¿La vacuna COVID de la china Sinovac es realmente menos efectiva? Esto dicen científicos

Más de 30 países han implementado la vacuna Sinovac, la mayoría en el mundo en desarrollo, pero también en Hong Kong.

(El Financiero).- Las tasas de protección más bajas de las vacunas COVID-19 de China han suscitado preocupaciones sobre las inyecciones que son clave para el despliegue de inoculaciones de Brasil a Indonesia, especialmente después de que su eficacia fue cuestionada por uno de los más altos funcionarios de salud chinos.

Bloomberg habló con dos expertos sobre las vacunas, enfocándose en la inyección de Sinovac Biotech, que ha sido el foco de una crisis de confianza después de que registró niveles de eficacia de poco más del 50 por ciento en un ensayo de etapa final en Brasil: el mínimo requerido por los principales reguladores de drogas a nivel mundial. Otras vacunas chinas han arrojado tasas de entre el 66 por ciento y el 79 por ciento, todavía muy por debajo de las vacunas desarrolladas por Pfizer, Moderna e incluso la vacuna Sputnik de Rusia, que han registrado tasas de protección de más del 90 por ciento.

Más de 30 países han implementado la vacuna Sinovac, la mayoría de ellos en el mundo en desarrollo, pero también en Hong Kong. La vacuna es clave para el gigantesco impulso de China para inocular a 560 millones de personas, el 40 por ciento de su población, para fines de junio.

La buena noticia es que las vacunas funcionan extremadamente bien para combatir las infecciones graves por COVID, según Fiona Russell del Instituto de Investigación Infantil Murdoch en Melbourne y Paul Griffin, profesor de la Universidad de Queensland en Brisbane. Les hicimos preguntas clave sobre los méritos de la vacuna Sinovac. Sus comentarios han sido editados y condensados para mayor brevedad.

¿Qué tan efectiva es realmente la vacuna Sinovac?

Russell: El estudio de Sinovac tenía como objetivo analizar cómo funciona la vacuna contra toda la gama de síntomas clínicos, desde infecciones leves hasta graves, incluida la muerte. Los datos de eficacia de aproximadamente el 50 por ciento son para enfermedades muy leves que no requieren tratamiento. Para las infecciones que requieren alguna intervención médica, es aproximadamente el 84 por ciento y para los casos de COVID de moderados a graves, es del 100 por ciento. Eso es lo que espera de las vacunas COVID: mayor eficacia contra infecciones más graves y menor contra las más leves. Por lo que puedo ver, parece una vacuna muy valiosa. El problema con los datos es que no incluían muchas personas mayores o muchas personas con comorbilidades. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que las inyecciones COVIDde China son seguras pero necesitan más datos.

Griffin: Mi impresión es que la eficacia parece estar por encima del umbral mínimo establecido por la OMS, pero es menos eficaz que otras vacunas candidatas líderes. Si bien puede ser menos eficaz contra COVID sintomático (infecciones leves), la eficacia en casos graves es muy alta, lo que es una propiedad increíblemente valiosa de cualquier vacuna, incluida esta.

¿Por qué tiene tasas de eficacia variables en diferentes estudios?

Russell: Esto ha causado un poco de confusión. Los ensayos se realizaron en Brasil, Indonesia y Turquía. Cada uno de los estudios ha tenido resultados diferentes. En Brasil, tienen circulando la variante P. 1 y, por lo tanto, potencialmente la eficacia de la vacuna puede ser diferente debido a eso. No estoy familiarizada con lo que circulaba en Turquía o en Indonesia en el momento del estudio, pero eso obviamente podría cambiar los resultados. Además, es muy difícil comparar directamente los resultados de diferentes ensayos porque deben interpretarse en el contexto del diseño del estudio. Las definiciones de caso (la forma en que se identifica un caso de COVID-19 en un ensayo clínico) que utilizaron eran diferentes, al igual que los puntos finales de los estudios.

Griffin: Esto muestra cómo las variables en los ensayos clínicos pueden afectar los resultados. Las diferentes cepas que circulan en una nación son una gran variable que puede alterar la lectura de eficacia. Las cepas de virus son de vital importancia para determinar la eficacia de la vacuna.

¿Qué se puede hacer para mejorar la vacuna?

Russell: El cronograma recomendado para dos dosis de la inyección de Sinovac en el ensayo fue de dos semanas, aunque algunas personas lo esparcieron más tiempo, incluso con un mes de diferencia. Teóricamente, ajustar el período es definitivamente una opción. Mezclar vacunas, comenzando con un tipo y luego reforzándolo con otro diferente, es otra opción, pero hay mucho más que necesitamos saber sobre esas variaciones.

Griffin: Es muy probable que el intervalo de dosificación sea de importancia crítica y ciertamente parece que también fue una variable en los ensayos clínicos de Sinovac. Necesitamos otro ensayo clínico para determinar si la adición de otro refuerzo aumenta la eficacia. En términos de refuerzo heterólogo, utilizando una combinación de diferentes vacunas, la investigación está en marcha. Mucha gente es optimista, pero hasta que tengamos los datos, es difícil saberlo.

¿Es posible alcanzar la inmunidad colectiva con Sinovac?

Russell: Eso depende de varias cosas: la variante circulante, la cobertura requerida y el grado en que la vacuna previene la transmisión del virus. Pero todavía no tenemos muchos datos sobre la transmisión.

Griffin: Si tenemos una vacuna menos eficaz, necesitaremos vacunar a más personas para lograrlo. Es probable que su potencial para reducir la transmisión de virus también sea menor, pero nuevamente, sin buenos datos es difícil estar seguro. Con una cobertura muy alta, incluso una vacuna de eficacia moderada es quizás mejor que una vacuna de gran eficacia con una cobertura deficiente. Por tanto, depende de la recepción, entre otros factores.

¿Debería la gente tomar la vacuna Sinovac?

Russell: No dudaría, siempre que obtenga la aprobación de la autoridad reguladora. Para evitar que las personas terminen en hospitales, la vacuna de Sinovac parece excelente, ya que los datos de eficacia para prevenir la hospitalización y la muerte son del 100 por ciento.

Griffin: Sí. Si bien puede significar que no reducimos los casos en general ni logramos la inmunidad colectiva, seguiremos teniendo éxito en la reducción de las infecciones graves por COVID y, por lo tanto, la carga sobre el sistema de atención médica. Si la vacuna es aprobada por los reguladores pertinentes, creo que debemos tener fe en que es segura y eficaz en esa población. Si hay varias vacunas disponibles, las personas podrían optar por una que haya demostrado superioridad en los ensayos clínicos. Pero si eso no es posible, entonces tener esta vacuna es mejor que no vacunarse en absoluto.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


six − two =