China trata de evitar otra crisis de suministros tras el nuevo brote de covid-19

RT.- Las autoridades de Shenzhen y Shanghái recurren al cierre parcial de negocios locales sin afectar a las líneas de producción de importancia internacional.

El centro tecnológico chino de Shenzhen, uno de los lugares más afectados por el peor brote de covid-19 que enfrenta el país asiático, no cerrará por completo. 

Pese a las decenas de contagios diarios confirmados en lo que va de esta semana, las autoridades permitirán que las empresas reanuden su trabajo de manera “organizada” tras varios días de restricción de negocios no esenciales, según anunció este jueves un funcionario local, citado por Reuters.

Shenzhen, que se sitúa cerca de Hong Kong, reportó el miércoles 71 nuevos casos confirmados, frente a los 55 del día anterior. Se trata de un brote de ómicron relativamente pequeño según la tendencia internacional, pero esta variante casi no había afectado a la China continental y, por lo tanto, genera preocupaciones.

No obstante, las autoridades también tomaron en consideración los eventuales efectos económicos de los bloqueos estrictos, que implicarían el peligro de una nueva ronda de escasez de automóviles y dispositivos electrónicos. Asimismo, la cuarentena ordenada a los camioneros y los operadores de almacenes podría alargar drásticamente los tiempos de carga y reparto de componentes dentro del país y en el mundo.

Para mantener abiertas las líneas de producción, las empresas chinas piden a sus trabajadores que coman, duerman y trabajen de forma aislada y esterilicen las instalaciones hasta tres veces al día. Además, las pruebas del coronavirus se toman a diario.

Cerca de 17,5 millones de personas se encuentran confinadas en Shenzhen, mientras que el número total de los habitantes chinos sometidos a esta medida supera los 50 millones. 

Situación en Shanghái

Por su parte, la autoridad sanitaria de Shanghái reportó este jueves solo 8 casos de covid-19 transmitidos localmente, y más de 150 contagios asintomáticos. Se ha identificado el foco del brote: un hotel donde los viajeros entrantes pasan la cuarentena.

Ante las crecientes cifras, el Ayuntamiento instó a los residentes a no salir de la ciudad “si no es absolutamente necesario” y también pidió el cierre de bares, restaurantes y lugares de ocio en algunos distritos. La terminal de autobuses interurbanos mantiene suspendidos sus servicios desde el 13 de marzo. Por otro lado, Shanghái prometió evitar el confinamiento de la ciudad entera y, en cambio, optó por medir los niveles de riesgo barrio por barrio con el objetivo de señalar las áreas más vulnerables.

De momento, no se ha publicado un cronograma sobre la duración de las restricciones, algo que depende del progreso de la pandemia. 

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


12 − four =