2022 es ya el año más mortífero para los periodistas en la historia de México

RSF.- Con 14 periodistas asesinados en apenas ocho meses, de los cuales al menos 10 guardan relación directa con su labor informativa, México vive el año más mortífero para la prensa de su historia. Desde el inicio del mandato del presidente López Obrador, en diciembre de 2018, RSF ha censado al menos 36 asesinatos de periodistas y dos desapariciones, las de Jorge Molotzin Centlal y Pablo Felipe Romero Chávez, en 2021, en el Estado de Sonora (noroeste del país, en la frontera con Estados Unidos). La mayoría de estos asesinatos se concentran en los Estados especialmente gangrenados por la corrupción y el crimen organizado: Michoacán (suroeste), Sonora y Veracruz (sureste), con cinco casos cada uno. En la gran mayoría de estos 38 casos, la impunidad es casi total.

En 2022, por cuarto año consecutivo, México es el país más peligroso y más mortífero del mundo para los periodistas, por delante de países en guerra como Ucrania (ocho casos) o Yemen (tres casos). A pesar del vértigo que causan estas cifras, de los catorce periodistas asesinados este año, el presidente López Obrador solo ha condenado públicamente cinco.

El lunes 23 de agosto, el periodista Fredid Román fue ejecutado a sangre fría en Chilpancingo, capital del Estado de Guerrero (sur del país). Acababa de salir de su domicilio en su vehículo, cuando dos individuos con casco a bordo de una moto lo abordaron y abrieron fuego, matándolo en el acto y dándose a la fuga. A sus 59 años, Fredid Román, era columnista del diario local Vértice, colaborador puntual de varios medios locales y ex director y fundador del periódico La Realidad, que había cesado su actividad por falta de recursos económicos. En todos sus escritos, era muy crítico con el gobierno de Guerrero y con la corrupción de las autoridades locales.

Según el director editorial de Vértice, contactado por RSF, “no había comunicado amenazas vinculadas con su trabajo, ni formaba parte de ningún mecanismo de protección oficial”. El sobrino de Fredid Román ha señalado públicamente como responsable del asesinato a la banda criminal local Los Ardillos, que, según él, había amenazado varias veces de muerte recientemente a su tío. Se da la circunstancia, además, de que el 1 de julio de 2022, el hijo de Fredid Román fue asesinado también en Chilpancingo. Las autoridades locales han asegurado que están investigando el vínculo entre los dos casos.

Fredid Román es el cuarto periodista asesinado desde principios de agosto, después de Enesto Méndez (03/08), en el Estado de Guanajuato; Juan Arjón López (09/08), en el Estado de Sonora y de Alán González (11/08), en el Estado de Chihuahua. Estos cuatro periodistas compartían sus actividades de denuncia de la corrupción y de la violencia en sus regiones. RSF no ha podido establecer aún un  vínculo directo entre sus ejecuciones y su labor informativa, y prosigue su trabajo de documentación y de investigación sobre las circunstancias exactas de su muerte.

En 2022, al menos diez periodistas de los 14 asesinados lo han sido por ejercer su profesión: José Luis Gamboa Arenas (10/01), Alfonso Margarito Martínez Esquivel(17/01), Lourdes Maldonado López (23/01), Roberto Toledo (31/01), Heber López(10/02), Jorge Luis Camero Zazueta (24/02), Juan Carlos Muñiz (04/03), Armando Linares López (15/03), Luis Enrique Ramírez (05/05) y Antonio de la Cruz (29/06). De estos diez periodistas, ocho habían recibido amenazas antes de ser ejecutados.

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


two × 1 =