¿Existe un anticuerpo capaz de neutralizar todas las variantes del coronavirus?

ARISTEGUI NOTICIAS.- Un trabajo de investigación publicado el año pasado en la revista Nature, dio pie para el surgimiento de un prometedor fármaco basado en anticuerpos monoclonales, que podría ser una respuesta para atacar las variantes conocidas del SARS-CoV-2.

Un hito en la medicina tuvo lugar el 18 de mayo de 2020, cuando apareció publicado un trabajo de investigación en la revista Nature, que da cuenta del descubrimiento de un anticuerpo, el S309, el cual tiene la capacidad de neutralizar todas las variantes conocidas del SARS-CoV-2, el virus causante de la Covid-19.

Los científicos lograron el hallazgo luego de que, en 2003, tomaron muestras de células tipo B de memoria de un paciente recuperado, quien fue infectado con el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV), el cual, al igual que el SARS-CoV-2, es un coronavirus.

Los anticuerpos son proteínas producidas por el sistema inmunitario del cuerpo que se activan cuando detectan sustancias dañinas, no naturales, a las cuales se les llama antígenos. Por su parte, las células B, suelen recorrer todo el organismo en busca de dichos antígenos. Se les llama células de memoria porque, curiosamente, adquieren la capacidad de reconocer a cada una de estas sustancias, como los virus.

Te puede interesar | FDA de EU aprueba el uso de emergencia del fármaco de GSK-Vir contra Covid-19

Afortunadamente, y gracias a los avances en biomedicina, los investigadores cuentan con las herramientas necesarias para crear anticuerpos de manera artificial en el laboratorio, capaces de atacar a antígenos específicos y a otro tipo de células como las que produce el cáncer. A estos anticuerpos artificiales se les denomina monoclonales y son producidos a partir de un clon de células b.

Y, justamente, lo que hicieron los investigadores que publicaron en Nature en mayo de 2020, fue utilizar un coctel (un anticuerpo monoclonal) hecho partir de anticuerpos S309, que neutralizó todas las variantes del SARS-CoV-2.

Este logró pudo ser posible gracias a que los fármacos basados en anticuerpos monoclonales, se unen al receptor de la proteína de pico del SARS-CoV-2, conocida también como espícula, lo cual produce un bloqueo de dicha proteína con el receptor ACE2. Este último es en realidad una enzima, situada en varias células y órganos del cuerpo humano, encargada de regular a una proteína llamada angiotensina-2 que si no se encuentra equilibrada correctamente, produce un incremento en la presión arterial, pero sobre todo, la inflamación de los tejidos que forman los pulmones y otros órganos del cuerpo humano. Ello desencadena también el aniquilamiento de las células de nuestro organismo.

Por otro lado, y luego de percatarse de los alcances del descubrimiento, el trabajo de Nature fue utilizado en una colaboración entre la farmacéutica GlaxoSmithKline y la empresa biotecnológica Vir, para desarrollar un prometedor medicamento, basado justamente en anticuerpos monoclonales, llamado Sotrovimab, el cual, en mayo de 2021, fue aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos para su uso de emergencia.

La autorización llegó después de que los ensayos mostrasen que las personas con infecciones leves a moderadas por Covid-19, que recibieron Sotrovimab, tuvieron una reducción del 85% en las tasas de hospitalización o muerte, en comparación con el placebo.

¿Actualmente existen en el mercado otros medicamentos basados en anticuerpos monoclonales?

Quizá el más popular de ellos, y el que tuvo más atención mediática, sea Regeneron, el cual le fue administrado al expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuando padeció Covid en 2020. Posteriormente, apenas en julio de este año, Regeneron fue aprobado por los reguladores estadounidenses como la primera terapia preventiva destinada a personas no vacunadas e inmunodeprimidas en entornos de alto riesgo.

Antes de Regeneron, y en noviembre de 2020, la FDA de Estados Unidos aprobó, también para su uso de emergencia, Banlanivimab, de la compañía Ely Lilly, el cual se utiliza para el tratamiento de la Covid-19 de intensidad leve a moderada en pacientes adultos y pediátricos que aún no han sido hospitalizados.

Por otra parte, una de las inquietudes que han surgido durante esta pandemia tiene que ver con si el llamado Covid largo, aquel en donde los síntomas por Covid persisten durante meses, puede reducirse o desparecer a través de la vacunación o, inclusive, mediante la utilización de tratamientos con medicamentos basados en anticuerpos monoclonales.

Sobre ello, un estudio publicado el pasado primero de septiembre en la revista The Lancet, y liderado por Michela Antonelli, de la Escuela de Ingeniería Biomédica del King´s College de Londres, demostró que no solamente las vacunas reducen el riesgo de hospitalización y muerte, sino que también aminoran las probabilidades de tener síntomas de Covid largo. En el caso de los anticuerpos monoclonales, al parecer no existe todavía literatura científica que de cuenta sobre su efectividad en los síntomas de Covid largo.

Respecto a los efectos que con el tiempo tiene la Covid, existe un amplio estudio publicado el pasado 9 de agosto en la revista Nature, que da cuenta sobre los más de cincuenta efectos a largo plazo, las secuelas, que produce la enfermedad. En dicho trabajo participó, además de otras seis mujeres, la doctora Carol Perelman Khodari, química farmacéutica bióloga por la UNAM.

El trabajo de las investigadoras se sustentó en un meta análisis sobre las secuelas de la Covid, que incluyó más de 18 mil estudios que existían hasta enero de 2021 e que incluyó a más de 47,000 pacientes de varios países.

En entrevista con Carmen Aristegui, el pasado 13 de agosto, Perelman mencionó que “ocho de cada diez recuperados tienen alguna secuela y la secuela más frecuente es la fatiga”. Otras secuelas importantes son “los trastornos de la atención, la pérdida de cabello y la dificultad para respirar”, entre otras. Dichas secuelas pueden durar meses e, inclusive, en algunos casos, pueden ser crónicas.

Sobre la importancia de la vacunación, Carol Perelman mencionó que ésta “es una herramienta valiosísima” para inmunizar también a las personas mayores de 12 años y que este grupo de la población debe ser incluido, ya que así “el virus va a encontrar a menos personas susceptibles y entonces poco a poco le vamos a hacer un cerco”.

A pesar de que el trabajo de investigación sobre el anticuerpo S309 se remonta a 2020, su alcance y aplicación a mediano y largo plazo se desconocen. Pero quizá sirva para atajar de forma efectiva a las nuevas variantes del SARS-CoV-2 que es muy probable que surjan en el futuro inmediato.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


19 + 15 =