Imponen prisión preventiva a Jesús Murillo Karam

Cd. de México (Reforma).- Jesús Murillo Karam se convirtió esta noche en el primer ex Procurador General de la República en ser encarcelado.

Tras una audiencia de 12 horas, el juez federal Marco Antonio Fuerte Tapia impuso la prisión preventiva justificada al ex funcionario, razón por la que permanecerá internado en el Reclusorio Norte por lo menos hasta el próximo miércoles, cuando se determine su situación jurídica.

“Ya se derrotó la presunción de inocencia”, fue lo único que dijo Murillo tras el veredicto del juez, quien al escuchar su comentario le pidió dirigirse con respeto.

Fuerte Tapia concluyó que la prisión preventiva justificada es la medida cautelar idónea para el ex Procurador, porque existe el riesgo de que pueda darse a la fuga.

El juzgador consideró que, conforme lo expuso la Fiscalía General de la República, Murillo carece de arraigo, cuenta con los recursos económicos suficientes, las redes de apoyo y amistades necesarias, que le pueden facilitar la huida.

Pero además, tomó en cuenta los altos cargos que ha desempeñado en el servicio público y el tipo de investigación en la cual se le implica, donde hay delitos violentos.

“No se puede dejar de observar la trascendencia de la investigación, el caso de los 43 estudiantes es una investigación de gran importancia por lo menos a nivel nacional, es una investigación de primer nivel”, señaló el juez.

“Un segundo tema es el perfil del justiciable, ha ocupado uno de los más altos cargos en la República Mexicana como lo es el de Procurador General de la República (…). Si una persona tiene esos cargos de primer nivel a lo largo de su vida laboral… es posible que pueda contar con una red de apoyo y amistades (también de alto perfil)”, afirmó.

Para Fuerte Tapia sí existe duda del arraigo de Murillo porque tiene al menos 5 domicilios en la Ciudad de México, Hidalgo y Guerrero, además tiene registros de vuelos privados al extranjero en 2017.

Por las mismas razones también rechazó concederle a Murillo Karam la prisión domiciliaria, ya que en términos de la investigación en curso dicha medida tampoco garantizaba la continuación del procedimiento penal.

Fuerte Tapia descartó en principio que los padecimientos de salud y la edad del ex funcionario fueran suficientes para imponerle una medida cautelar distinta.
Además, recordó que conforme a la información proporcionada por la FGR, entre 2013 y 2015 registró un patrimonio de 85 millones de pesos.

“Hay la presunción de que pueda tener algún tipo de acceso a este patrimonio y tener la facilidad de evadirse de la justicia. Y si a eso se agrega que son delitos de violencia, que no es una apreciación subjetiva, podría incidir en el riesgo de fuga”, expuso el juzgador.

El impartidor de justicia dijo que la alta penalidad que pudieran imponerle por los delitos de tortura, desaparición forzada y contra la administración de la justicia, sólo era un dato más que no podía tomar como definitorio.

Lo que sí dijo que lo inclinaba a dejar a Murillo tras las rejas es que su defensa sólo le ofreció planteamientos argumentativos y algunos de ellos eran subjetivos, sin datos de prueba concretos.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


nineteen − fifteen =