Bank of America asegura que la visita de Biden y Trudeau a México genera confianza entre los inversionistas

EL PAÍS.- Que la Cumbre de Líderes de América del Norte haya sido en México ha generado confianza en inversionistas extranjeros que buscan crecer en mercados emergentes, aseguró el economista jefe para México y Canadá de Bank of America, Carlos Capistrán, en un encuentro con periodistas este miércoles. Mientras países pares como Brasil y Turquía enfrentan inestabilidad política y/o económica, México está relativamente bien situado como uno de los tres países que conforman la región económica más grande del mundo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su contraparte canadiense Justin Trudeau, visitaron México esta semana para reunirse con el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, en un encuentro en el que discutieron temas en materia económica, migratoria y política regional. “Cuando hablo con inversionistas extranjeros, aquellos que invierten en países emergentes como México, y les pregunto cómo ven a México me dicen ‘lo veo muy bien, y una de las razones por las que lo ven muy bien es porque Biden y Trudeau estuvieron en México’”, dijo Capistrán.

En comparación, inversionistas leen noticias sobre otros mercados emergentes como Brasil, en donde hace unos días cientos de opositores al Gobierno entraron por la fuerza a edificios oficiales, o Turquía, país que atraviesa una fuerte crisis financiera, México destaca por ser un miembro integrado de Norteamérica en un momento de estabilidad económica y política. “¿Y en México qué está pasando? En México están Biden y está Trudeau y están las fotos con el presidente López Obrador. Son los tres amigos y se llevan muy bien. Entonces, no pueden estar tan mal las cosas. Eso piensan muchos inversionistas”, compartió el economista. “El hecho de que la reunión de los tres amigos haya sido aquí… hace que eso, a nivel global, se vea bastante bien para México”, agregó.

Bank of America espera que la economía estadounidense se contraiga en un -0,4% este año y, por consecuencia, la mexicana se contraerá -0,5%. Actualmente, la inflación en EE UU es ligeramente más alta que en México, pero el banco de inversión espera que esto cambie para finales de este año. En EE UU, se espera que la inflación cierre el año en 3%, mientras que en México cerrará cerca de 4,8%, en ambos países estará por encima del rango meta de sus respectivos bancos centrales. El peso mexicano, el cual goza de una racha de apreciación en los últimos meses, verá una ligera depreciación en 2023, de acuerdo con Capistrán, y cerrará el año cerca del 20,80 pesos por dólar.

La moneda se ha sostenido, en gran parte, con las remesas enviadas por connacionales desde el exterior. Antes de la pandemia, las remesas equvalían al 2% del Producto Interno Bruto (PIB), y ahora se acercan al 5%, dijo Capistrán. Una de las grandes fuentes de ingresos para el país en 2022 fue por inversión de empresas que están relocalizando sus operaciones desde Asia a México. La tendencia, conocida como nearshoring, continuará de aquí a los próximos 20 años, apuntó el especialista.

“Creemos que la narrativa del nearshoring es algo que beneficia bastante a México, que viene a partir del tratado comercial”, dijo Capistrán, refiriéndose al TMEC, “es una oportunidad que se da una vez en cada generación”. Las exportaciones de México pueden incrementar hasta impulsar el PIB en un 10% en los próximo años, dijo el economista, ya que China irá perdiendo mercado de exportación hacia EE UU y México puede tomar esa participación.

Sector energético en el ‘limbo’

El principal riesgo identificado por Bank of America en México es la incertidumbre generada por la controversia comercial entre los tres países en el tratado de libre comercio de Norteamérica (TMEC). A partir de un revés legislativo impulsado por López Obrador en materia energética, tanto EE UU como Canadá recurrieron al TMEC para iniciar consultas. De no resolverse en esta etapa inicial, pudiera abrirse un panel de controversias.

“El riesgo más importante sigue siendo lo que pase con la parte de energía”, dijo Capistrán. “EE UU y Canadá pueden, en cualquier momento, abrir ese panel o dejarnos en un limbo o cerrar la discusión. Entre estas alternativas, nuestro escenario base es que esto se va a quedar en un limbo. Como vieron, no resolvió ahora [en la Cumbre]. Nadie habló de eso”, explicó el economista.

“Nuestro escenario no es que se vayan a un panel y tampoco es que se cierre, sino que se va a quedar esto así. Lo que está pasando en la práctica es que parece que las cosas han mejorado un poco pero no van a mejorar al nivel de que cambien las leyes. Con lo cual, va a seguir siendo un riesgo. El riesgo de que abran un panel va a seguir ahí. Que no pase nada no es bueno porque te deja la incertidumbre”, comentó Capistrán.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


14 + eight =