Cuatro factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir COVID prolongado

INFOBAE.- Un equipo de investigadores que siguió a más de 200 pacientes durante dos o tres meses después de su diagnóstico de coronavirus, identificó factores biológicos que podrían ayudar a predecir la aparición de síntomas duraderos de la enfermedad.

Es uno de tantos misterios sobre el COVID prolongado, también conocido comolong COVID: ¿quién es más propenso a desarrollarlo? ¿Algunas personas son más propensas que otras a experimentar síntomas físicos, neurológicos o cognitivos que pueden surgir o persistir meses después de que sus infecciones por coronavirus hayan desaparecido?

Ahora, un equipo de investigadores que siguió a más de 200 pacientes durante dos o tres meses después de su diagnóstico de COVID-19 informa que identificó factores biológicos que podrían ayudar a predecir si una persona desarrollará covid por mucho tiempo.

El estudio, publicado por la revista Cell, encontró cuatro factores que podrían identificarse temprano en la infección por coronavirus de una persona que parecían correlacionarse con un mayor riesgo de tener síntomas duraderos semanas después.

Los investigadores dijeron que habían encontrado que había una asociación entre estos factores y el COVID prolongado (que se conoce con el nombre médico de secuelas post-agudas de COVID-19, o PASC), ya sea que la infección inicial fuera grave o leve. Según los expertos, los hallazgos podrían sugerir formas de prevenir o tratar algunos casos de COVID prolongado, incluida la posibilidad de administrar medicamentos antivirales a las personas poco después de que se haya diagnosticado una infección.

“Es el primer intento real y sólido de encontrar algunos mecanismos biológicos para el COVID prolongado”, dijo en diálogo con The New York Times el doctor Steven Deeks, profesor de medicina de la Universidad de California en San Francisco, que no participó en el estudio. Él y otros expertos, junto con los propios autores del estudio, advirtieron que los hallazgos eran exploratorios y tendrían que ser verificados por una investigación mucho mayor.Según los expertos, los hallazgos podrían sugerir formas de prevenir o tratar algunos casos de COVID prolongado, incluida la posibilidad de administrar medicamentos antivirales a las personas poco después de que se haya diagnosticado una infección (REUTERS)Según los expertos, los hallazgos podrían sugerir formas de prevenir o tratar algunos casos de COVID prolongado, incluida la posibilidad de administrar medicamentos antivirales a las personas poco después de que se haya diagnosticado una infección (REUTERS)

Aún así, Deeks sostuvo: “Han identificado estos cuatro factores principales. Cada uno es biológicamente plausible, consistente con las teorías que otras personas están siguiendo y, lo que es más importante, cada uno es procesable. Si estas vías se confirman, nosotros, como médicos, podemos diseñar intervenciones para mejorar a las personas. Ese es el mensaje para llevar a casa”.

Uno de los cuatro factoresque identificaron los investigadores es el nivel de ARN del coronavirus en la sangre al principio de la infección, un indicador de la carga viral. Otro es la presencia de ciertos autoanticuerpos, anticuerpos que atacan por error los tejidos del cuerpo como lo hacen en condiciones como el lupus y la artritis reumatoide. Un tercer factor es la reactivación del virus de Epstein-Barr, un virus que infecta a la mayoría de las personas, a menudo cuando son jóvenes, y luego se vuelve latente.

El factor final es tener diabetes tipo 2,aunque los investigadores y otros expertos dijeron que en estudios con un mayor número de pacientes, podría resultar que la diabetes sea solo una de varias afecciones médicas que aumentan el riesgo de un COVID prolongado.

“Creo que esta investigación enfatiza la importancia de realizar mediciones al principio del curso de la enfermedad para descubrir cómo tratar a los pacientes, incluso si todavía no sabemos cómo vamos a utilizar toda esa información”, subrayó Jim Heath, investigador principal del estudio y presidente del Instituto de Biología de Sistemas, una organización de investigación biomédica sin fines de lucro en Seattle.

“Una vez que podamos medir algo, entonces podremos comenzar a hacer algo al respecto”, remarcó Heath, y agregó: “Hicimos este análisis porque sabemos que los pacientes acudirán a los médicos y dirán que están cansados todo el tiempo o lo que sea, y el médico simplemente les dice que duerman más. Eso no es muy útil. Entonces, queríamos tener una forma de cuantificar y decir que en realidad hay algo mal con estos pacientes”.Uno de los cuatro factores que identificaron los investigadores es el nivel de ARN del coronavirus en la sangre al principio de la infección, un indicador de la carga viral (REUTERS)Uno de los cuatro factores que identificaron los investigadores es el nivel de ARN del coronavirus en la sangre al principio de la infección, un indicador de la carga viral (REUTERS)

El complejo estudio tuvo varios componentes e involucró a docenas de investigadores en varias universidades y centros, incluido el Instituto de Biología de Sistemas, la Universidad de Washington y el Centro Médico Sueco en Seattle, donde el autor médico principal del estudio, el doctor Jason Goldman, es especialista en enfermedades infecciosas.

El grupo principal de pacientes incluyó a 209 personas, de 18 a 89 años, que se infectaron con el coronavirus durante 2020 o principios de 2021 y fueron atendidos en el Centro Médico Sueco o en una clínica afiliada. Muchos fueron hospitalizados por sus infecciones iniciales, pero algunos fueron vistos solo como pacientes ambulatorios. Los investigadores analizaron muestras de sangre y nasales cuando los pacientes fueron diagnosticados, durante la fase aguda de sus infecciones y dos o tres meses después.

