Ahora topa Tren Maya sitios arqueológicos

Cd. de México (Reforma).- El polémico Tramo 5 Sur del Tren Maya, cuyas obras están actualmente detenidas por motivos medioambientales, topó ahora con otro conflicto.

Al menos 58 posibles sitios paleontológicos y arqueológicos subacuáticos se encuentran en el trazo del tramo, alertó la arqueóloga Helena Barba, responsable de la Oficina de la Península de Yucatán de la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH.

Explicó en entrevista que a lo largo de los 60.3 kilómetros de esta ruta, de Playa del Carmen a Tulum, Quintana Roo, hay un vasto sistema de ríos, cuevas, cenotes y rejolladas donde se han identificado vestigios mayas y del ser humano temprano.

Barba indicó que con su equipo de trabajo revisará cada uno de los sitios y que, si se hacen hallazgos de importancia, el INAH está listo para intervenir si las obras no rectifican el camino.

“Si no lo hubiera (un cambio de trazo), entonces el INAH sí levantaría un acta correspondiente con una demanda. Por lo menos hasta el término del Tramo 4, se ha respetado toda esta situación”, aseguró.

No obstante, especialistas del propio instituto ponen en duda el trabajo que se ha hecho hasta ahora.

De acuerdo con la investigadora Rosa María Reyna, experta en salvamento arqueológico, con 40 años de labor en el INAH, la dependencia no posee suficiente información sobre la zona.

“En el caso de Quintana Roo, (los arqueólogos) van como un ciego en medio de un ciclón, porque no se sabe qué hay”, lamenta.

“Por donde va a pasar el Tramo 5, aparte del enorme daño que se va a generar al acuífero y todo lo que han explicado los biólogos, es prácticamente desconocido, hay muy pocos sitios registrados”, señaló.

Al momento, el INAH espera que, a diferencia de los tramos anteriores, donde los vestigios de la cultura maya han sido los principales hallazgos, el Tramo 5 Sur podría dar mayores frutos en sitios paleontológicos.

“Justamente en esa área había muchísima fauna del pleistoceno y hay más de 50 especies de huesos identificados en toda esta red de sistemas kársticos (relieves en formaciones rocosas, como las cuevas subacuáticas) que se encuentran inundados a partir del 10 mil antes de Cristo”, explicó Barba.

Desde el inicio del Tramo Uno, en Palenque, Chiapas, hasta lo que se lleva concluido del Tramo 4, en Valladolid, Yucatán, la arqueóloga Helena Barba y su equipo han estado encargados, en una carrera contra el apremio de los tiempos políticos, de explorar cada sitio por donde va a pasar el tren.

Consciente de las críticas, las dudas razonables y las francas descalificaciones a las que el INAH ha sido objeto por su actuación con respecto al proyecto de infraestructura, Barba asegura que, hasta el momento, no es cierto que las máquinas de construcción hayan pasado antes que los arqueólogos.

“No ha sido cierto. Y, de hecho, cada mes se entregan informes. Nuestro coordinador del Proyecto (Tren Maya, del INAH), que es el doctor Manuel Pérez Rivas, ha entregado, de manera puntual, cada mes, los informes a Fonatur y, a su vez, al Gobierno federal, para que se sepa qué se ha identificado”, responde a los críticos.

“Y atrás viene la máquina, sí, pero siempre ha sido así, desde que se formó el INAH”, abundó.

Notas Relacionadas

Barba tampoco deja que reconocer que los tramos que vienen por la topografía del lugar, son los más complejos para el equipo de arqueólogos, arquitectos, espelobuzos, espeleólogos, historiadores, biólogos y restauradores que encabeza.

Aunque el INAH ha reportado por sus medios de comunicación los hallazgos del Proyecto Tren Maya en los tramos que ha recorrido, su comunicación hacia la ciudadanía sobre sus facultades e involucramiento en el proyecto ha sido escasa.

Ante ello, Barba aseguró que su equipo no dudaría en parar la obra en el momento en que esto se hiciera necesario.

“Si el trazo del tren llegase a pasar por un lugar de suma importancia, donde hubiera un contexto con animales, o con algún homínido, un esqueleto, o con vasijas mayas, lo que se hace es que se recupera toda la información primero y, obviamente, en esa parte se tienen que parar las obras hasta que terminemos de trabajar como arqueólogos”, señaló.

De acuerdo con la encargada del patrimonio subacuático de toda la Península, el trabajo de su equipo comienza siempre con una prospección de todo el terreno por donde se encuentra el derecho de vía del tren.

Es decir, se hace un recorrido por todos los puntos con posibles sitios paleontológicos, arqueológicos e históricos que se encuentran directamente en el paso de lo que serán las vías.

De encontrarse algo, es obligación inmediata de los arqueólogos registrarlo, georreferenciarlo y, al momento de entrar a las bases de datos del INAH con sus coordenadas geográficas, se convierte en un lugar protegido por la dependencia.

