La polémica por el uso de Ivermectina en Ciudad de México provoca una oleada de críticas y la eliminación de un estudio sobre esa política

RT.- El presidente mexicano calificó el asunto como “una campaña de ataques”, mientras que la jefa de Gobierno de la capital negó que se hubiese hecho un tratamiento experimental con ese fármaco.

El Gobierno de Ciudad de México quedó envuelto en una controversia por el uso de ivermectina en pacientes con covid-19, tal como lo constata un estudio avalado por la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP).

Esa investigación “cuasi experimental” fue dada de baja esta semana por el sitio SocArXiv, que argumentó que el artículo estaba “difundiendo desinformación, y promoviendo un tratamiento médico no aprobado en medio de una pandemia mundial”.

La polémica estalló la semana pasada, después de que el medio Animal Político revelara que el Gobierno de la capital mexicana había invertido 29 millones de pesos (más de 1,4 millones de dólares) en un tratamiento contra el covid-19, que incluía Ivermectina, a pesar de que su eficacia contra el coronavirus no está reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ese kit médico habría sido entregado a unas 200.000 personas que dieron positivo al virus, desde diciembre de 2020.

El hecho resulta significativo, en vista de que la guía clínica para el tratamiento del covid-19, elaborada por la Secretaría de Salud federal, desaconsejaba el uso de ese fármaco para combatir el virus y solo lo recomendaba para estudios de investigación. 

¿Ataques o tratamiento experimental?

El martes, durante su habitual conferencia de prensa matutina, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, hizo alusión a la polémica y aseguró que se trataba de una “campaña de desprestigio” para desacreditar la gestión de la pandemia y que involucra a “dos revistas que recibían dinero del gobierno anterior”.

“Para hablar con claridad, una revista es Nexos y la otra Animal Político, para irnos ubicando. Y que nadie se ofenda, es informar a la gente y ejercer nuestro derecho de réplica”, zanjó el mandatario, tras defender la política sanitaria aplicada en México para afrontar el covid-19. 

En esa misma conferencia, el subsecrecretario de Salud y la cara visible durante la pandemia, Hugo López Gatell, aclaró que la guía de manejo clínico del covid-19 “ha tenido versiones que se van actualizando conforme va apareciendo evidencia científica”, aunque reconoció que la publicada en agosto de 2021 fue la primera donde se recomendó “no utilizar ivermectina porque en ese momento ya había un cúmulo importante de evidencia científica a nivel mundial que permitía identificar que no había muestras de utilidad suficiente“.

“Desde septiembre de 2021, es decir, inmediatamente a los pocos días de que apareció nuestra guía clínica federal en donde establecimos que no recomendábamos el uso, consistentemente la Ciudad de México también dejó de utilizarlo”, añadió López-Gatell.

El subsecretario destacó que en el caso de Ciudad de México, “no hubo ningún experimento” con ese fármaco, en línea con la postura expuesta por la jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum.

El polémico estudio

El martes, Sheinbaum ofreció una rueda de prensa en la que aseveró que era “absolutamente falso” que el uso de la ivermectiva hubiese sido un experimento y alegó que esa medida se tomó con base en la opinión de “un grupo interdisciplinario de médicos”.

De acuerdo a la jefa de Gobierno, esta junta de galenos “tomaron la decisión de utilizar este ‘kit’ para beneficio de la ciudad en un momento muy difícil donde crecían los contagios”.

Parte de los resultados de esa política sanitaria quedaron evidenciados en un estudio titulado ‘La Ivermectina y las probabilidades de hospitalización por covid-19: evidencia de un análisis cuasi-experimental basado en una intervención pública en la Ciudad de México’, que fue publicado en el sitio SocArXiv. Sin embargo, la semana pasada, la web decidió dar de baja el artículo –que tenía más de 10.000 descargas– por considerarlo “de muy mala calidad o deliberadamente falso y engañoso“.

“No tenemos una política para eliminar documentos como este de nuestro servicio, que cumplen con los criterios de envío cuando los publicamos, pero resultan ser dañinos. Sin embargo, podríamos desarrollar uno, como un proceso de petición o algún otro disparador de revisión. Esta es una discusión abierta”, puntualiza un comunicado de SocArXiv, tras resaltar que el análisis enviado por los investigadores no fue revisado por pares.

La decisión de SocArXiv fue respaldada por uno de los coautores del estudio, llamado Saúl Caballero, quien dijo que se retractaba de los resultados que había suscrito. “Pido una disculpa por los posibles daños. Aplaudo y apoyo la decisión”, escribió en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, el resto de los encargados del análisis apelaron la decisión. En un amplio texto publicado en la web oficial de la ADIP, los investigadores rebatieron las razones del SocArXiv para eliminar el artículo sobre la ivermectina.

Entre los argumentos expuestos, defienden que el artículo contribuye a “construir” la evidencia sobre la eficacia de la ivermectina, aunque reconocen que su efecto para prevenir el covid-19 “es un asunto médico no resuelto“.

Asimismo, niegan que el artículo se usara para justificar la política pública aplicada por el Gobierno capitalino. En ese sentido, explican: “Como dijo públicamente la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, la decisión de incluir la ivermectina en los ‘kits’ médicos se tomó con base en una recomendación de un grupo de trabajo de expertos médicos nacionales e internacionales. Meses después, cuando cambió la recomendación oficial, el gobierno de la Ciudad de México eliminó la ivermectina de los kits. El artículo no jugó ningún papel en ninguna de las decisiones”.

De momento, el polémico artículo no está disponible. La jefa de Gobierno reiteró que ya no se distribuye el fármaco para el tratamiento del covid-19, pero ha insistido en respaldar al equipo detrás del estudio, especialmente al titular de la ADIP, José Peña Merino, y a la secretaria de Salud, Oliva López Arellano.

Lo que ha logrado la ADIP en tres años es lo que les duele“, afirmó Sheinbaum, quien remarcó: “Puede haber algunos artículos que dicen que es útil, otros artículos dicen que no es útil, lo importante aquí es que fue una decisión de salud pública y que el medicamento no tiene efectos secundarios y que se utiliza para otras enfermedades, de una manera muy positiva”.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


two × 3 =