“Encuestaron a los pacientes sobre 20 síntomas asociados con ellong COVID,que incluyen fatiga, niebla mental y dificultad para respirar, y corroboraron esos informes con registros de salud electrónicos”, destacó Heath. Según el especialista, el 37% de los pacientes habían informado tres o más síntomas de COVID prolongado dos o tres meses después de la infección. Otro 24% reportó uno o dos síntomas, y el 39% no reportó síntomas. De los pacientes que reportaron tres o más síntomas, el 95% tenía uno o más de los cuatro factores biológicos identificados en el estudio cuando fueron diagnosticados con COVID-19″.

“El factor más influyente parecía ser los autoanticuerpos, que se asociaron con dos tercios de los casos de long COVID”, indicó Heath. “Cada uno de los otros tres factores apareció en aproximadamente un tercio de los casos -continuó, y hubo una superposición considerable, con varios factores identificados en algunos pacientes”.“El factor más influyente parecía ser los autoanticuerpos, que se asociaron con dos tercios de los casos de long COVID” (Getty Images)“El factor más influyente parecía ser los autoanticuerpos, que se asociaron con dos tercios de los casos de long COVID” (Getty Images)

Los investigadores corroboraron algunos de sus hallazgos en un grupo separado de 100 pacientes, muchos con infecciones iniciales leves, a partir de una investigación dirigida por la doctora Helen Chu de la Universidad de Washington. Los investigadores también compararon sus resultados con datos de 457 personas sanas. “El estudio es grande y completo y es un gran recurso para la comunidad que estudia el COVID prolongado”, remarcó Akiko Iwasaki, inmunóloga de Yale, que no participó en la investigación.

Por su parte, Avindra Nath, quien es jefe de la sección de infecciones del sistema nervioso en el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares y no participó en el estudio, dijo que el estudio estaba bien diseñado pero señaló varias debilidades, incluido el hecho de que los pacientes habían sido seguido durante sólo dos o tres meses. “Este podría ser un período de tiempo demasiado corto”, explicó. “Algunos podrían mejorar espontáneamente con el tiempo”.

En la misma línea, Iwasaki anotó que el 71% de los pacientes del grupo primario habían sido hospitalizados, lo que limitaba la posibilidad de concluir que los factores biológicos eran igualmente relevantes para las personas con infecciones iniciales leves.

Una conclusión persuasiva, dijeron varios expertos, fue la sugerencia de que debido a que los pacientes con cargas virales altas al principio a menudo desarrollaron un COVID prolongado, administrar antivirales a las personas poco después del diagnóstico podría ayudar a prevenir los síntomas a largo plazo. “Cuanto más rápido se pueda eliminar el virus, menor será la probabilidad de desarrollar un virus persistente o autoinmunidad, lo que puede provocar un covid prolongado”, manifestó Iwasaki.

“Que algunos pacientes hayan reactivado el virus de Epstein-Barr también tiene sentido -dijo Nath-, porque otras enfermedades han vuelto a despertar ese virus, y su reactivación se ha relacionado con afecciones como el síndrome de fatiga crónica, al que se asemejan algunos casos de long COVID, y la esclerosis múltiple”. Para ellos, el doctor Deeks destacó que podría ser posible administrar antivirales o inmunoterapia.Hubo otros hallazgos intrigantes que, según los expertos, necesitaban más justificación (Getty Images)Hubo otros hallazgos intrigantes que, según los expertos, necesitaban más justificación (Getty Images)

Hubo otros hallazgos intrigantes que, según los expertos, necesitaban más justificación. Una fue la sugerencia de que debido a que las personas con problemas respiratorios persistentes tenían niveles bajos de cortisol, la hormona del estrés, podrían beneficiarse de la terapia de reemplazo de cortisol, que según Heath, algunos médicos ya están probando.

En otro hallazgo que dijo que podría proporcionar una forma de documentar que los síntomas neurológicos de los pacientes fueron el resultado de un long COVID, la sangre de las personas con problemas neurológicos persistentes contenía niveles elevados de proteínas asociadas con ritmos circadianos interrumpidos y ciclos de sueño/vigilia.

Otra teoría que surgió de su estudio fue que los pacientes con niveles más altos de autoanticuerpos tienen niveles más bajos de anticuerpos protectores contra el coronavirus, posiblemente haciéndolos más vulnerables a la reinfección. Para Deeks, los niveles más bajos de anticuerpos protectores también podrían ser una vía que conduzca a síntomas a largo plazo. “Si una persona no tiene una buena respuesta de anticuerpos, no elimina el virus; tiene más virus alrededor, y eso conduce a un COVID-19 más largo”, dijo.

Aún así, el especialista concluyó que, en general, la investigación había demostrado que los cuatro factores biológicos se cruzaban y se superponían, lo que sugiere que podría haber formas relativamente sencillas de prevenir el COVID prolongado desde el principio. Meses después, “todos estos síntomas vagos son tan difíciles de rastrear, porque hemos perdido esa información, pero si miramos hacia atrás cuando esos síntomas se desencadenaron por primera vez, en realidad parece que es manejable”.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


14 − fourteen =