Los JJOO de Tokio dan inicio en medio de la incertidumbre por la COVID

Los Juegos tienen lugar del 23 de julio al 8 de agosto, en mitad de un estado de emergencia en la capital anfitriona que sufre una nueva ola de contagios y en los últimos días sumó casi 2  mil  casos diarios de contagios, una cifra que no se alcanzaba desde enero y que enciende las alertas.

Tokio, 23 jul (EFE).- Los Juegos Olímpicos de Tokio comenzaron la ceremonia de apertura este viernes al ritmo de la tradición más nipona, con la madera y la historia de su capital como protagonistas bajo las luces blancas y rojas de su bandera.

Tokio, la ciudad anfitriona del evento internacional, conocida antiguamente como Edo desde el año 1603 a 1868, presentó una de las características que florecieron durante este período, el uso de la madera y el trabajo carpintero, símbolos tradicionales del cuidadoso trabajo y la arquitectura nipona.

Los bailarines, vestidos con “haori” o chaquetas de kimono, como solían vestir los trabajadores de la época, se lanzaron sobre andamios de mandera, golpeando como carpinteros este elemento, imprescindible en la cultura japonesa.

Al ritmo de una canción popular, homenaje a la Asociación de Bomberos de Edo, esenciales antes y ahora en el país para salvaguar del fuego estas estructuras, el elenco de actores se desplegó en el centro del Estadio Olímpico.

Liderados por una poderosa Miki Maya, conocida actriz del teatro femenino Takarazuka, portaron hasta el centro los anillos Olímpicos, hechos de una madera muy especial y de cuatro metros de diámetro.

Expectativa de vida en Estados Unidos tuvo en 2020 mayor caída desde Segunda Guerra Mundia

En los Juegos de 1964, los primeras Olimpiadas de Japón, atletas de las distintas naciones participantes portaron semillas de árboles que fueron plantados en el país y hoy, cincuenta años más tarde, la madera de sus árboles, regresa al Estadio Nacional en forma de anillos.

Foto: Twitter vía @Tokyo2020

El Estadio Nacional, diseñado por Kengo Kuma, también revela la importancia y tradición de la madera en el país, pues su estructura está revestida con la madera de las 47 prefecturas de Japón.

El estadio olímpico, con capacidad para unos 68 mil espectadores, acogió a unos 11 mil 500 atletas llegados de más de 200 países y 33 deportes, así como a menos de un millar de mandatarios extranjeros y autoridades, donde tan solo 150 serán representantes locales.

Los Juegos más caros de la historia (15 mil 400 millones de dólares) cuentan con el mayor despliegue de seguridad en Japón, 8 mil 500 efectivos de las Fuerzas de Autodefensas desplegadas y 60 mil policías patrullando las calles y las 42 sedes deportivas.

Los Juegos tienen lugar del 23 de julio al 8 de agosto, en mitad de un estado de emergencia en la capital anfitriona que sufre una nueva ola de contagios y en los últimos días sumó casi 2  mil  casos diarios de contagios, una cifra que no alcanzaba desde enero y que preocupa a las autoridades.

La danza fue el foco principal de la ceremonia. Foto: Twitter vía @Tokyo2020

OPOSICIÓN DENTRO Y FUERA DE TOKIO

“Cancelen las Olimpiadas”, gritaban subidos en tarimas o furgonetas y rodeados de policías impasibles.

El acceso al ayuntamiento, vallado, impedía ver la llegada de la antorcha, un símbolo que ha recorrido el archipiélago durante cuatro meses casi a escondidas.

Otro símbolo, el de los anillos olímpicos, también está tachado en las pancartas de los manifestantes, que afirman convencidos “no miraremos al cielo”, en lo que se refiere a ver el inminente paso del escuadrón aéreo.

“Ya estábamos en contra del evento cuando se anunció en 2013, pero ahora con la pandemia se confirmaron nuestras denuncias”, afirma una joven tokiota de 24 años que prefiere mantenerse en el anonimato por posibles represalias policiales.

Además de la mascarilla, viste casco protector y unas gafas de sol opacas porque no quiere que su rostro pueda ser rastreado por la policía nipona.

Pertenece a la Federación Japonesa de Asociaciones Estudiantiles, una organización de izquierdas fundada en 1948.

“Con el coronavirus han salido a la luz problemas de Japón como la pobreza, el estancamiento económico o la situación de las mujeres. Las grandes empresas solo buscan el beneficio, este evento es un ejemplo”, afirma la estudiante.

Nuevo Estadio Olímpico. Foto: Twitter vía @Tokyo2020

Poco antes de la apertura planean marchar por las calles y se apostarán al frente del Estadio Olímpico para “tratar de burlar a la policía” y mostrar su oposición.

Para este día han llegado jóvenes de todo el país: Kioto, Okinawa y Hiroshima, entre otras ciudades.

Como Soma, de 24 años, que la semana pasada participó en las manifestaciones en contra de la llegada del presidente del Comité Internacional, Thomas Bach, a Hiroshima.

“No lo queríamos en Hiroshima. ¿Por qué tiene que usar el símbolo de paz de nuestra ciudad para las Olimpiadas en este momento?”, comenta el joven, que llegó ayer a la capital para marchar junto a otros cientos hacia el Estadio Nacional, donde se celebra la inauguración.

Representación de los deportistas en la ceremonia. Foto: Twitter vía @Tokyo2020

A POR EL RECUERDO Y LA FOTO

Mientras, con el ruido de la protesta de fondo, cientos de japoneses buscaban el mejor lugar donde avistar el cielo en medio de los rascacielos, agolpándose con grandes cámaras y teléfonos en mano.

Mayores y pequeños, familias y amigos, nadie parece querer perderse el instante -que apenas durará segundos- en lo que ya es una tradición nipona de los Juegos.

La memoria colectiva y los más mayores, niños en aquel entonces, todavía recuerdan el escuadrón que en sus primeras olimpiadas, los Juegos de 1964, dibujó anillos de colores sobre las calles de Tokio para dar inicio al sueño olímpico.

“Espero que las nubes nos dejen verlo”, comenta un espectador de 66 años que vio por televisión, por primera vez en color, aquella apertura histórica con los anillos en el cielo.

“Esta vez la apertura será un poco triste, hubiese sido mejor meter algo de público”, opina.

Tras varios minutos de espera, con un poco de retraso debido a las densas nubes, los aviones aparecen repentinos y hacen estallar el cielo en colores.

La bandera de Japón de hizo presente. Foto: Twitter vía @Tokyo2020

La gente exclama gritos de júbilo, los anillos verde y rojo se asoman, y cuando desaparecen, el público arranca en un aplauso colectivo.

Para Koji Tsuchida, de 59 años y llegado de la ciudad de Yokohama solo para estos segundos, “ha sido bonito verlo en directo, a pesar del ambiente alrededor con los manifestantes y el contraste entre la gente que está contenta y la que no”.

“Es la primera y última vez en mi vida, aunque mi mujer no quiso acompañarme”, dice antes de calzarse la gorra y perderse entre el gentío para abandonar el lugar.

Grecia inició con el desfile de deportistas. Foto: Twitter vía @Tokyo2020
Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


ten + two =