¿Qué opinan los científicos sobre el levantamiento de las medidas restrictivas contra el COVID-19?

Muchos países han comenzado a relajar las reglas y reducir las pruebas. Sin embargo, los investigadores parecen tener opiniones diferentes sobre sobre si este regreso a la normalidad es demasiado rápido y demasiado pronto

Los países de todo el mundo están comenzando a levantar las restricciones que se impusieron por primera vez en 2020 para frenar la propagación de COVID-19, incluidas las reglas que regían los viajes, la socialización, el uso de máscaras y el autoaislamiento. Los cambios están provocando reacciones mixtas de los científicos.

Impulsados por la disminución de las tasas de infección y los estudios que sugieren que el COVID-19 causado por la variante Ómicron del SARS-CoV-2 es menos grave, los políticos en los lugares donde esa variante es dominante están relajando las reglas que se introdujeron para abordar la pandemia.

En el Reino Unido, por ejemplo, se están eliminando todas las restricciones legales relacionadas con el COVID-19, incluido el uso obligatorio de máscaras en público y el autoaislamiento después de una prueba positiva. Otras naciones, incluidas Polonia, Eslovaquia e Islandia, eliminaron el requisito de usar máscaras al aire libre en público y relajaron las reglas sobre las reuniones, incluida la reapertura de clubes nocturnos y el levantamiento de los límites de capacidad.

¿Demasiado pronto?

Según una investigación reciente publicada en la revista científica Nature, algunos investigadores piensan que el levantamiento de medidas restrictivas en el mundo está ocurriendo demasiado rápido. En Suiza, las personas ya no necesitan usar máscaras en la mayoría de los lugares públicos. Y aunque aquellos que den positivo por COVID-19 deben aislarse durante cinco días, todas las demás restricciones han desaparecido. “Levantar las máscaras fue prematuro y realmente no entiendo por qué se hizo”, asegura Isabella Eckerle, codirectora del Centro de Ginebra para Enfermedades Virales Emergentes en Suiza. Y agrega que las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa están arrojando tasas de positividad de más del 35% en el país, y solo siete de cada diez personas han recibido al menos una dosis de una vacuna (la misma proporción de adultos del Reino Unido han recibido tres dosis).

Varios países que han eliminado las restricciones han visto aumentos posteriores no solo en los casos, sino también en las hospitalizaciones y muertes, aunque el vínculo entre los casos y los resultados graves se ha disociado, según Deepti Gurdasani, epidemióloga de la Universidad Queen Mary de Londres. “Aunque algunas muertes después de una prueba positiva son incidentales, hay una proporción muy grande que son muertes por COVID-19. Es una situación muy preocupante, y eso ni siquiera habla del impacto de un COVID prolongado”, subraya.Varios países que han eliminado las restricciones han visto aumentos posteriores no solo en los casos, sino también en las hospitalizaciones y muertes (REUTERS)Varios países que han eliminado las restricciones han visto aumentos posteriores no solo en los casos, sino también en las hospitalizaciones y muertes (REUTERS)

A Gurdasani le gustaría ver la implementación de medidas que puedan ayudar a minimizar el impacto de relajar las restricciones en el número de casos y muertes. Por ejemplo, dice, si el uso de máscaras es opcional, debería centrarse más en ventilar adecuadamente los edificios.

Pero otros piensan que las altas tasas de inmunidad de recuperación y vacunación en algunos lugares significan que muchas de las intervenciones diseñadas para obstaculizar la propagación de COVID-19 ahora son discutibles. “Estamos en un lugar diferente ahora”, remarca Müge Çevik, quien investiga enfermedades infecciosas y virología médica en la Universidad de St Andrews, Reino Unido. “Ahora está claro que no podemos prevenir infecciones, por lo que el enfoque debe estar en prevenir resultados graves”. Ella es optimista de que la gente no comenzará a “volverse loca” tan pronto como se relajen las reglas sobre las máscaras y la socialización; en cambio, habrá un regreso gradual a la normalidad.

Joël Mossong, epidemiólogo de enfermedades infecciosas de la Dirección de Salud de Luxemburgo, apoya el levantamiento de las restricciones en su país. “Hemos visto algunas muertes, pero nada del tipo que presenciamos el invierno pasado, incluso la primavera pasada”, dice. “El argumento para mantener las restricciones realmente se ha ido, y creo que ahora estamos en una fase en la que la estrategia para eliminar las restricciones es el camino correcto a seguir”.

Las pruebas siguen siendo “vitales”Menos restricciones y una mayor mezcla entre los miembros de una población que ha estado en gran medida separada podrían causar la mutación del virus SARS-CoV-2, y las pruebas podrían actuar como un sistema de alerta temprana en caso de que surja una variante de preocupación (REUTERS)Menos restricciones y una mayor mezcla entre los miembros de una población que ha estado en gran medida separada podrían causar la mutación del virus SARS-CoV-2, y las pruebas podrían actuar como un sistema de alerta temprana en caso de que surja una variante de preocupación (REUTERS)

Además de levantar las restricciones, algunos gobiernos están reduciendo significativamente sus capacidades de prueba de COVID-19. Algunos investigadores piensan que este es un paso demasiado lejos en esta etapa de la pandemia.

Una reducción en las pruebas de rutina hará que sea más difícil identificar brotes de infecciosidad y detectar variantes, según Eckerle. “Será un poco como encontrar la aguja en el pajar”, advierte. Menos restricciones y una mayor mezcla entre los miembros de una población que ha estado en gran medida separada podrían causar la mutación del virus SARS-CoV-2, y las pruebas podrían actuar como un sistema de alerta temprana en caso de que surja una variante de preocupación.

Gurdasani cree que es un error eliminar el rastreo y las pruebas de contactos, que el gobierno del Reino Unido planea reducir significativamente, incluida la finalización de las pruebas gratuitas para la mayoría de las personas. “Las pruebas son vitales”, dice, “para que podamos vivir con la mayor libertad posible”.

Pero no todos están convencidos de la necesidad de continuar con las pruebas a gran escala. Çevik cree que el sistema debería ser más específico. Ella dice que los beneficios de las pruebas generales para personas asintomáticas no son proporcionales a los costos en términos de interrupción en la vida de las personas. Pero ella cree que las pruebas regulares deben permanecer en entornos de alto riesgo, como hospitales, hogares de ancianos y prisiones.

“Creo que tienes que tener una buena razón para mantener la vigilancia”, dice Mossong. Sin duda, surgirán más mutaciones en el virus SARS-CoV-2, y será importante que los gobiernos realicen un seguimiento de ellas, pero eso no implica registrar cada caso individual. “Lo importante no es en realidad la prueba, sino lo que sucede después”, sostiene.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


12 − 11 =