Pierden dosis de refuerzo potencia en 4 meses.- EU

Nueva York, Estados Unidos(Reforma).- Las dosis de refuerzo de la vacuna contra el Covid-19 pierden gran parte de su potencia después de alrededor de cuatro meses, levantando la posibilidad de que algunas personas -especialmente aquellas con alto riesgo de complicaciones o muerte- requieran de una cuarta dosis, según datos publicados este viernes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Investigaciones preliminares en Israel y el Reino Unido habían insinuado que la protección de las dosis de refuerzo disminuye en unos pocos meses.

Los datos divulgados este viernes ofrecen la primera evidencia en el mundo real del poder decreciente de las inyecciones de ARNm contra enfermedades moderadas o graves en Estados Unidos.

El análisis no incluyó un desglose por edad. Otros estudios han demostrado que, si bien las vacunas pueden perder parte de su capacidad para prevenir enfermedades graves y hospitalizaciones en adultos mayores de 65 años, siguen siendo altamente protectoras en adultos más jóvenes con buena salud.

“Es posible que sea necesario una vez más otro refuerzo, en este caso, un refuerzo de cuarta dosis para un individuo que recibe el ARNm, que podría basarse en la edad, así como en las condiciones subyacentes”, dijo el principal epidemiólogo de EU, Anthony Fauci, a la prensa el miércoles.

Los CDC han publicado previamente datos que muestran que la segunda y la tercera dosis de las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech fueron menos efectivas para defenderse de Ómicron que de Delta. Las terceras dosis mejoraron esa protección, al menos a corto plazo.

En el nuevo estudio, un equipo de investigadores financiado por los CDC recopiló datos de 10 estados entre el 26 de agosto de 2021 y el 22 de enero de 2022. Los datos incluyen períodos durante los cuales las variantes Delta y Ómicron, respectivamente, representaron más de 50 por ciento de los casos en el país.

La protección contra las hospitalizaciones y de atención de urgencia se redujo un 66 por ciento en cuatro o cinco meses, y a sólo un 31 por ciento después de cinco o más meses de recibir la tercera inyección, según los investigadores.

También señalaron que la última estimación puede no ser confiable porque pocas personas recibieron refuerzos hace más de cinco meses, por lo que los datos son limitados.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


1 + 13 =