Bajos sueldos, contratos temporales y la amenaza latente del crimen organizado: la oferta laboral para los médicos mexicanos

INFOBAE.- El dilema al que se enfrenta el personal médico en México ha hecho eco a nivel internacional. Testimonios de médicos que trabajan en zonas rurales donde se encuentran las vacantes disponibles son asediadas por la inseguridad y el crimen organizado.

La polémica propuesta que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), hizo el pasado 9 de mayo al decir que serían contratados médicos cubanos para cubrir la demanda sanitaria en la profundidad rural del país ha destapado la oscura realidad que esas zonas representan en términos laborales, misma que ha traído como consecuencia el déficit médico: el riesgo de perder la vida en manos del crimen organizado ha traspasado en esas zonas, sin ni siquiera recibir un salario o la garantía de un contrato permanente que de alguna manera equipare ese peligro latente.

López Obrador quiere que los médicos cubanos trabajen en comunidades rurales con pocos servicios médicos. Entonces los doctores mexicanos reclamaron que se les debería dar prioridad de contratación a ellos antes de recurrir a extranjeros. Pero, enfatizan, garantizando su seguridad y la dignidad de su trabajo.

El riesgo que enfrentan los médicos ante el crimen organizado

Y es que no es un secreto que a medida de que en los últimos años el crimen organizado se ha asentado a lo largo y ancho del país, su presencia se ha arraigado en la zonas rurales de México, aquellas de difícil acceso y casi que olvidadas por cada administración que ha gobernado. Médicos mexicanos que aún resisten en los poblados más alejados han compartido sus testimonios a medios internacionales de la talla del The New York Times, respaldando que el tema de los profesionales de la salud tiene bastante sentido.

Por ejemplo un médico general que habita en la zona rural de Chihuahua, quien cuenta como los miembros del crimen lo han ido a buscar hasta su casa a punto de pistola para atender de emergencia a algún otro integrantes o a sus mismos líderes cuando resultan heridos de bala. También cuenta que ya es algo habitual y que no tienen la opción de decidir. “Te levantan y tienes que ir”.

En otras zonas la fotografía empeora. En Tamaulipas, uno de los estados más azotados por el crimen, a los médicos simplemente los secuestran para ir a atender a los integrantes de las organizaciones. En Guerrero les cobran “derecho de piso” a los hospitales rurales. Y en Zacatecas los han matado por atender de emergencia a miembros de grupos rivales, recuenta el diario estadounidense.(FOTO: MARCO POLO GUZMÁN HERNÁNDEZ/CUARTOSCURO.COM)(FOTO: MARCO POLO GUZMÁN HERNÁNDEZ/CUARTOSCURO.COM)

Los médicos en esas zonas se juegan la vida cada día por salarios que apenas alcanzan los 1,000 dólares mensuales. A veces sin siquiera el mínimo del equipo (y condiciones) para ejercer su labor. Ni siquiera contratados de manera temporal. Entonces no es de extrañar que la consecuencia de esa fórmula sea un déficit médico en los pueblos que se traduce en por lo menos 50 mil puestos vacantes. Y a su vez, genera la falta de acceso a servicios de salud en algunas de las zonas más pobres del país.

López Obrador se ha comprometido a tratar de contratar a la mayor cantidad de especialistas mexicanos que estén disponibles. Pero las autoridades insisten en que la causa es la falta de voluntad de los actuales médicos para ir a trabajar a esos puntos. “Se les olvida lo que es el principal sentimiento y derecho que tienen los pacientes de ser atendidos estén donde estén y esto es lo que nos señala por qué se tiene que recurrir a otras modalidades como es la contratación del extranjero”, decía el secretario de Salud Jorge Alcocer.

En medio de su indignación los médicos le respondieron que no es falta de voluntad, sino el constante riesgo en el que ahí se encuentran.(FOTO: IMSS/CUARTOSCURO.COM)(FOTO: IMSS/CUARTOSCURO.COM)

La convocatoria del gobierno de México

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto, señaló que 10 mil 920 médicos se han registrado en la Jornada Nacional de contratación y reclutamiento para médicos y médicas especialistas que se abrió el pasado 24 de mayo tras la polémica por los médicos cubanos que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) busca contratar por “falta de personal”.

La convocatoria cerró el pasado 3 de junio y de las 14 mil 323 vacantes disponibles, solo 6 mil 963 obtuvieron al menos una postulación, mientras que 7 mil 360 no registraron ninguna, “ningún médico dijo ‘a mí me interesa esta vacante’”, comentó.

El director del IMSS resaltó que los postulantes registrados en el estado de Jalisco alcanzarían para cubrir 4.7 veces el número de vacantes, sin embargo, en otros estados como Chiapas, Guerrero y Nayarit, en donde hay más asentamientos rurales e indígenas, no se alcanzaría a cubrir ni el 40% de sus vacantes.

A razón de ello, el presidente López Obrador ha asegurado que dará un trato especial a médicos que acepten trabajar en estas zonas. Estos incentivos, mencionó Zoé Robledo, constan de un sobresueldo que va de un 10 por ciento a un 50 por ciento.

Pero no deja de causar enfado el evidente apego, político y sentimental, que López Obrador tiene con Cuba. En 2020, durante la pandemia de COVID-19, México contrató a cerca de 500 doctores cubanos no especializados para trabajar en el país. Y ahora, a pesar de que el IMSS abrió la convocatoria, el presidente López Obrador continúa defendiendo la llegada de los especialistas de Cuba.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


13 + four =