Obliga pandemia a planear finanzas

Cd. de México (REFORMA).- La pandemia tomó por sorpresa y sin reservas económicas a muchos hogares, sin fondos de emergencia, ahorros o inversiones que les permitieran cubrir necesidades urgentes.

Notas Relacionadas

Tras la crisis aprendieron que deben buscar no depender de un solo ingreso, pues a muchos los puso en jaque un recorte de sueldo o el despido repentino.

Otros aprendieron la diferencia que hace para una familia contar con un “colchón” económico que permita hacer frente a momentos difíciles, sobre todo de salud.

“Desde el inicio dejé de ganar más de 75 por ciento de mis ingresos por semana y lo peor de todo esto es que no teníamos siquiera la seguridad de contar con un pago.

“Sabía que tenía que buscar otras opciones pero no hubo oportunidades para nadie realmente”, relató Elías Martínez, trabajador y jefe de familia en el Estado de México.

A algunos profesionistas, la pandemia les dejó claro que ser empleado o asalariado no es garantía para lograr sortear una crisis como la que se está atravesando.

“No tenía ahorros suficientes para cubrir todos los meses de parálisis económica, y apenas me alcanzaron a medio cubrir gastos de canasta básica, renta, servicios. Mi papá estaba prácticamente desempleado y mi mamá también, y no tenía ningún fondo para emergencias médicas.

“Es importante tener otro tipo de ingresos, invertir en algún negocio, evitar gastos superfluos, tratar de ahorrar; yo dejé de usar el auto para no gastar en gasolina y casetas”, contó un empleado de un grupo empresarial en la Ciudad de México que pidió no ser citado.

De acuerdo con un estudio de Metlife, tras la pandemia 43 por ciento de los mexicanos buscará elevar su ahorro, pues perciben una mayor necesidad de estar preparados ante eventualidades.

Ante la falta de recursos, más de 100 mil personas al mes retiraron parte de los recursos que habían acumulado en su Afore.

Estos retiros por desempleo promediaron mil 700 millones de pesos cada mes durante 2020, cifra que se elevó a partir de abril de este año a mil 900 millones, lo que representa casi el doble de lo observado en 2019, dimensionó Gabriel Casillas, director general adjunto de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte.

Además, durante la pandemia, la situación de la banca mexicana permitió el lanzamiento de programas de apoyo para créditos, mediante diferimiento de pagos, que abarcó más de 9 millones de financiamientos.

“Las facilidades anunciadas conjuntamente por el Banco de México, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la Secretaría de Hacienda ayudaron a mejorar las condiciones de financiamiento para hacerle frente a los efectos adversos de la pandemia”, destacó Casillas.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


eight + twenty =