‘Galopa’ inflación en medicina privada

Monterrey, México(Reforma).- Con alzas de precios de hasta 15 por ciento anual en promedio para servicios médicos y medicamentos, 6 puntos arriba del 8.7 por ciento al que crece el índice general, los hospitales privados dan la batalla para mantener su presencia en el mercado, afirmó Horacio Garza Ghio, director general del Sistema de Salud Christus Muguerza.

“Definitivamente la inflación sí nos está impactando”, sentenció Garza Ghio en entrevista.

“Para tener una idea, normalmente a la inflación en el sector salud tienes que sumarle entre 4 y 6 puntos porcentuales arriba de la inflación general. Si la inflación general, por ejemplo, fuera del 5 por ciento, la de grado médico estará entre un 8 o 10 por ciento”.

Señaló que la inflación galopante imprime a los hospitales privados un reto mayúsculo para poder contener en mayor medida la transferencia del alza en costos a los usuarios de sus servicios.

“El servicio y la atención pueden llegar a hacerse cada vez menos accesibles y de nada va a servir tanta inversión en tecnología, tanta innovación en temas digitales, si realmente no podemos contener el alza en costos.

“Las alzas nos golpean por tres vías: una, la inflación directa, que ya está por arriba del 8 por ciento, casi un 9 por ciento; segunda, la inflación de Estados Unidos, por encima del 7 por ciento, cuando normalmente tienen un 0.4 por ciento, y tercera, la escasez de componentes, que los encarece hasta en un 30 por ciento”.

Indicó que en Estados Unidos han empezado a controlar la inflación, pero el índice crece a niveles históricos, lo que golpea a la medicina privada que lucha por evitar repercutir las alzas a sus usuarios.

“Nuestra industria está muy vinculada a la producción de insumos, equipamiento y hasta de medicamentos en el extranjero”, explicó.

“Entonces nos llegan ya con un precio mayor y también estamos dolarizados, y hay algunos equipos que nos los cotizan en euros, pero nuestra moneda no es tan fuerte contra estas dos y eso nos impacta también”.

Destacó el problema que les acarrea resentir la falta de componentes, al igual que lo padecen otras industrias.

“Aquí el tema es que los equipos se están tardando más en llegarnos y se están encareciendo porque al haber mayor demanda y menos oferta, pues simplemente la ley de oferta y demanda hace que los precios de estos equipos sigan subiendo”.

Garza Ghio aclaró que tanto para la industria médica como para los servicios hospitalarios hubo un impacto de mayores costos salariales derivados de la reforma laboral, incluso para los servicios externos que contratan, lo que se sumó a las alzas en insumos y equipos.

Reconoció que como sucede en la medicina pública, los hospitales privados han resentido, aunque ocasionalmente, escasez de medicamentos, sobre todo oncológicos.

“Pero tenemos acuerdos directamente con las grandes distribuidoras o con las casas productoras de medicamentos y hemos podido estar mejor, en realidad puedo decir que no hemos resentido el desabasto de manera considerable, aunque sí ha habido picos y valles, pero no son tan frecuentes”.

Entre los equipos que más se han encarecido refirió los que usan para tratar enfermedades graves como el cáncer, con alzas de hasta 30 por ciento, cuando su costo llega a ser de hasta 3 millones de dólares.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


3 + 11 =