Bebés y niños, los más propensos a contagiar covid-19

Investigadores aseguran que los menores de 3 años o menos son los primeros en enfermarse y más predispuestos a propagar el virus a personas de su casa.

EXCELSIOR. Aunque los niños pequeños llevan el coronavirus a casa con menos frecuencia que los adolescentes, su contacto cercano con los cuidadores puede hacer que sean más propensos a transmitirlo.

Los bebés y los niños pequeños tienen menos probabilidades de llevar el coronavirus a sus casas que los adolescentes pero, una vez que se contagian, es más probable que propaguen el virus a otras personas en sus hogares, según un nuevo estudio de gran alcance a cargo de una agencia canadiense de salud pública.

Según los expertos, los factores conductuales pueden, al menos en parte, explicar estos hallazgos, incluido el hecho de que los niños muy pequeños necesitan muchos cuidados activos y no pueden aislarse cuando están enfermos.PUBLICIDAD

El estudio, publicado el lunes en la revista JAMA Pediatrics, no resuelve un debate en curso para determinar si los niños infectados son tan contagiosos como los adultos y no sugiere que los niños pequeños estén impulsando la pandemia.

No obstante, sí demuestra que hasta los niños muy pequeños pueden tener un papel en la transmisión.

Este estudio demostró que incluso los niños más pequeños transmiten el virus con facilidad”, dijo Zoe Hyde, investigadora de salud pública en la Universidad de Australia Occidental, quien no estuvo involucrada en la investigación.

Hyde agregó: “Para mí, la conclusión clave es que se muestra con claridad que la transmisión de los niños ocurre en el hogar. Esto quiere decir que necesitamos pensar con urgencia en cómo proteger las escuelas cuando reabran”.

El nuevo estudio, realizado por investigadores de Salud Pública de Ontario, se basó en los casos de covid-19 y las pruebas positivas registradas en Ontario del 1 de junio al 31 de diciembre de 2020.

Los investigadores identificaron todas las pruebas positivas asociadas con hogares privados y luego, en cada casa, identificaron el “caso índice”, la primera persona en desarrollar síntomas o dar positivo.

Se concentraron en 6 mil 280 hogares en los que la primera persona en contagiarse del virus era menor de 18 años.

En la mayoría de los casos encontraron que la cadena de transmisión se detenía con el niño contagiado, pero en 27,3% de los hogares, los niños pasaron el virus al menos a otro habitante.PUBLICIDAD

Los adolescentes fueron más propensos a llevar el virus a sus hogares: los jóvenes de entre 14 y 17 años representaron 38% de todos los casos índices.

Los niños de 3 años o menos fueron los primeros en enfermarse en sólo 12% de los hogares, pero fueron los más propensos a contagiar el virus a otras personas en su casa.

La probabilidad de una transmisión casera era más o menos 40% superior cuando el niño infectado tenía 3 años o menos que cuando tenía entre 14 y 17 años.

Se detectó que, aunque es probable que los niños muy pequeños tengan menos interacciones sociales fuera de casa, tienden a estar en contacto físico cercano con otros en el hogar y llevan objetos a la boca .

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


seven + 7 =