Estudios confirman que es muy bajo el índice de contagio probable en neonatos de madres con COVID-19

(Infobae).- Existe aún poca información en la literatura médica sobre el SARS-CoV-2 y la probabilidad de transmisión de este nuevo coronavirus de la madre contagiada, al recién nacido es mínima. Un equipo encabezado por la doctora Christine M Salvatore, de la División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas del Weill Cornell Medicine de New York Presbyterian Hospital de esa ciudad, acaba de dar a conocer un documento publicado por la revista científica The Lancet centrado en el manejo más apropiado frente el riesgo del neonato de desarrollar COVID-19 durante el período perinatal.
“Los adultos con comorbilidades tienen mayor riesgo de enfermedad grave y muerte; sin embargo, se sabe poco sobre las consecuencias de la infección por SARS-CoV-2 en mujeres embarazadas y fetos -indican los profesionales-. La información sobre los resultados neonatales es escasa y se desconoce el manejo óptimo de la madre y el recién nacido.

Los virus respiratorios rara vez provocan la transmisión intrauterina de la infección al feto; por lo tanto, se prevé que la transmisión por este mismo medio de SARS-CoV-2 sea baja. Dos informes de casos que describen el aislamiento de SARS-CoV-2 del líquido amniótico y tejido placentario y el aislamiento de SARS-CoV-2 de la nasofaringe de los recién nacidos dentro de las 48 horas de vida, analizan una probable infección congénita; sin embargo, se desconoce la tasa de infecciones congénitas de los recién nacidos de madres positivas para el SARS-CoV-2.

También se desconocen el riesgo de transmisión perinatal y el riesgo del recién nacido de desarrollar COVID-19 durante el período perinatal. Varias sociedades médicas han proporcionado pautas, pero debido a la escasez de datos clínicos, difieren en las estrategias de manejo recomendadas para las díadas madre-hijo.

EFE/Rungroj Yongrit/Archivo
EFE/Rungroj Yongrit/ArchivoProtocolos de proceso

“Nuestros datos sugieren que es poco probable que ocurra la transmisión perinatal de COVID-19 si se toman las precauciones de higiene correctas -explica Salvatore-, y que permitir que los recién nacidos compartan la habitación con sus madres y la lactancia materna directa son procedimientos seguros cuando se combinan con una educación parental eficaz sobre estrategias de protección infantil”.

Griselda Berberian, médica Infectóloga del servicio de Epidemiología e Infectología del Hospital Garrahan afirma que “pese a que es escasa la información que se tiene sobre la transmisión del virus en la embarazada y el recién nacido, se puede decir que el contagio del bebé por coronavirus durante el embarazo es casi excepcional. En tanto, la clínica en el recién nacido con COVID- 19 es variable: pueden ser asintomáticos o presentar cuadros graves. Pero, en su mayoría, los niños cursan la enfermedad de forma leve y que se han recuperado sin complicaciones”.

De los 82 recién nacidos que analizó el estudio, 83% compartían habitación con las madres. De ellos, tres (4%) fueron separados de sus madres después de 24 horas según las indicaciones clínicas; 17% de los recién nacidos fueron separados de sus madres inmediatamente después del nacimiento; cuatro fueron mantenidos en una sala de aislamiento especial en la sala de recién nacidos debido a la condición médica de la madre o preferencia de la madre, y diez fueron admitidos directamente en la UCIN.

(EFE/ Jorge Núñez)(EFE/ Jorge Núñez)A los 5-7 días de vida, el 89% fueron dados de alta y el 11% restante permanecieron hospitalizados. 60% de ellos fueron dados de alta a un entorno donde un miembro del hogar, que no era la madre, había informado síntomas consistentes con COVID-19. En la mayoría de los casos, el miembro del hogar sintomático era un adulto y, en varios casos, más de un miembro del hogar estaba enfermo.

El uso de máscaras y las prácticas de higiene de las manos siempre fueron realizadas por el 85% de los padres, con frecuencia o en ocasiones (8%) y nunca en el 4% de los casos, a pesar de las recomendaciones dadas al momento del alta hospitalaria.

A los 5-7 días de vida, el 22% de los recién nacidos fueron alimentados exclusivamente con fórmula, mientras que los restantes (78%) estaban recibiendo leche materna, mediante el cierre directo o la administración del biberón, con o sin adición de fórmula.

(Shutterstock)(Shutterstock)Los resultados de hisopo nasofaríngeo obtenido al nacer indicó resultados negativos para el 99% y un 1% resultó no válido. El 96% de los incluidos en el análisis final tuvieron una rtPCR repetida a los 5-7 días de vida y todos fueron negativos, incluido el lactante cuyo resultado inicial de rtPCR se informó como no válido. Al 88% de los recién nacidos se les repitió la prueba de rtPCR el día 14 de vida, de los cuales el 97%)tuvieron un resultado negativo; 3% resultados se informaron como inválidos y no se repitieron las pruebas porque ambos neonatos estaban clínicamente bien.

“Hasta donde sabemos, esta es la cohorte más grande de neonatos de EE. UU. Nacidos de madres que dieron positivo al SARS-CoV-2 en el momento del parto y que posteriormente fueron seguidos con pruebas seriadas y clínicamente hasta 1 mes de vida’, indicó el equipo liderado por Salvatore.

En su serie de casos, a ningún lactante se detectó el virus del SARS-CoV-2 mediante hisopado nasofaríngeo en el período posnatal inmediato (24 horas), ni a los 5-7 o 14 días de vida. Además, todos los bebés permanecieron asintomáticos durante el período de estudio. Este hallazgo respalda los informes anteriores de bajo riesgo de transmisión perinatal con prácticas estrictas de control de infecciones.

(Shutterstock)(Shutterstock)“Los hallazgos de nuestra cohorte -continúa Salvatore- apoyan la literatura publicada, que consiste principalmente en pequeñas series de casos que sugieren que la transmisión perinatal del SARS-CoV-2 a los recién nacidos de madres infectadas o miembros de la familia son eventos raros siempre que se preste mucha atención a las precauciones contra la infección. Estas precauciones son cruciales, porque el SARS-CoV-2 es un virus de fácil transmisión. Sin embargo, nuestra muestra se diferencia de los otros informes al confirmar mediante pruebas seriadas de rtPCR y seguimiento clínico que ninguno de los recién nacidos desarrolló una infección asintomática”. Dado que entre el 25% y el 50% de las madres positivas para el SRAS-CoV-2 son asintomáticas, los recién nacidos también pueden mostrar una prevalencia similar de infección asintomática.

Hay informes de casos de recién nacidos que se volvieron clínicamente sintomáticos después del alta hospitalaria. El análisis de la fuente de contacto mostró que los miembros de la familia tenían signos clínicos evidentes de COVID-19. Este hallazgo respalda aún más la necesidad de tomar precauciones escrupulosas para prevenir la propagación horizontal de la infección. Existe evidencia de que los portadores asintomáticos son comunes. Debido a que aproximadamente la mitad de las madres identificadas en ese estudio de Nueva York presentaron síntomas poco antes o durante el parto, es poco probable la adquisición de anticuerpos maternos protectores en todos los bebés. Además, sus datos no muestran diferencias en el resultado neonatal sobre la base de si las madres tenían síntomas o no.

“En conclusión- sentencia Salvatore-, nuestros datos sugieren que es poco probable que ocurra la transmisión perinatal si se toman las precauciones de higiene correctas y que el alojamiento conjunto y la lactancia son procedimientos seguros cuando se combinan con una educación parental eficaz sobre estrategias de protección infantil”.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


four − 3 =