de ese año.

“Lo desaparecieron personas armadas. Estaba en su domicilio. Es campesino”, agregó.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


5 × three =