Derrotan a Ministra pro AMLO para presidencia de Sala

Cd. de México (Reforma).- Loretta Ortiz Ahlf, Ministra nominada a la Suprema Corte de Justicia por el Presidente Andrés Manuel López Orador, fue derrotada hoy en la elección para presidir la Segunda Sala del máximo tribunal durante los siguientes dos años.

Por tres votos contra dos, la Sala eligió como presidente para los próximos dos años al Ministro Alberto Pérez Dayán, designado en 2012 por Felipe Calderón, quien ya la había encabezado en el periodo 2015-2016.

La expectativa desde el año pasado, era que Ortiz encabezaría la Sala, pues ingresó a la Corte apenas en enero de 2022, y por tradición, esos puestos se asignan a ministros o ministras que no los han ocupado previamente.

La votación fue por cédula secreta, en una escena sin precedentes para una elección de Sala, que siempre han sido en votación económica a mano alzada.

Fuentes consultadas informaron que Javier Láynez y Yasmín Esquivel apoyaron a Pérez Dayán, mientras que solo Luis María Aguilar votó por Ortiz.

En la Primera Sala, el Presidente será Jorge Pardo Rebolledo, quien también había encabezado la Sala previamente.

Pardo y Pérez Dayán, ambos jueces federales de carrera, sustituyen a Margarita Ríos-Farjat y Yasmín Esquivel, respectivamente, quienes encabezaron las salas en el primer periodo de dos años en que ambas fueron presididas por mujeres.

Es la última vez que Pardo y Pérez Dayán presidirán las Salas, pues el primero se retira en noviembre de 2027, mientras que el segundo terminará su periodo en la Corte en febrero de 2026.

Arturo Zaldívar, quien terminó su Presidencia el 31 de diciembre, volvió a la Primera Sala, a la que estuvo adscrito desde su llegada a la Corte a finales de 2009, y en la cual reemplazará a la nueva Presidenta del máximo tribunal, Norma Piña.

Las salas, cada una integrada por cinco ministros y ministras, reiniciarán sus sesiones el miércoles 11 de enero. La Primera, especializada en asuntos civiles y penales, mientras que la Segunda se concentra en materia administrativa y laboral.

A estas alturas, las Salas son las que despachan la inmensa mayoría de los asuntos que llegan a la Corte, sobre todo amparos en todas sus modalidades, contradicciones de criterios y solicitudes de ejercicio de la facultad de atracción.

La reforma judicial de 2021, que quitó a la Corte la obligación de revisar varios asuntos menores, ha tenido el efecto inicial de reducir la carga de trabajo de las salas, a las que en 2022 ingresaron 2 mil 589 nuevos expedientes, 11.7 por ciento menos que en 2021, año en el que la actividad judicial todavía fue afectada por la pandemia.

Los pendientes para 2023 son menos de 500, la mayoría en la Primera Sala, el rezago más bajo de que se tiene registro, derivado de la eliminación de los recursos de reclamación, y el envío a otras instancias de las inconformidades y revisiones contra concursos del Consejo de la Judicatura Federal.

Pero registros de la Corte indican que hay otros asuntos que aumentaron en 2022, como las contradicciones entre tribunales colegiados, que pasaron de 361 a 429, los amparos en revisión, de 567 a 671, y las solicitudes de atracción, de 623 a 752, lo que, de mantenerse, podría llevar a que en 2023 la carga de trabajo vuelva a crecer.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


seven + 14 =