Costo de MIA para tramo 5 Norte del Tren Maya es “confidencial”: Fonatur

EL UNIVERSAL.- Durante la Reunión Pública de Información organizada por la Semarnat para presentar el Tramo 5 Norte del Tren Maya, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) se negó a dar a conocer el monto de recursos públicos destinados para la elaboración de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto, bajo el argumento de que existe “una cláusula de confidencialidad”. 

  La reunión se realizó este jueves en la ciudad de Cancún, como parte del proceso de consulta pública del proyecto, sometido a evaluación desde el 15 de julio pasado. 

 Fonatur Tren Maya fue insistentemente cuestionado sobre la violación a la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), al haber iniciado el desmonte de la selva en el tramo de Cancún a Playa del Carmen, sin haber obtenido la autorización de impacto ambiental. 

  Ante ello, molesto, Rafael Villegas Patraca, del Fonatur-Tren Maya, justificó la violación al Procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental (PEIA), señalando que cuando elaboraron y presentaron la MIA, no habían iniciado los trabajos en el tramo. 

Andrea fue por ropa al Centro del CDMX, le sembraron droga, la tocaron y jamas fue presentada ante un juez

Los estudios iniciaron desde abril de 2021 –cuando el tramo estaba en la carretera 307, no en donde se desarrolla ahora– y la MIA se presentó el 15 de julio del 2022. 

  Otra pregunta recurrente entre las y los asistentes al evento, fue si Fonatur Tren Maya contaba o no con el cambio de uso del suelo en terrenos forestales.  

  Villegas Patraca, primero quiso eludir la respuesta, pero fue increpado por algunas personas participantes.  

  Después, dijo que no era tema de la MIA y, por tanto, de la Reunión Pública, pero Carlos Llorents, también por el Fonatur-Tren Maya, terminó admitiendo que no se cuenta tampoco con esa autorización, ni se ha concluido con el Estudio Técnico Justificativo (ETJ) para evaluación de la autoridad, porque el proyecto “va por etapas”. 

  Ante ello, activistas y abogadas asistentes reiteraron que hay una ilegal actuación del Fonatur, debido a que las obras siguen en marcha, sin haber obtenido las autorizaciones correspondientes. 

  La presidenta del Grupo Ecologista del Mayab (GEMA), Araceli Domínguez, tomó la palabra para pedir a las y los funcionarios de la Semarnat, que realicen una visita al sitio por donde corre el Tramo 5 Norte, para constatar lo que se ha difundido copiosamente en videos subidos a redes sociales, es decir, la devastación de la selva para obras no autorizadas. 

  La ambientalista subrayó que no hay impactos qué mitigar, porque el desmonte de selva ya está ocurriendo. 

  Carlos Llorents invocó la autorización provisional expedida por la Semarnat, basada en el Acuerdo presidencial del 22 de noviembre de 2021, que ha sido impugnado por su probable inconstitucionalidad. 

  A Villegas Patraca se le preguntó si respetarán las suspensiones judiciales otorgadas recientemente por el Juzgado Primero de Distrito 1 radicado en Mérida, Yucatán, para el Tramo 5 Norte, o si incurrirán en desacato como sucedió con el Tramo 5 Sur, pero el funcionario eludió responder, pues consideró que no era tema de la reunión pública. 

AMLO. “No van a poder detenernos”; rechaza presiones a jueces en suspensiones contra Tren Maya

La dinámica y presentación 

 Al iniciar el evento, a las 9 horas, por la Semarnat, José Luis Juan Bravo Soto explicó que esta Reunión no es para votar sobre si el proyecto va o no; que no es una asamblea ejidal, ni una consulta pública, ni una sesión de acuerdos, sino un espacio previsto por la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA) para informar sobre las obras. 

  El funcionario detalló la dinámica, con dos horas para que Fonatur Tren Maya expusiera las características ambientales, técnicas y jurídicas del proyecto; con espacio de dos horas para preguntas y respuestas por parte de las personas asistentes; y tiempo para escuchar las ponencias de las 10 personas que se inscribieron para dar a conocer sus observaciones. 

  Efraín Olivares Lira, del Fonatur Tren Maya, recordó que el proyecto en general, abarca mil 554 kilómetros de longitud en Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, de los cuales, 694 kilómetros van sobre una vía sencilla y la longitud restante sobre doble vía electrificada. 

  Con su realización, justificó, el sureste quedará integrado a puertos del Golfo de México y del Pacifico, a puertos fronterizos con Estados Unidos y se abre una ventana hacia Centroamérica. 

  Carlos Eduardo Santaella Maldonado manifestó que de la longitud total del Tren Maya, el Tramo 5 Norte –a que se refiere esta Reunión Pública de Información– abarca 43.5 kilómetros que van de Cancún a Playa del Carmen, con una estación intermedia en Puerto Morelos. 

¿Cuánta dinero ganarán las Selecciones en la Copa del Mundo de Qatar 2022?

Detalló que el tren correrá por una vía electrificada concatenada, que será un tren mixto, que el componente de carga será sustentado por “electrificación concatenaria” y que la terracería será utilizada para alojar los cuerpos del ferrocarril. 

  De las 340 hectáreas que abarca el proyecto, 261 corren por el derecho de vía y 292 se verán afectadas por cambio de uso del suelo. La base de mantenimiento se ubicará en el municipio de Solidaridad y habrá una estación en Puerto Morelos. Se habilitarán además 60 pasos de fauna. 

  Rafael Villegas Patraca abordó el tema jurídico, señalando que para el diseño del proyecto y la elaboración de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), se revisaron 13 diferentes leyes, ordenamientos ecológicos y territoriales y los Programas de Desarrollo Urbano aplicables en la zona. 

  También se revisaron convenios como Ramsar, el de Biodiversidad Biológica o la Declaración de los Derechos Indígenas, entre otros más, sin que en ninguno de los casos hubiera contraposición. 

  Para resaltar el presunto cumplimiento del marco legal, Medina afirmó que la LGEEPA, por ejemplo, “es como nuestra Biblia” y dijo que dicha ley hace que “sepamos si nos vamos a pasar un alto, qué infracción tendremos” 

  Alexandro Medina Chena, aseguró que en ninguna parte del proyecto se prevén impactos irreversibles o irremediables, ya que todos son mitigables o compensables. 

  Se contemplan 296 medidas de prevención, disminución y compensación; se tienen 31 fichas para el seguimiento, control y monitoreo ambiental y ocho programas específicos diferentes de rescate, reubicación de flora y fauna. 

  No es un proyecto que cambie la tendencia de crecimiento o impacto de la zona, ni su superficie es tan amplia. 

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


two + twenty =