Causan ‘malestar’ Universidades para el Bienestar

Cd. de México (Reforma).- Reciben puntuales las becas pero faltan salones, maestros y clases.

Los alumnos de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez (UBBJ), creadas por el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, son las únicas que garantizan en el País una beca de 2 mil 400 pesos mensuales, pero la actividad educativa es irregular.

En la sede de Juan. R. Escudero, en Guerrero, la más grande de los 145 planteles, los alumnos de nuevo ingreso de Medicina Integral y Salud Comunitaria no han podido estudiar desde el 15 agosto por falta de maestros. “No se vale porque yo ya estoy pagando una renta y estamos sin clases”, reprochó María de los Ángeles Esquivel, de 19 años.

Los del plantel Tlalpan, en la CDMX, no sólo no tienen clases sino tampoco salones. Dicha sede ha recibido 12 millones 468 mil pesos desde 2019, pero la construcción de la escuela apenas está por iniciar.

En Tlahualilo, Durango, 204 alumnos estudian la carrera de Ingeniería en Administración Agropecuaria, sin embargo, su plantel sólo es un terreno baldío, aunque ahí se han asignado 6 millones de pesos.

El Gobierno federal reporta 23 sedes universitarias aún sin terreno para sus planteles y al menos 14 en obra negra.

De 2019 a la fecha, las UBBJ han recibido 4 mil 19 millones de pesos, y para 2023 se prevé un incremento de su presupuesto en un 37 por ciento, al pasar de mil 75 millones a mil 476 millones de pesos.

Pese a la inversión no hay claridad sobre el número de estudiantes, pues mientras la página oficial reporta 37 mil 585 alumnos hasta el semestre pasado, en agosto pasado, en Armería, Colima, Raquel Sosa, coordinadora de las UBBJ, afirmó que eran 64 mil estudiantes y mil 733 maestros.

Además, los primeros egresados de estas universidades han tenido que esperar dos años para recibir sus títulos. Apenas la semana pasada se organizaron ceremonias de entrega de títulos a tres generaciones en las sedes de Calkiní, Yucatán; Comalcalco, Tabasco, y Cuauhtémoc, Ciudad de México. Los documentos sólo están firmados por Sosa y no tienen sellos de seguridad en el frente.

Las UBBJ también enfrentan una demanda de unos 200 maestros despedidos el año pasado. “Creo que ha habido un doble engaño: a los estudiantes por ofertarles la posibilidad de obtener una licenciatura y no entregarles documentos con validez oficial, y a los docentes por ofrecerles un trabajo con las prestaciones de ley”, dijo la ex profesora Silvia Arévalo.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


twenty + 15 =