De la invasión a la retirada de Jersón: esto ha pasado entre Rusia y Ucrania

MILENIO.- La invasión rusa de Ucrania dejó miles de muertos y tuvo repercusiones en todo el mundo, desde su inicio hace casi nueve meses hasta el anuncio este miércoles del repliegue de las tropas rusas de la ciudad de Jersón, la única capital regional que habían conseguido conquistar.

Comienzo de la invasión

El 24 de febrero, el presidente ruso, Vladimir Putin, anuncia una “operación militar” en Ucrania para defender a las “repúblicas” separatistas prorrusas del este de ese país, cuyas independencias había reconocido tres días antes.

Putin exige que Crimea, anexada por Rusia en 2014, sea reconocida por Ucrania como territorio ruso. También reclama la “desnazificación” del gobierno ucraniano, que Ucrania tenga un “estatus neutral” y garantías de que nunca entrará en la OTAN.

La Unión Europea (UE) informa que financiará la compra y entrega de armas a Ucrania. Estados Unidos anuncia miles de millones de dólares de ayuda militar. Occidente comienza a aplicar sanciones económicas cada vez más duras contra Rusia.

El 28 de febrero se celebran las primeras negociaciones entre Rusia y Ucrania.

Pero el 3 de marzo, los rusos se apoderan de una gran ciudad, Jersón (sur), en una zona clave para la agricultura ucraniana y estratégica porque limita con Crimea.

Resistencia en Kiev y horror en Bucha

El ejército ruso trata de rodear Kiev, la capital, pero topa con una feroz resistencia.

El 2 de abril, Ucrania anuncia que recuperó el control de la región. Moscú centra entonces su ofensiva en el sur y en la cuenca del Donbás, bajo control parcial de los separatistas prorrusos desde 2014.

Tras la retirada de los rusos, se descubren decenas de cadáveres de civiles en Bucha y otras localidades cercanas a Kiev. La Corte Penal Internacional (CPI) abre una investigación.

Conquista de Mariúpol

Desde el inicio de la ofensiva, el ejército ruso asedió Mariúpol (sureste), un puerto estratégico a orillas del mar de Azov que permite la conexión de Crimea con las zonas separatistas del Donbás.

Unos 2 mil 500 combatientes ucranianos, atrincherados en la acería Azovstal junto a un millar de civiles, resistieron hasta mediados de mayo.

Batalla del Donbás

En junio, Rusia se apodera de la ciudad de Severodonetsk, en la cuenca minera del Donbás, después de una de las batallas más sangrientas de la guerra, y poco después conquista Lysychansk.

Ucrania solicita más armas a sus aliados occidentales.

Bloqueo de cereales y guerra del gas

El 22 de julio, Rusia y Ucrania sellan un acuerdo para reanudar la exportación de cereales, bajo los auspicios de la ONU y con mediación de Turquía, en un intento de aliviar una crisis alimentaria mundial causada por el bloqueo de toneladas de granos en los puertos ucranianos.

Las exportaciones de gas ruso hacia Europa se reducen. Los países occidentales acusan a Rusia de usar el suministro de energía como “arma” en respuesta a las sanciones.

Gazprom también interrumpió las entregas a varios clientes europeos que se negaron a pagar en rublos.

Desde fines de septiembre, los gasoductos Nord Stream, que conectan Rusia y Alemania, se ven afectados por misteriosas fugas en el mar Báltico, dejando sospechas de actos de sabotaje.

Contraofensiva en el sur

En agosto, las fuerzas ucranianas lanzan una contraofensiva para recuperar el control de Jersón y su región.

Según Kiev, decenas de aldeas fueron recuperadas, la infraestructura y los puentes estratégicos sobre el Dniéper destruidos, desorganizando el abastecimiento de los rusos.

Amenaza nuclear

Desde inicios de agosto, ambos beligerantes se acusan mutuamente de bombardear la central nuclear de Zaporiyia (sur), la mayor de Europa, ocupada por los rusos desde marzo.

Avance en Ucrania

A principios de septiembre, Kiev lanzó un ataque sorpresa en la región de Járkov (este).

El 11, Kiev reivindica la reconquista de ciudades estratégicas como Kupiansk e Izium, donde se encuentran centenares de tumbas sumarias.

Movilización parcial y anexiones

El 21 de septiembre, Putin anuncia una “movilización parcial” de los rusos en edad de combatir (300 mil reservistas llamados), desencadenando manifestaciones y una huida de miles de hombres al extranjero.

El presidente ruso amenaza con utilizar armas nucleares para defender a Rusia frente a Occidente, al que acusa de querer “destruir” su país.

Del 23 al 27 de septiembre, las autoridades instaladas por Moscú en cuatro regiones ucranianas (Lugansk, Donetsk, Jersón y Zaporiya) organizan “referendos” de anexión a Rusia, calificados de “simulacro” por Kiev y los occidentales.

El 30 de septiembre, Putin ratifica oficialmente la anexión por Rusia de estos territorios.

Ataques contra infraestructuras energéticas

El 8 de octubre se produce una explosión en el puente que conecta Crimea con Rusia y causa importante daños.

Putin acusa a los servicios secretos ucranianos.

El 10 de octubre, las fuerzas rusas efectúan bombardeos masivos contra ciudades de toda Ucrania, incluida Kiev. Los ataques apuntan sobre todo a infraestructuras energéticas y dejan a millones de personas sin electricidad.

Retirada de Jersón

El 9 de noviembre, Moscú ordena que sus tropas se retiren de la ciudad de Jersón ante el avance de las fuerzas ucranianas.

La medida se toma días después de que Rusia afirmara que había terminado de evacuar a decenas de miles de civiles de esa región hacia territorios bajo su control. Ucrania denuncia ese operativo como una “deportación”.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


1 × four =