El dilema de Jaime Cárdenas en el Indep: Renunciar u obedecer al presidente y violar la ley

Para evitar ir a la cárcel por cumplir una orden del presidente Andrés Manuel López Obrador, la cual implicaba cometer actos ilegales, Jaime Cárdenas decidió renunciar al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep).

Tras la imposibilidad de cobrar un cheque por 2 mil millones de pesos que la FGR entregó para la rifa del avión presidencial –dinero que se tuvo que devolver al Infonavit–, López Obrador ordenó al entonces director del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, Jaime Cárdenas, reponer ese dinero “de donde fuera”. Éste así lo hizo. Echó mano incluso del decomisado al narco. Pero el presidente quería más. Ante el riesgo de incurrir en actos ilegales y terminar en la cárcel, Cárdenas renunció. En entrevista con Proceso ofrece detalles de aquellos hechos que derivaron en su salida del Indep y en el enojo presidencial.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Para evitar ir a la cárcel por cumplir una orden del presidente Andrés Manuel López Obrador –la cual implicaba cometer actos ilegales–, Jaime Cárdenas decidió renunciar al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep) el 22 de septiembre de 2020, apenas cuatro meses después de su ingreso.

Cárdenas Gracia asumió la dirección del Indep el 2 de junio de 2020, en medio de presiones para conseguir, por cualquier medio, recursos para que se llevara a cabo lo que se denominó “sorteo del avión presidencial”, maniobras que iniciaron cuatro meses antes de su llegada.

El 10 de febrero de 2020 el presidente exhibió, como un gran triunfo, el cheque por 2 mil millones de pesos que le entregó el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, y aseguró que serían para pagar los premios de la rifa del avión presidencial, sorteo que repartió dinero en efectivo, pero no la aeronave, que hasta ahora sigue sin poder venderse.

“Ese dinero nunca se usó (…) El Indep legalmente no podía usar el dinero si no es un bien decomisado, abandonado, extinto o asegurado y ese cheque no estaba en ninguna de las cuatro categorías”, señala a Proceso Cárdenas Gracia.

Esos 2 mil millones de pesos, que presumieron López Obrador y Gertz Manero, fueron “recuperados” bajo la frase del “combate a la corrupción” y estaban relacionados con un acuerdo de indemnización por terminar un contrato de manera anticipada entre el Infonavit y empresarios inmobiliarios: los hermanos Max y André El Mann y los también hermanos Rafael y Teófilo Zaga Tawil, este último preso en el penal del Altiplano, acusado de obtener fondos ilegalmente del instituto de vivienda.

Esa entrega de recursos, que mereció aplausos por parte del jefe del Ejecutivo ante los medios de comunicación, estaba plagada de irregularidades: la primera, que el dinero ni siquiera estaba en poder de la FGR a la hora que se presentó en la conferencia matutina en Palacio Nacional. Gertz Manero y López Obrador posaron sonrientes para la foto, sosteniendo un cheque sin fondos.

La orden presidencial

La orden de utilizar el dinero para cubrir los premios de la rifa del avión presidencial fue responsabilidad del antecesor de Cárdenas, Ricardo Rodríguez, pero ninguno de los dos pudo disponer de ese dinero, por lo que se tuvo que regresar al Infonavit ante las irregularidades en el proceso.

El fracaso en la entrega del cheque de la FGR para la rifa y su devolución al Infonavit provocó que el presidente pidiera a Cárdenas reponer esos 2 mil millones de pesos “de donde fuera”, pues el director del Indep ya había dicho que no se podía disponer de ellos.

“No puedes usar ese dinero del Infonavit, pues entonces ahora búscalo y encuéntralo”, fue la instrucción tajante de López Obrador.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


one × one =