Cuáles fueron las últimas palabras de Porfirio Díaz cuando salió exiliado de México

INFOBAE.- El expresidente salió del puerto de Veracruz en 1911 para exiliarse en París, Francia, hasta su muerte, en 1915.

Porfirio Díaz Mori ha sido, sin duda, uno de los personajes históricos más controversiales de México. Y es que el expresidente, que duró más de 30 años en el poder, en un principio fue un héroe, pues luchó contra los invasores franceses y contra el Imperio de Maximiliano a favor de Benito Juárez y su gobierno republicano.

Sin embargo, años más tarde, tras llegar a la presidencia, se convirtió en un dictador que no quiso dejar el poder y que provocó una severa desigualdad en la sociedad mexicana de la época. Esto trajo un descontento social que años más tarde terminarían con el estallido de la Revolución Mexicana, uno de los movimientos armados del país más representativos.

En una primera etapa, este movimiento buscaba la renuncia de Porfirio Díaz al poder, y que Francisco I. Madero subiera a la presidencia. Y se logró. El 20 de noviembre de 1910 estalló la Revolución en el país.

Con la avanzada de las fuerzas revolucionarias maderistas, Porfirio Díaz se vio en la obligación de aceptar su derrota. La presidencia debía ser renovada a pesar de su obstinación por un nuevo personaje para poder calmar la furia de los mexicanos que no estaban a su favor. Por eso el 25 de mayo de 1911 presentó su carta de renuncia.El expresidente renunció a su cargo en mayo de 1911. (Foto: Gettyimages)El expresidente renunció a su cargo en mayo de 1911. (Foto: Gettyimages)

La situación no fue sencilla para Díaz debido a que el día 24 de mayo una multitud enardecida se presentó frente a su domicilio en la calle de Cadena no. 8 (actualmente la calle de Venustiano Carranza) después de causar disturbios desde Palacio Nacional. Militares cercaron la calle e intentaron mantener a raya a los insurrectos. Sin embargo, para Díaz fue obvio que esto no sería posible hasta que abandonara la presidencia.

Tras la renuncia y temiendo que la situación del 24 se repitiese, se retiró de su hogar la madrugada del 26 con la ayuda de varios vehículos que lo llevaron junto con su familia, servidumbre y varios baúles hacia San Lázaro y de ahí pudiera partir a Veracruz escoltado por el general Victoriano Huerta. Ahí partiría al exilio hacia París, Francia, en donde años más tarde, en 1915, moriría.

Durante el trayecto en tren hubo un pequeño retraso debido a que una cuadrilla de bandoleros intentó hacerse del transporte. Sin embargo, fueron repelidos por Huerta y sus hombres sin mayor contratiempo. Fuera de eso, no hubo ningún otro problema que los retuviera. Una vez en Veracruz, se despidió de su escolta.PUBLICIDAD

Al respecto, cuando Victoriano Huerta tomó las riendas del país, el escritor Federico Gamboa fue a visitar a Díaz en Francia. Cuando habló del militar con Díaz, escribió que “no le disgusta Huerta, en términos generales”.

Antes de partir a Francia, el expresidente dio un pequeño discurso. Fotos:
Twitter/@0skar_sa

Antes de partir a Francia, el expresidente dio un pequeño discurso. Fotos: Twitter/@0skar_sa

Los renombrados huéspedes estuvieron durante 5 días en el puerto recibiendo todo tipo de visitas, hasta del mismo gobernador del estado, en la casa de Sir Weetman Pearson. En el puerto se presentaron varios miembros del gobierno del estado junto con militares que se despidieron del exmandatario con cariño y respeto.

Un millar de personas de diversas clases fueron al puerto para ver, aunque fuera de reojo, al viejo héroe de la Intervención Francesa, aquel que recuperó la Ciudad de México, el héroe de Puebla. El hombre que en algún momento se pronunció en contra de las reelecciones de sus antiguos camaradas Benito Juárez y Sebastián Lerdo de Tejada, a la que irónicamente terminó recurriendo para perpetuarse en el poder.

A las 5 y media de la tarde se dirigió a la escalinata del buque que lo llevaría hasta el continente europeo rodeado de una valla militar que le hizo los honores correspondientes. El director de la compañía Hamburg Amerika Line a la cual pertenecía el barco contactó al presidente para ofrecerle ayuda en su partida del país dándole gratis el flete. De este modo abordó el buque Ypirangacon algunas personas de su sequito y se despidió de la concurrencia.

Pronunció un breve discurso en el que agradeció al pueblo de Veracruz por darle tan buen recibimiento: “Al retirarme guardo este recuerdo en lo más íntimo de mi corazón y no se apartará de él mientras yo viva”. Mientras abordaba el buque resonaron 21 cañonazos que se dispararon al aire desde el fuerte de San Juan de Ulúa. Posteriormente una banda militar tocó el himno nacional.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


ten + 16 =