Cuatro años de promesas incumplidas: Aumento de la pobreza, reflejo de una política social regresiva

De acuerdo con proyecciones de la Cepal, México cerrará 2022 con alrededor de 35.4% de su población en pobreza, porcentaje similar al que dejó Enrique Peña Nieto en su último año de gobierno, lo que lo ubica como el segundo país más pobre de América Latina, sólo detrás de Honduras.

De acuerdo con proyecciones de la Cepal, México cerrará 2022 con alrededor de 35.4% de su población en pobreza, porcentaje similar al que dejó Enrique Peña Nieto en su último año de gobierno, lo que lo ubica como el segundo país más pobre de América Latina, sólo detrás de Honduras. Para el analista Máximo Jaramillo-Molina, esos datos evidencian “una continuidad neoliberal”.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).–A cuatro años de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha hecho de su lema emblemático, “por el bien todos, primero los pobres”, una frase de discurso que no se traduce en mejores condiciones de vida para 45 millones de mexicanos cuyas necesidades básicas están insatisfechas.

Según proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) divulgadas el jueves 24 por el secretario ejecutivo del organismo, José Manuel Salazar-Xirinachs, México cerrará este año con una pobreza de alrededor de 35.4%, porcentaje similar al que dejó en 2018 Enrique Peña Nieto en su último año de gobierno.

Esto significa que, a lo largo de la administración de López Obrador, quien cumplirá cuatro años en el cargo el próximo 1 de diciembre, el número de pobres no se ha reducido, sino que ha aumentado en casi 1 millón de personas –pasó de 44 a 45 millones– como resultado del crecimiento demográfico. 

En el Panorama Social 2022 de la Cepal, presentado el jueves 24 por Salazar-Xirinachs, México aparece incluso como el segundo país más pobre de América Latina, sólo detrás de Honduras, donde la pobreza llegó a 52.3%, según mediciones del organismo regional.

En ese estudio, Bolivia, gobernado por el izquierdista Luis Arce, figura como un país que tiene una pobreza de 29%, casi dos puntos menor que la que registraba antes de la pandemia del covid-19 y más de seis puntos por debajo de la que tiene México.

De acuerdo con los datos de la Cepal, la pobreza en México llegó en 2020 a 37.4% y a 9.2% la pobreza extrema, lo que implicó un aumento de casi dos puntos en ambos indicadores con respecto a 2018. En 2022 se volvería a los niveles prepandemia, según proyecta el organismo regional.

El economista y cofundador del Instituto de Estudios sobre Desigualdad, Máximo Jaramillo-Molina, dice a Proceso que los malos resultados de López Obrador en materia de combate a la pobreza obedecen a una política social regresiva “y más neoliberal” que la de sus antecesores, en la que aumentaron los subsidios a los ricos y bajaron las transferencias a los hogares más vulnerables.

De acuerdo con el doctor en sociología de El Colegio de México, López Obrador incluso destina menos recursos que Peña Nieto, en términos proporcionales al Producto Interno Bruto (PIB), en el financiamiento de programas sociales.

Según un estudio de Jaramillo-Molina basado en datos del presupuesto aprobado por el Congreso, el financiamiento de los programas sociales del gobierno federal durante los primeros cuatro años de Peña Nieto fue equivalente a 5.07% del PIB, mientras que en los primeros cuatro años de López Obrador el porcentaje bajó a 4.45%.

Este año los programas sociales del gobierno llegaron a 4.7% del PIB y el investigador estima que en 2023 llegarán a alrededor de 5%, porcentaje menor que el que registró Peña Nieto en sus tres primeros años de gestión.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


fourteen + 20 =