El profesor con cubrebocas vs. el alumno sin mascarilla

En muchas universidades, los docentes afirman que el regreso a las aulas es una experiencia angustiosa. Algunos han llegado a renunciar en plena clase.

Matthew Boedy, profesor asociado de ret贸rica y composici贸n, les hizo un emotivo llamado a sus estudiantes de la Universidad del Norte de Georgia, justo antes de que comenzaran las clases, para que recordaran que la variante delta arrasaba el estado y aumentaban las hospitalizaciones. Y decidi贸 vacunarse y dar clases usando accesorios de seguridad m茅dica como las mascarillas.

As铆 que, a fines de agosto, se sorprendi贸 cuando m谩s de dos tercios de los estudiantes de primer a帽o que asisten a sus clases de escritura no siguieron su ejemplo y se presentaron sin cubrebocas.

El Times  Una selecci贸n semanal de historias en espa帽ol que no encontrar谩s en ning煤n otro sitio, con e帽es y acentos.

Es imposible saber qui茅n estaba vacunado y qui茅n no. 鈥淣o es un infierno visual, como los hospitales, m谩s bien se trata de un infierno emocional鈥, dijo Boedy.

Esa universidad no exige que sus estudiantes est茅n vacunados o que usen mascarillas este oto帽o. Y, a medida que se reinician las clases presenciales en casi todas las universidades del pa铆s despu茅s de casi un a帽o y medio de transici贸n de emergencia al aprendizaje en l铆nea, muchos profesores se han percatado de que la ense帽anza es una experiencia estresante.

Sin embargo, la Asociaci贸n Americana de Salud Universitaria recomienda que todos los estudiantes de educaci贸n superior que asistan a los campus durante el semestre de oto帽o se vacunen. Adem谩s, los Centros para el Control y la Prevenci贸n de Enfermedades de Estados Unidos recomiendan cubrirse la cara, independientemente del estatus de vacunaci贸n de las personas, en los espacios p煤blicos interiores de las zonas donde la tasa de contagios es alta.

Pero eso se ha implementado en pocos campus.

M谩s de 1000 institutos y universidades han adoptado requisitos de vacunaci贸n para, al menos, algunos estudiantes y miembros de su personal, seg煤n The Chronicle of Higher Education. Esto muestra que la vacunaci贸n se ha convertido en un tema pol铆tico porque esas instituciones tienden a estar ubicadas en los estados que votaron por el presidente Joe Biden en las 煤ltimas elecciones.

Pero en algunos campus, particularmente los que se encuentran en estados liderados por republicanos y que tienen altas tasas de contagio como los sistemas estatales en Georgia, Texas y Florida, la vacunaci贸n es opcional. Y solo se recomienda el uso de mascarillas, pero no es una exigencia. Los profesores pueden decirles a los estudiantes que se les 鈥渞ecomienda encarecidamente鈥 o 鈥渟e espera鈥 que se pongan mascarillas, pero no pueden obligarlos. Y los maestros no pueden pedirles a los alumnos que tienen s铆ntomas similares a los de la covid que salgan del aula.

Al menos nueve estados (Arizona, Arkansas, Iowa, Oklahoma, Florida, Carolina del Sur, Texas, Utah y Tennessee) han prohibido o restringido los mandatos escolares que exig铆an el uso de cubrebocas. Seg煤n los funcionarios de educaci贸n, no est谩 claro si todas estas prohibiciones se aplican a las universidades, pero las universidades p煤blicas dependen del financiamiento estatal.

Es cierto que algunos profesores est谩n felices por asistir a clases sin mascarillas. Pero otros han renunciado en protesta por el uso opcional de los cubrebocas. La mayor铆a, como Boedy, siguen adelante. Pero el miedo que sienten es tan alto que incluso en las universidades que requieren vacunaci贸n y mascarillas, como Cornell y la Universidad de M铆chigan, los maestros han firmado peticiones pidiendo la opci贸n de regresar a la ense帽anza en l铆nea.

鈥淟a moral est谩 en su punto m谩s bajo鈥, advierte una petici贸n en la Universidad de Iowa.

