El Mundial de Qatar tendrá tres mujeres listas para arbitrar

La japonesa Yoshimi Yamashita, la francesa Stephanie Frappart y la ruandesa Salima Mukansanga fueron elegidas por su calidad. “Los árbitros seleccionados representan el nivel más alto del arbitraje mundial”, sostuvo la FIFA.

TOKIO (PROCESO).– La árbitro Yoshimi Yamashita sabe que ser una de las tres seleccionadas para dirigir partidos en el Mundial de Qatar, la primera vez que una mujer estará al frente de un juego en un torneo de esta envergadura, va más allá del futbol.

La francesa Stephanie Frappart y la ruandesa Salima Mukansanga deben tener lo mismo en mente. Forman parte de una lista de 36 réferis seleccionados para Qatar, y el resto son todos hombres. La FIFA ha nombrado también a tres asistentes mujeres en una lista de 69: Neuza Back, de Brasil: Karen Díaz Medina, de México, y Kathryn Nesbitt, de Estados Unidos.

Yamashita es consciente de que su elección pone el foco en la baja clasificación de Japón en la mayoría de las clasificaciones de igualdad salarial de las mujeres y en los estudios globales sobre igualdad de género.

“Estaría muy contenta si las mujeres pudiesen desempeñar un rol activo en eI deporte de esta manera, y si el deporte, y especialmente el futbol, pudiese llevar a esto”, señaló Yamashita en una entrevista con The Associated Press. “En Japón, todavía hay un largo camino por recorrer en el mundo del futbol (en cuanto a la participación de las mujeres), por lo que sería estupendo si esto pudiese ligarse a la promoción de la participación femenina, no sólo en el futbol o en los deportes”.

Las tres han dirigido encuentros de futbol masculino, y su debut en el Mundial tendrá lugar en un país de Oriente Medio donde el papel de la mujer está muy delimitado.

Frappart es la más conocida: ha arbitrado partidos de calificación Qatar y de la Liga de Campeones, además de la final del Mundial Femenino de 2019 y la final de la Copa de Francia masculina de este año.

Yamashita ha dirigido juegos de la liga masculina japonesa y del equivalente asiático a la Champions masculina, además, en los Juegos Olímpicos de Tokio el año pasado.

A principios de ese año, Mukansanga se convirtió en la primera mujer en arbitrar un encuentro de la Copa de Naciones de África, al frente de un equipo arbitral compuesto enteramente por mujeres.

“Como siempre, el criterio que hemos utilizado es el de la ‘calidad ante todo’, y los árbitros seleccionados representan el nivel más alto del arbitraje mundial”, dijo el presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA, Pierluigi Collina, quien pitó la final del Mundial de 2002. “De esta forma, enfatizamos claramente que lo que cuenta para nosotros es la calidad, no el género”.

“Espero que en el futuro, la selección de árbitros femeninas de élite para competiciones masculinas importantes sea percibida como algo normal y no como algo sensacional”, añadió.

Yamashita apuntó que la diferencia entre los partidos de hombres y los de mujeres era, por supuesto, la velocidad. Pero no se trata sólo de que los hombres puedan correr más rápido.

“No es la velocidad del balón. Es simplemente la velocidad del juego. Para mí, esto significa que tengo que tomar decisiones más rápido, más velocidad”, explicó a la AP.

Además está el estrés, la magnitud del escenario y la atención que seguramente generará en el Mundial.

“Por supuesto, creo que la presión es enorme”, afirmó. “Y creo que tengo mucha responsabilidad. Pero estoy muy contenta de asumir este deber y esta presión, así que intento tomármelo de forma positiva y trato de ser feliz”.

Aunque es probable que las tres arbitren partidos, no es seguro. También podrían fungir como “cuarto árbitro” en la zona de las bancas, pero no podrán ejercer de asistentes.

Como muchos árbitros, Yamashita señaló que su trabajo es pasar inadvertida y dejar que el juego brille.

“Uno de los grandes objetivos como árbitro es resaltar el atractivo del futbol”, indicó. “Haré todo lo que pueda para ello, y haré lo que tenga que hacer en ese momento para ese fin. Así que si necesito comunicarme con los futbolistas, lo haré. Si tengo que mostrar una tarjeta, mostraré una tarjeta. Más que en el control, pienso en lo que hay que hacer hacia el gran objetivo de hacer que el futbol sea atractivo”.

Yamashita realizó la mayor parte de la entrevista con la AP en japonés, pero dijo que empleará el inglés y “gestos faciales y corporales” cuando se comunique con los jugadores en Qatar.

“Normalmente, cuando muestro una tarjeta no digo nada”, señaló, cambiando al inglés. “Pero cuando hago una advertencia, sólo les digo que no estoy contenta. Lo entienden”.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


2 × 2 =