Día de Muertos Maya: Hanal Pixán

ESPECIAL | México Desconocido

Con el Paseo de las Ánimas arrancó el Hanal Pixán, Día de Muertos Maya. Además de la procesión, se llevan a cabo presentación de los altares y otras actividades. Te damos el reporte de esta celebración tan peculiar.

Hugo Borges

Con el sonido de los caracoles, tambores y ocarinas el chamán maya anuncia la llegada de las ánimas desde las profundidades del Xibalbá o desde las ramas del ancestral árbol de ceiba. Así comienza el Día de Muertos maya, que encierra una expresión cultural peculiar en el suroeste del país.

 

Paseo de las Ánimas

Esta es la noche en donde los difuntos en un haz de luz y esencia vuelven de nuevo a este mundo terrenal a convivir con nosotros, los que aún no partimos. Con esta noche comienza empieza el Hanal Pixán (Día de Muertos maya). Cientos de ánimas inician un lúgubre recorrido partiendo desde el cementerio general de Mérida hasta tomar las calles de la antigua ruta hacia el antiguo camino real a Campeche.

Ataviadas con sus trajes regionales y con su silencio sepulcral invitan a los vivos a unírseles en su místico recorrido visitando las ofrendas puestas en los diversos altares. Entre un gran respeto y contemplación avanzan con paso cansino los niños, hombres y mujeres que llevan entre sus manos una vela que les ayuda para iluminar su camino como si fuera su propia alma, encendida por la emoción de recordar aquellos instantes de cuando estaban vivos.

Es así como este cortejo fúnebre llega a su fin en el antiguo parque de San Juan. El simbolismo de este paseo que cada año se realiza en esta ciudad refleja las tradiciones orales y culturales heredadas de ancianos a niños, en donde se mezclan las leyendas prehispánicas con las épicas historias de aquellos navegantes venidos desde la antigua España, un sincretismo que parece desafiar al tiempo y que los yucatecos adoptamos dentro de estos espirituales días en las misteriosas tierras del Mayab.

El sábado, muestra de altares

Más de 100 altares se disponen en la Plaza Grande de Mérida. Hanal Pixán quiere decir en maya “comida de las almas”. Con un diseño decoroso, los altares brillan en el diálogo que se establece entre los que aún no pasamos a la otra vida.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


5 × three =