Las universidades est谩n atrapadas entre las solicitudes de sus profesores para que se impongan mayores precauciones de seguridad y el miedo a perder estudiantes, y los ingresos que generan, si las escuelas deciden retornar a otro a帽o escolar en l铆nea.

鈥淐reo que todo el mundo est谩 de acuerdo en que la idea es que la gente regrese f铆sicamente al aula鈥, dijo Peter McDonough, consejero general del Consejo Estadounidense de Educaci贸n, una organizaci贸n de colegios y universidades. 鈥淟a implementaci贸n de la educaci贸n en l铆nea el a帽o pasado y durante el semestre de primavera fue algo temporal鈥.

Para algunos profesores, el nuevo a帽o escolar no trae un regreso a la normalidad, sino una fuerte sensaci贸n de que las cosas podr铆an salirse de control. En las primeras semanas de clase, el n煤mero de contagios se ha incrementado en instituciones como Duke, la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Arizona State, la Universidad Liberty, la Universidad de Arkansas, la Universidad del Norte de Florida y la Universidad de Texas en San Antonio.

鈥淧arece una repetici贸n鈥, dijo Michael Atzmon, profesor de ingenier铆a en la Universidad de M铆chigan. 鈥淧or un lado, tenemos la vacuna. Por otro lado, tenemos la variante delta鈥.

Atzmon ayud贸 a presentar una petici贸n para que la universidad sea m谩s abierta a considerar la ense帽anza en l铆nea. Fue firmada por m谩s de 700 profesores e instructores.

En respuesta a esa solicitud, el presidente de la universidad, Mark Schlissel, dijo el jueves que debido a la tasa 鈥渆stelar鈥 de vacunaci贸n en el campus de Ann Arbor (92 por ciento de los estudiantes y 90 por ciento entre los profesores), el sal贸n de clases 鈥渜uiz谩s era el lugar m谩s seguro鈥 del campus.

Schlissel sugiri贸 que los profesores deber铆an acostumbrarse a la idea de que habr铆a casos de COVID en el campus. 鈥淯na pandemia es inquietante, es impredecible y s铆, implica un nivel de riesgo inevitable鈥, dijo.

Hay se帽ales de desaf铆o a las pol铆ticas estatales. Las tres instituciones p煤blicas de educaci贸n superior m谩s grandes en Arizona, la Universidad de Arizona, la Universidad del Estado de Arizona y la Universidad del Norte de Arizona, est谩n evitando la prohibici贸n de las mascarillas y las exigen en clase. Si todos los estudiantes tienen que usar cubrebocas, los funcionarios de la universidad creen que est谩n obedeciendo la orden del gobernador Doug Ducey de no discriminar a los alumnos que decidan no inmunizarse.

鈥淓s una especie de juego del gato y el rat贸n鈥, dijo Peter Lake, profesor de Derecho Educativo en la Universidad de Stetson.

Los profesores dijeron que, al igual que le pas贸 a gran parte del mundo, la variante delta los sorprendi贸. Afirman que se inscribieron con entusiasmo para impartir clases presenciales en marzo, antes de que los reportes de complicaciones graves en personas vacunadas se convirtieran en algo frecuente. Ahora sus instituciones hacen que sea dif铆cil, o casi imposible, cambiar las din谩micas de ense帽anza.

Algunos han sacrificado sus trabajos. Cody Luedtke, instructora de biolog铆a y coordinadora de los laboratorios en el Perimeter College, que forma parte de la Universidad Estatal de Georgia, dijo que llor贸 ante la idea de ense帽ar en un aula donde los estudiantes no usan cubrebocas.

Afirma que, cuando se neg贸 a dar clases, la despidieron. 鈥淪implemente no pod铆a cumplir con un deber laboral que iba en contra de mi moral y mi deseo de proteger a mis estudiantes y a la comunidad en general鈥, dijo.

Irwin Bernstein, un profesor de psicolog铆a de 88 a帽os, dijo que la Universidad de Georgia lo sac贸 de su retiro este oto帽o. Pero cuando puso un letrero de 鈥渟in mascarillas, no hay clase鈥 en su sal贸n, el jefe de su departamento le dijo que lo quitara 鈥減orque viola la orden del gobernador鈥.

