El maíz transgénico sitúa a México en la antesala de un panel de controversias bajo el TMEC

EL PAÍS.- Para Estados Unidos los cambios que propuso México al decreto que prohíbe la importación de maíz transgénico son insuficientes y ha vuelto a amagar con llevar el tema a un panel de controversias, vía el TMEC, para frenar de tajo la iniciativa del presidente López Obrador. La Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés) ha informado por escrito esta semana que existe una “grave preocupación” por el enfoque sugerido por México y la amenaza que supone la interrupción de miles de millones de dólares en el comercio agrícola bilateral. El amago de EEUU tiene sustento en las cifras: México es su principal comprador de maíz transgénico, con más de 16 millones de toneladas anuales.

El Gobierno estadounidense ha insistido que la decisión de México de eliminar gradualmente las importaciones de maíz transgénico causaría “un grave daño económico” a los agricultores de EE UU y a los productores mexicanos que a su vez dependen de este insumo para alimentar a su ganado. Tras meses de negociaciones infructuosas y soluciones a medias, este lunes la comitiva estadounidense ha dado un paso más allá y ha puesto sobre la mesa que considerará todas sus opciones, incluso llevar el asunto a un panel de controversias bajo el amparo del TMEC. “Hoy hemos dejado claro que, si este asunto no se resuelve, consideramos todas las opciones, incluida la adopción de medidas formales para hacer valores nuestros derechos en virtud del acuerdo EE UU-México y Canadá”, mencionó la USTR por escrito. La Secretaría de Agricultura declinó hacer comentarios sobre el tema.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aprobó a finales de 2020 un decreto para proteger el maíz nativo y la salud de la población frente a los agroquímicos. La medida ordena revocar autorizaciones “para el uso de grano de maíz genéticamente modificado en la alimentación de las mexicanas y los mexicanos” hasta lograr su total sustitución de aquí a enero de 2024. La prohibición, aplaudida por organizaciones ambientalistas, ha despertado resquemores en el sector agrícola a ambos lados de la frontera.

Un grupo de campesinos recoge maíz en San Luis Potosí (México), el 7 de febrero de 2021.
Un grupo de campesinos recoge maíz en San Luis Potosí (México), el 7 de febrero de 2021.Mauricio Palos (Bloomberg)

Juan Carlos Anaya, director del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), explica que actualmente no existe un mercado que pueda sustituir en las importaciones de maíz estadounidense, por lo que existe una gran inquietud por parte del sector pecuario ante un riesgo inflacionario derivado de una futura escasez del grano. Anaya advierte de que la prohibición para importar maíz provocará un problema en la cadena agroalimentaria interna por la dificultad de sustituir el grano amarillo estadounidense a corto plazo. “Se ha estado utilizando el maíz transgénico y no ha habido ninguna afectación. La producción no transgénica en el mundo es mínima”, señala.

México es el principal importador de maíz estadounidense. En 2021, le compró a EE UU 16,8 millones de toneladas, por un valor de 4.700 millones de dólares. En su gran mayoría, se trata de maíz amarillo destinado al forraje de animales y para cuyo cultivo se usan transgénicos. A diferencia del maíz blanco, que se destina al consumo humano y donde México es autosuficiente, el país latinoamericano depende de las importaciones para cubrir tres cuartas partes de sus necesidades de grano amarillo. Es un negocio pujante, que ha crecido un 86% en la última década, según datos del Departamento de Agricultura de EE UU, y que ahora puede verse amenazado por la prohibición.

“Es muy serio el amago que lanza EE UU, porque para EE UU es muy importante el mercado mexicano y no existe ahora un mercado al que podamos acceder, que no tenga una oferta de maíz que no esté genéticamente modificado. Si se continúa con esta prohibición sería desastroso también para el país porque nos estaríamos peleando por la oferta interna y habría una presión adicional inflacionaria”, comenta.

El director de GCMA asegura que el rechazo al maíz transgénico de la actual Administración tiene bases solamente ideológicas debido a que por más de dos décadas se ha importado este tipo de grano sin evidencia científica de que haya ocasionado daños a la salud. “Yo creo que están tomando medidas ideológicas sin tomar en cuenta a los sectores productivas y lo que se nota es que hay que preparar más estos temas para no provocar este tipo de controversias donde nadie resulta vencedor”, añade el especialista en temas agroalimentarios.

A finales del año pasado, el Gobierno de López Obrador presentó a EE UU una batería de modificaciones al decreto presidencial de 2020 que aplazaba la prohibición de la importación del maíz transgénico hasta 2025, tiempo en el que se elaboraría un estudio. Con este aplazamiento, México buscaba el beneplácito de su contraparte estadounidense y así zanjar la controversia comercial. Sin embargo, es evidente que la propuesta no fue del agrado de la Casa Blanca.

Alejandro Luna Arenas, socio de Santamarina + Steta, coincide en que existe una “buena posibilidad” de que México se vea obligado a llegar a un panel arbitral para defender el decreto presidencial frente a EE UU. El experto detalla que el principal argumento de la parte estadounidense recae en que México tomó una medida fitosanitaria sin seguir el procedimiento que establece el TMEC y que ordena a sus firmantes a sustentar cualquier medida en un análisis de riesgo con sustento científico. Para el analista, la ampliación propuesta por el Gobierno de México no fue una solución satisfactoria para la Casa Blanca porque solo supone postergar una controversia futura y heredarla a la próxima Administración.

Luna Arenas también señala que ante el reciente fallo en contra de EE UU por las reglas de origen del sector automotor, puede ser ahora un factor que juegue a favor en caso de que comience un nuevo panel de controversias por el maíz. “La gente en la Secretaría de Economía tiene muy consciente este factor, habrá que ver si existe la voluntad política para llegar a una resolución”, concluye.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


20 − 8 =