Así, ejemplifica, ocurrió con uno de los más grandes hallazgos de su equipo hasta ahora: una canoa maya, única por su buen estado de conservación, en un cenote del Tramo 4 de la obra, que corre entre Izamal, Yucatán, y Cancún, Quintana Roo.

Según explica Barba, es falso que el INAH no tenga injerencia alguna en el trayecto definitivo del Tren Maya, pues ya se han solicitado cambios de trazo, desviaciones de 100 o 200 metros, que se han llevado a cabo para evitar riesgos a sitios arqueológicos.

Ahora, sin embargo, comienza el reto más fuerte para la Subdirección de Arqueología Subacuática.



A la espera de que se defina la situación del Tramo 5 Sur, cuyas obras fueron detenidas por un juez federal por motivos medioambientales, Helena Barba y su equipo aprovechan el tiempo para preparar el recorrido que llevarán a cabo cuando las obras se reanuden.

Una de las herramientas que ha hecho posible la detección de 58 posibles sitios paleontológicos y arqueológicos es el Atlas arqueológico subacuático para el registro, estudio y protección de los cenotes y cuevas inundadas en la Península de Yucatán, en el que Barba ha laborado desde hace 22 años.

No obstante, para esta tarea, se ha contado con la colaboración de más de 50 buzos y espeleólogos que, de manera independiente, también llevan dos décadas registrando todo el sistema de ríos subterráneos, con sus cuevas y cenotes, bajo Yucatán.

Con estas bases de datos, más el Atlas, Barba confía en que se tiene información suficiente para preparar la exploración de su equipo.

“A partir del Tramo Cinco estamos hablando de 58 lugares puntuales por prospectar en el Tramo Cinco Sur, 58 espacios que tenemos que buscar para definir si hay afectación, o no, y si sí, hacia dónde se tiene que mover la vía en ese tramo”, apunta.

“Hasta el Tramo Cuatro ya hemos hecho prospecto y sí hemos encontrado mucha evidencia arqueológica que se ha recuperado, que hemos visto que no tiene afectación y que, bueno, gracias a ello encontramos la única canoa prehispánica en muy buen estado”, abunda.

A diferencia de los tramos anteriores, la arqueóloga estima que el Tramo 5 Sur podría dar mayores frutos en sitios paleontológicos.

Antes del 10,000 antes de Cristo, ahonda, toda esa zona no se encontraba debajo del nivel del agua, por lo que es muy rica la población de animales, y también de algunos homínidos.

El caso más sonado de estos últimos es el de Naia, el esqueleto más antiguo y mejor conservado de América, que se encontró en el cenote Hoyo Negro, parte del sistema de cuevas sumergidas Sac Actun.

Barba, quien encabeza el Proyecto Hoyo Negro, iniciativa de exploración subacuática internacional que ha sido premiada por sus hallazgos paleontológicos, pide un voto de confianza para el INAH y para su equipo.

“Nosotros, como investigadores del INAH, lo primero que queremos hacer es conservar, ésa es nuestra tarea y lo hacemos con mucha pasión, para eso somos arqueólogos, para eso estamos aquí y para eso queremos salvaguardar nuestro patrimonio”, apunta.

“Decimos a veces que es de todos los mexicanos, pero nosotros lo sentimos todavía más nuestro y créeme que para esos estamos, para protegerlo de una manera científica y sistemática”, abunda.

A pesar de las numerosas críticas que han surgido por el Tren Maya, la arqueóloga Helena Barba estima que el proyecto tiene un saldo positivo.

“Todas las obras hechas por el hombre, desde la antigüedad hasta las modernas, sí tienen un índice de afectación, pero hay muchas otras cuestiones, y eso lo digo a título personal, que los que vivimos acá y sabemos, que las granjas porcícolas, los vertederos de los hoteles y muchas otras obras realmente sí son contaminantes, sí son de una afectación e impacto continuo más allá de una vía de tren”, compara.

Para hablar de su área de especialidad, ofrece una cifra: en 20 años de exploración con el presupuesto del INAH, se descubrieron 100 sitios subacuáticos con contextos arqueológicos y paleontológicos en la Península de Yucatán; en dos años de Tren Maya, se agregaron 40.

“Cuando sopesas una cuestión del desarrollo de las comunidades y el desarrollo turístico también y los beneficios que pueda traer un sistema de transporte de este tipo, como en el resto del mundo, y aunado a que se ha beneficiado la prospección y los descubrimientos, digamos que hay un saldo positivo”, expone.

Asimismo, aunque Fonatur ha reconocido que, por el paso del tren en la zona, sí habrá afectaciones kársticas, Barba confía en que serán mitigables y que el equipo de geólogos del proyecto sabrá evitar afectaciones fuertes.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


4 × five =