En su siguiente clase, un estudiante se resisti贸 a usar un cubrebocas, diciendo que era inc贸modo, recuerda. Entonces, le anunci贸 a sus alumnos que prefer铆a regresar a su retiro, y sali贸 del aula.

Timothy Wilson, profesor de ingenier铆a en la Universidad Aeron谩utica Embry-Riddle, renunci贸 el primer d铆a de clases y revel贸 en un ensayo que public贸 en l铆nea que era VIH positivo y pensaba que la pol铆tica de uso opcional de los cubrebocas que se implement贸 en la universidad era 鈥渋ncorrecta鈥.

James Tierney, profesor asistente de econom铆a en Penn State, dijo que se sent铆a frustrado por el mandato que exige el uso de mascarillas en su instituci贸n. Dijo que era dif铆cil escuchar las preguntas en su clase de introducci贸n a la macroeconom铆a, a la que asisten 600 estudiantes.

Y cuando los estudiantes usaban mal los cubrebocas ten铆a 鈥渜ue jugar a ser el malo鈥, dijo.

Pero la renuencia de la universidad a imponer un mandato de vacunaci贸n fue 鈥渆l punto de inflexi贸n鈥, afirm贸. Y decidi贸 renunciar en protesta, a partir del 31 de diciembre, con el fin de darle tiempo a la escuela para que encuentre un reemplazo.

Los profesores dicen que la falta de reglas claras este a帽o ha dificultado su trabajo. Es posible que los lineamientos del a帽o pasado hayan sido draconianos 鈥攃omo la posibilidad de ser expulsados por asistir a fiestas, por ejemplo鈥 pero eran claros y efectivos, afirmaron los docentes.

El oto帽o pasado, 鈥減od铆a llamar a la polic铆a si era necesario鈥, dijo Leslie Kaplan, quien ense帽a folclore en la Universidad del Norte de Florida. Este a帽o tiene que utilizar el arte de la persuasi贸n.

Con el fin de prepararse para hablar de la covid en la charla de orientaci贸n para los estudiantes de primer a帽o, Kaplan ley贸 dos libros sobre c贸mo influir en las personas. Trajo a un reci茅n graduado que ten铆a el virus y a un epidemi贸logo. Habl贸 sobre la importancia de cuidarse unos a otros e implor贸 a los estudiantes que dejaran de lado sus diferencias pol铆ticas.

Solo un pu帽ado de alumnos asistieron a sus sesiones de orientaci贸n de primer a帽o sin mascarillas, dijo Kaplan, y cree que eso se debe al 茅xito de su campa帽a.

Otras personas han sugerido incentivos m谩s tangibles. La Universidad de Texas en Austin les dijo a los profesores que pod铆an ofrecer recompensas no acad茅micas, como galletas, para influir en los estudiantes con la finalidad de que usen cubrebocas. (Una portavoz de la universidad, Eliska Padilla, dijo que eso era informal y no se trata de un programa de incentivos).

A pesar de las apelaciones emocionales y las sugerencias sutiles, algunos estudiantes hacen lo que quieren.

Alex Vargas, estudiante de 煤ltimo a帽o de la Universidad de Texas, no est谩 vacunado y durante la primera semana de clases fue la 煤nica persona que no us贸 mascarillas en su peque帽a clase de ingenier铆a.

El profesor, que usa cubrebocas en el aula, hizo una votaci贸n para saber si los estudiantes quer铆an que usara mascarillas o si 鈥渘o les importaba鈥, recuerda Vargas. Las personas a las que 鈥渘o les importa鈥 ganaron por uno o dos votos, y el profesor dijo que seguir铆a usando el cubrebocas, dijo Vargas.

鈥淣o hubo comentarios sarc谩sticos, nada de: 鈥楴o voy a hablar contigo, o no voy a mirarte鈥欌, dijo Vargas, presidente de la organizaci贸n J贸venes Conservadores en el campus, y quien no usa cubrebocas. 鈥淔ue simplemente algo como: 鈥楨sa es su elecci贸n, sigamos adelante鈥欌.

Comparte este art铆culo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


four × five =